MATERIA PENDIENTE

0
704
488

* (Por Yamandú Esteban Flangini)

De una administración deficiente en lo general, durante el período del Ejecutivo anterior, quedaron pendientes, por mal manejo y participación de designados por amiguismo o política partidaria mal aplicada, varias actividades y proyectos de verdadero interés en lo nacional. En lo que refiere al transporte, con todos sus ingredientes, la frustración se destacó en el caso de PLUNA, de AFE, en la Gasificadora,

en el Puerto de Aguas Profundas (PAP), en la canalización en el Plata y en el Uruguay, gestión ante NNUU por Plataforma Continental, etc. o sea en general, faltó la base de una política cierta del sector marítimo, de transportes, servicios portuarios  y afines. Al presente deseo señalar el PAP (Puerto de Aguas Profundas), frente a un pedido de informes sobre gastos de la fracasada gestión. Es indudable una gran aspiración de un puerto en el Este de nuestro territorio, capaz de dar servicios a toda la región de la cuenca del Plata y algo más. Será como nacer una nueva Montevideo en época de la colonia y posterior, en los primeros tiempos de independencia.-Pero el manejo del tema fue propio del desconocimiento mínimo requerido para llevarlo a cabo. Antes de plantear una línea de prioridades, se actuó con osada impericia, en una especie de creencia que se tenía la llave del mundo. La soberbia nubló la realidad y no sólo se malgastaron fondos del Estado, sino que hasta se dispensaron salarios, viáticos y gastos en un proyecto fracasado antes de empezar. Nunca se planteó que se iba a ofrecer para dar servicios a los países de la región, cuyas cargas justificarían el gran proyecto. Nunca se auscultó que requerimientos plantearían aquellos que asumieran interés en operar en nuestras instalaciones. Se lanzó la aventura sin base cierta y sin posibilidad alguna, se gastó en innecesarios estudios, antes de conocer las realidades. Un PAP en el presente transporte internacional por agua, obvia exponer las enormes ventajas económicas de su operación. Actuar al estilo de los puertos del Norte de Europa, terminar con la leyenda de la guerra de puertos, apropiada sólo en época de la colonia, mantenida más como leyenda o enfoque de opiniones desorientadas.

 

Pero, el proyecto del PAP, tiene un componente geopolítico que no se puede saltear en su conocimiento previo, con atención a todos sus ingredientes. Sólo luego de conocidos y acordados internacionalmente, el modo operativo, económico y de servicios, el proyecto “físico” puede comenzar a caminar.Antes es un salto al vacío, una aventura tan grotesca como temeraria, que termina en lo que finalizó la impulsada por el Ejecutivo anterior, en gastos innecesarios, valores perdidos y buenas retribuciones y viáticos para viajes de resultados vacíos. Mucho más importante que averiguar el despilfarro, será necesario convocar a los capacitados a realizar el estudio serio y necesario, para retomar la posibilidad de que sin mayor demora, se defina una política de transporte, incluyendo el ambicioso plan de un PAP. Las nuevas relaciones con Argentina, el vecino de mayor importancia en estos temas, alientan expectativa y esperanza, siempre que no se proceda con designaciones como las mencionadas en todos los casos. – (YEF)

 

* (Promotor, redactor y negociador del Tratado del Río de la Plata, del Estatuto del Río Uruguay, Delegado ante NNUU en Convención del Mar, Experto en temas marítimos y, de soberanía y límites.)

DEJA UNA RESPUESTA