Buceo y acampada polar: cruceros en Antártida atraen a turistas que quieren descubrir el “séptimo continente”

0
62

Más de 50 barcos están autorizados a navegar hacia el Polo Sur, con expediciones que incluyen diversas experiencias a bordo y sobre el hielo. Para el turista común, existen algunas rutas de cruceros. Impulsada por las redes sociales, está surgiendo una nueva tendencia en el sector turístico: descubrir la Antártida. En el “séptimo continente”, quizás el más inhóspito de la Tierra, el frío y el hielo se han convertido en una invitación para los más aventureros, que quieren conectarse con la naturaleza a una temperatura promedio de -12°C. La principal forma de hacer posible esta experiencia es embarcarse en un crucero hacia el “fin del mundo”, cruzar el temido Estrecho de Drake y esperar a que aparezcan los primeros icebergs en el horizonte. Más de 50 barcos están autorizados a navegar hacia el Polo Sur, la mayoría de ellos militares o de investigación. Para el turista común, existen algunas rutas de cruceros consideradas de lujo. No son gigantescos como barcos que recorren rutas más tradicionales, sino que, inspirados en los superyates, cuentan con la tecnología y el equipamiento adecuado para hacer posible el viaje. Importante recordar: la Antártida solo es accesible para los visitantes entre noviembre y marzo, y los meses se dividen en dos estaciones, siendo la temporada alta, entre diciembre y febrero, la época más popular y cara para viajar. Noviembre y marzo suelen ser los meses menos populares para realizar un viaje. Al llegar a la Antártida, no hay puerto donde atracar. Los pasajeros utilizan modernas embarcaciones para embarcar y desembarcar en expediciones que se desarrollan durante aproximadamente ocho días. En el camino hacia tierra firme, pequeñas embarcaciones esquivan enormes bloques de hielo sueltos en el mar. Al desembarcar, las reglas son estrictas a favor de la naturaleza: según la Asociación Internacional de Tour Operadores Antárticos, hay un límite de cien personas que pueden permanecer un máximo de cinco horas en cada lugar. El objetivo de cada día es bajar del barco y acercarse a la vida salvaje y al paisaje único, explorando tanto en los barcos como a pie. Un equipo de expertos polares a bordo acompaña a los turistas durante todo el viaje, dándole al viaje una fuerte dimensión educativa. Durante sesiones de dos o tres horas, los turistas visitan colonias de pingüinos, lugares de interés histórico, además de buscar diferentes especies de vida silvestre para oportunidades fotográficas. También hay actividades de aventura opcionales, como kayak en las frías aguas antárticas, acampar al aire libre, paseos en helicóptero y la famosa “zambullida polar”, la rápida inmersión de unos segundos en el mar antártico. La mayoría de los cruceros por la Antártida no son físicamente exigentes y entran en la categoría de “aventura suave”. Las distancias a pie son bastante cortas, especialmente en la Península Antártica. Y cuando hay paseos más largos, son opcionales y se ofrecen junto con los más cortos. Casi todos los cruceros a la Antártida parten desde Ushuaia, en el sur de Argentina, y Punta Arenas, en el sur de Chile. Estas son las principales puertas de entrada a la Antártida y al Océano Austral. A pesar de las temperaturas extremas y las inclemencias del hielo, quien pague unos 10.000 dólares por un viaje de unos diez días no tendrá muchos problemas, con todos los servicios que ofrecen los cruceros. Para aquellos que estén dispuestos a invertir más, existen opciones de paquetes de hasta 90.000 dólares, que incluyen una estancia de más de un mes y un paseo en trineo hasta el Polo Sur. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA