CLUB DE PESCADORES PAYSANDÚ: “UNO NUNCA SE ACOSTUMBRA A ESTO”

0
714
9030

Los clubes costeros siguen cruzando los dedos para que el río continúe bajando a buen ritmo. Cuando todo vuelva a la normalidad será tiempo de encarar una ardua tarea de limpieza y de reorganización, que seguramente llevará un tiempo considerable para que las actividades puedan desarrollarse como antes de esta nueva creciente.

Uno de los casos es el del Club de Pescadores, cuyo prolijo camping sigue bajo agua, al igual que los quinchos y los baños. Los techados destinados a la guardería de lanchas lucen vacíos, sin poder vistos en su totalidad. Y la sede social comenzó a ser sometida a una limpieza que llevará su tiempo, mientras la sala que se está construyendo y que estará destinada al remo, deberá esperar para volver a la obra.-“A medida que va bajando queda un aspecto desolador. El grueso de las lanchas fueron a Azucarlito, que nos dio una gran mano. Apareció solidaridad de todos lados. Tenemos unas 70 lanchas en guardería y unas 20 fueron llevadas por sus dueños; pero el resto no tiene dónde dejarlas. El 24 de diciembre no dábamos abasto, y el 25 tuvimos que acarrear todo lo que quedaba”, dijo Daniel Lokais, presidente del club.

Ahora es cuestión de esperar. “Uno nunca se acostumbra a esto; el año pasado tuvimos cinco crecientes, pero esto superó todo. Y lamentablemente no lo parás con nada, pero sabés que estás cerca del río. Cuando baje evaluaremos, pero será siempre todo a pulmón, como en las recientes anteriores”, agregó. Lokais dijo que “cuando baje un poco más el río veremos las pérdidas. Los quinchos, el parque, los baños nuevos, la caminería, el espigón… Habíamos hecho la instalación nueva de la luz del camping y tuvimos que sacar todo el 24. Ese día subió muy rápido, al punto que en el afán del trabajo uno no se daba cuenta. Y… Vamos a precisar la colaboración de los socios para repuntar esto”.- (El Telégrafo)

 

DEJA UNA RESPUESTA