¿La atenuación artificial del sol evitaría el derretimiento del hielo?

0
262

Científicos berneses han investigado si sería posible prevenir el derretimiento de la capa de hielo de la Antártida occidental “atenuando el sol” artificialmente. Los resultados muestran que la influencia artificial no funciona sin la descarbonización y conlleva altos riesgos. ¿La atenuación artificial del sol evitaría el derretimiento del hielo? Los métodos técnicos que influyen artificialmente en el clima se han discutido durante algún tiempo bajo el término geoingeniería. Sin embargo, la mayoría de los investigadores del clima han sido críticos con ellos. Y han destacado que hay altos riesgo y consecuencias incalculables para las generaciones futuras. El equipo dirigido por Johannes Sutter de la División de Clima y Física Ambiental (KUP) del Instituto de Física y el Centro Oeschger para la Investigación del Clima de la Universidad de Berna investiga la cuestión de si el derretimiento del hielo en la Antártida occidental podría evitarse influyendo artificialmente en la radiación solar. Y advierten sobre los efectos secundarios imprevisibles que pueden tener estas acciones de la geoingeniería.

Evitar un punto de inflexión climático clave

«La posibilidad de limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados es cada vez menor». Esto lo dice el especialista en modelos de hielo Johannes Sutter. Y agrega que es posible que en el futuro se consideren seriamente medidas técnicas para influir en el clima. Por eso, dice, es necesario utilizar modelos teóricos para estudiar los efectos y riesgos del «manejo de la radiación solar». La gestión de la radiación solar (SRM) es un término que se emplea para describir varios métodos de bloqueo con el fin de enfriar la Tierra. Una razón clave del creciente interés en la geoingeniería es evitar los puntos de inflexión en los que el clima podría cambiar de manera abrupta e irreversible. Estos incluyen el derretimiento de las capas de hielo de la Antártida Occidental y Groenlandia. Y el consecuente aumento del nivel del mar, que podría superar el metro de altura. «Las observaciones de los flujos de hielo en la Antártida Occidental indican que estamos muy cerca del llamado punto de inflexión o que ya lo hemos superado», explica Johannes Sutter. «Con nuestro estudio queríamos averiguar si un colapso de la capa de hielo teóricamente podría prevenirse con la gestión de la radiación solar».

Atenuar artificialmente el sol

Específicamente, Sutter y sus colegas han investigado qué sucedería si los llamados aerosoles (partículas suspendidas en un gas) introducidos en la estratosfera lograran bloquear la radiación solar de la tierra. Es decir, provocar un oscurecimiento del sol. Hasta ahora, la investigación se ha centrado en los efectos globales de la gestión de la radiación solar (SRM). El estudio de Berna es el primero en utilizar simulaciones de modelos de hielo para mostrar qué efecto tendría tal medida en la capa de hielo de la Antártida. El estudio examina el posible desarrollo de la capa de hielo bajo diferentes escenarios futuros de gases de efecto invernadero. Y arroja resultados diferenciados. Si las emisiones continúan sin disminuir y el SRM ocurre a mediados de este siglo, el colapso de la capa de hielo de la Antártida Occidental podría retrasarse un poco. Pero eso podría no suceder en un escenario de emisiones medias. Según los cálculos del modelo, SRM podría funcionar si se llevase a cabo lo antes posible. Y siempre y cuando se combinase con una serie de ambiciosas y eficaces medidas de mitigación del cambio climático. Pero, enfatizan los autores del estudio, «nuestras simulaciones muestran que la forma más efectiva de prevenir el colapso a largo plazo de la capa de hielo de la Antártida occidental es una descarbonización rápida y eficiente». Las posibilidades de que la capa de hielo continue manteniéndose estable a largo plazo son mayores si las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2, metano, etc.) se redujeran a cero neto «sin demora».

Posibles efectos secundarios aún poco estudiados

Pero, ¿cómo debería uno imaginar un oscurecimiento del sol en términos prácticos? Según Johannes Sutter, toda una flota de aviones de alto alcance tendría que esparcir millones de toneladas de aerosoles en la estratosfera. Sin embargo, esta intervención técnica en el clima tendría que mantenerse sin interrupción y durante siglos. Si la intervención se detuviera mientras la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera se mantuviera alta, la temperatura en la tierra aumentaría rápidamente varios grados. Los posibles efectos secundarios aún no se han investigado lo suficiente. Pero van desde un cambio en el régimen de los monzones hasta la variación de la circulación oceánica y atmosférica. La acidificación de los océanos también continuaría. Las voces críticas también advierten sobre los efectos políticos y sociales. El uso de técnicas como la atenuación solar podría ralentizar o incluso impedir las medidas de protección del clima. Thomas Stocker, profesor de clima y física ambiental en la Universidad de Berna y coautor del estudio, es muy claro al respecto. «La geoingeniería sería otro experimento global. Y otra intervención humana en el sistema climático mundial, potencialmente peligrosa”. ¿La atenuación artificial del sol evitaría el derretimiento del hielo?

Referencia: artículo ‘La intervención climática en la ruta de alta emisión podría retrasar, pero no prevenir, la desaparición de la capa de hielo de la Antártida Occidental’, J. Sutter, A. Jones, TL Frölicher, C. Wirths, TF Stocker, Nature Climate Change. https://www.ecoticias.com/

DEJA UNA RESPUESTA