CULTIVO DE ALGAS MARINAS PODRÍA MITIGAR ACIDIFICACIÓN OCEÁNICA

0
785

Científicos de la NOAA están estudiando en la región noroeste del Pacífico el potencial de las granjas de algas marinas para ayudar a combatir la acidificación del océano mediante la eliminación de dióxido de carbono (CO2) del agua marina.

El estudio forma parte de un proyecto de colaboración que cuenta con un presupuesto de USD 1,5 millones, dirigido por el Fondo de Restauración de Puget Sound y financiado por Vulcan Philanthropy.-

 

Muchas algas marinas, incluidos los kelpos, prosperan en aguas oceánicas acidificadas. Toman CO2 y nutrientes de su entorno, y mejoran la calidad del agua a medida que crecen al reducir los niveles de ácido disuelto, así como los de nitrógeno y fósforo. Las algas marinas también emiten oxígeno, lo que puede ayudar a reducir las zonas muertas. Los científicos creen que las granjas de algas pueden actuar como “halos” de protección que mitiguen la acidificación y la contaminación a nivel local, mientras crean al mismo tiempo un hábitat para las especies marinas.-Cuando las algas son recolectadas, se llevan con ellas el exceso de carbono y nitrógenos, eliminándolos de forma eficaz del océano.-Bajo la dirección del Dr. Jonathan Davis y de Betsy Peabody, directora ejecutiva del Fondo de Restauración de Puget Sound, el proyecto de cinco años implica una colaboración con el Centro de Ciencias Pesqueras del Noroeste y el Laboratorio del Ambiente Marino del Pacífico de la NOAA. En la Estación de Investigación de Manchester y el Centro Kenneth K. Chew para la Investigación y Restauración de Mariscos, se cultivarán y sembrarán esporofitos (plántulas) de kelpos en cordeles, que serán colocados en una instalación de acuicultura situada en el norte de canal Hood. El laboratorio realizará controles de la calidad de agua.-El proyecto no sólo abordará el potencial de las algas para mitigar la acidificación del océano. Uno de los objetivos de un futuro estudio es recolectar las algas y desarrollar productos útiles, que puedan ayudar a estimular nuevas industrias basadas en “carbono azul”. A pesar de que hoy constituye una parte menor de la acuicultura marina en Estados Unidos, el cultivo de plantas acuáticas produjo a nivel mundial la impresionante cifra de 26,1 millones de toneladas métricas en 2013, en su mayor parte algas. Las algas pueden cultivarse sin agua dulce, en tierras de cultivo, o en flujos de nutrientes, por lo que son fuentes de biomasa ecológica y económicamente eficientes. En última instancia, el proyecto busca desarrollar el cultivo de algas para alimento y otros productos que puedan apoyar a las comunidades locales y a las empresas, así como el desarrollo de nuevos productos biológicos. El Laboratorio Montlake del Centro de Ciencias Pesqueras del Noroeste participará más adelante en un proyecto de desarrollo de productos de algas.-Las condiciones cambiantes y, en especial, la acidificación de los océanos en las aguas costeras de EE.UU., como Puget Sound, amenazan con perturbar el ecosistema y los medios de vida de las comunidades costeras vecinas. El enfoque único de este proyecto pretende demostrar que las granjas de algas pueden reducir la acidificación y la contaminación de nutrientes al tiempo que proporcionan hábitat, básicamente mediante creación de refugios bajo el agua en estuarios urbanos.- (www.fis.com)

 

 

DEJA UNA RESPUESTA