ACA inaugura la cosecha de arroz 2024 en el establecimiento de Ernesto Aguirre

0
56

El ingeniero agrónomo Ernesto Aguirre dijo que la cosecha es el momento culminante de todo un año de trabajo y que si pudiera regresar en el tiempo volvería a elegir ese cultivo. El viernes 8 de marzo, desde las 11.00 horas y con la presencia del presidente Luis Lacalle, se realizará la inauguración de la cosecha de arroz 2024, la tradicional instancia anual que organiza la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA). Este año será en el establecimiento del ingeniero agrónomo Ernesto Aguirre, ubicado en Pueblo del Barro, departamento de Tacuarembó, en el kilómetro 300 de la ruta 26. Aguirre dijo a La Mañana que su familia no tiene un origen arrocero, sino que al terminar la Facultad de Agronomía en 1985 tuvo con su hermano la idea de incursionar en ese cultivo, en el cual no tenían ninguna experiencia. Desde entonces permanecen, cumpliéndose este año la trigésima novena cosecha. En estos casi cuarenta años, “mi experiencia ha sido muy satisfactoria”, definió Aguirre. Comentó que “el arroz es un cultivo apasionante que cada año exige mucho, pero también devuelve mucho. Y por supuesto que en estos años ha habido diferentes momentos”, en todos los sentidos. Por ejemplo, respecto a los precios hubo “momentos que fueron muy buenos y otros muy malos generando situaciones complejas”, pero esas dificultades “las hemos ido sorteando y logrando consolidar el negocio, haciendo que cada día sea más productivo y más eficiente”.

“El arroz nos ha permitido tener una muy buena experiencia”, sintetizó, y aseguró que si volviera a los años ochenta “volvería tener la misma conversación” con su hermano para plantearle lo mismo, porque “a pesar de las exigencias, si se hacen las cosas bien, se planifica, se ordena y se trabaja con racionalidad, el arroz es rentable”. Claro que “como toda actividad económica, tiene sus momentos de altas y bajas”, añadió.

Arroz y ganadería

Sobre cómo incide el empuje de la forestación en la competencia por la tierra, Aguirre dijo que no es un problema para el arroz: “La forestación para nada es competitiva con el arroz ni con la soja, que desde hace algunos años ha vuelto a plantarse en el norte. Las áreas donde plantamos arroz son bastante específicas, somos más bien complementarios con la ganadería. Estamos tratando de optimizar la complementariedad que tenemos entre las producciones arroceras y ganaderas. Por eso trabajamos la rotación con pastura; el cultivo que puede ingresar es la soja, pero la forestación está lejos”. Los suelos donde se planta arroz son de baja productividad y la rotación con pasturas y ganadería los enriquece, por lo que se busca que “la combinación de ambas actividades resulte en algo mejor para la ganadería y el arroz”.

La tranquilidad de contar con agua

Respecto al manejo del agua, Aguirre dijo que su chacra no tiene represa: “Aquí hay mucho arroz que se planta a partir de represas, pero nosotros regamos con agua que se toma desde el río Tacuarembó”. El año pasado, en lo peor de la sequía, “esta fue una de las zonas más complicadas”, sin embargo “el río Tacuarembó no tuvo problemas y el caudal fue suficiente para todas las áreas que se riegan con diversos sistemas. Hace muchos años que extraemos el agua desde ese río y nunca tuvimos problemas”. Para el arrocero contar con agua es fundamental, porque “se planta en función del agua que se dispone en el río o la represa, eso lleva a que los riesgos por sequía sean mínimos, aunque hay algunos casos que por alguna razón el productor se pueda quedar sin ese elemento, pero no es una situación que se dé en general”. Este año las faltó agua en las represas hasta que “en setiembre, que fue un mes con lluvias, se acumuló bastante y eso permitió crecer en el área, pero no en un cien por ciento, quedando áreas sin plantar”. En el caso del río Tacuarembó “la situación no es compleja porque tiene caudal suficiente, pudimos sembrar en fecha” y luego se logró “una buena implantación del cultivo”. Cuando llegó noviembre “tuvimos lluvias muy importantes y eso generó alguna dificultad que se pudo superar”. Enero y febrero “son dos meses importantes” y en ellos “las condiciones ambientales fueron buenas. Ahora esperamos buenos rendimientos, aunque no tan excepcionales como los que tuvimos en años anteriores”, comentó.

Inauguración de la cosecha

La inauguración de la cosecha de arroz que organiza ACA es rotativa, cada año se hace en un predio diferente y esta vez le toca por primera vez a la chacra de los hermanos Aguirre. Ernesto contó que los días previos los vive de forma normal y acostumbrada: “Todo es normal y hacemos lo mismo que siempre”. No obstante, “para el productor anfitrión no deja de ser un acontecimiento importante, un reconocimiento que hace la asociación al seleccionar la chacra para ese momento culminante de todo un año de trabajo con el cultivo. Más allá de que llegan autoridades y eso sin duda es importante, para nosotros es un orgullo y una satisfacción muy grande desde lo productivo”. Por último, Aguirre dijo que la cosecha que se inicia tiene dos expectativas significativas: “Primero por el lado del rendimiento, que creo que no va a llegar a igual años anteriores, pero va a ser bueno, y en segundo lugar por el buen momento de los precios”. Eso lleva a que “todo el sistema arrocero esté con buenas perspectivas”.

Cómo llegar

Por la ruta 26 hacia el este, rumbo a Melo y a unos 65 kilómetros de Tacuarembó se encuentra la localidad denominada Pueblo del Barro, donde hay un camino vecinal que entra hacia el sur, por el cual hay que circular ocho o nueve kilómetros hasta la portera de ingreso a la estancia, que se llama Santa Enriqueta, en la cual se encuentra la chacra.

8 de Marzo: ACA reconocerá a la mujer arrocera y a SARU

El presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago, informó a La Mañana que la inauguración de la cosecha de arroz, que será este viernes 8, incluirá en su día un reconocimiento a las mujeres productoras y también a SARU (Servicio de Ayudar Rural del Uruguay). SARU nació en 1955 a impulso de un grupo de mujeres solidarias. Hoy, el espíritu solidario y el protagonismo de la mujer se mantiene intacto, en esa prestigiosa institución que preside Beatriz Methol.

“Es por demás meritorio el trabajo que se realiza desde SARU”, subrayó Lago.

Sobre el papel de la mujer en la producción arrocera, el presidente de ACA dijo que “hay varias mujeres, aunque son minoría”, pero aclaró que “se debe tener en cuenta que en la mayoría de los casos son producciones familiares, en las que participa el varón, la mujer y los hijos, que muchas veces son mujeres y varones, por lo que no hay una separación de la actividad por sexo”. Pero sí hay “algunos casos de mujeres que por distintos motivos” encabezan solas la producción. https://www.xn--lamaana-7za.uy/

DEJA UNA RESPUESTA