Colapsa la última plataforma de hielo que permanecía intacta en el Ártico canadiense

0
136

La plataforma de Milne se quebró a fines de julio, perdiendo más del 40% de su área en sólo dos días. Una plataforma de hielo flotante, también llamada barrera de hielo o meseta de hielo como traducción del Ice shelf, es una gruesa plataforma flotante de hielo que se forma cuando un glaciar pierde parte de una capa de hielo. La plataforma de hielo Milne, ubicada al noroeste de la isla Ellesmere, en la región canadiense de Qikiqtaaluk, es un fragmento desprendido de la antigua plataforma de hielo Ellesmere. Esta plataforma era el segundo mayor banco de hielo del Ártico, tras la plataforma de hielo de Ayles, que fue destruida en 2005. “Las temperaturas del aire por encima de lo normal, los vientos de alta mar y las aguas abiertas frente a la plataforma de hielo son parte de los elementos que causaron la fractura de la plataforma de hielo”, informó este domingo el Servicio Canadiense de Hielos en la red social Twitter, anunciando la pérdida.  Refiriéndose a la talla de la superficie de hielo colapsado, Luke Copland, glaciólogo de la Universidad de Ottawa que hizo parte del equipo de investigación que estudió la plataforma de hielo de Milne, dijo que son grandes trozos de hielo. “Ciudades enteras son de ese tamaño”, afirmó en declaraciones recogidas por Radio Canadá Internacional. Tras esa ruptura, el área de la plataforma de hielo Milne se redujo en unos 80 kilómetros cuadrados. En comparación, la isla de Manhattan en Nueva York cubre aproximadamente 60 kilómetros cuadrados. “[Milne] era la mayor plataforma de hielo intacta que quedaba, ahora está básicamente desintegrada”, explicó Copland. El clima en el Ártico se ha estado recalentando al doble de la tasa global durante los últimos 30 años, debido a un proceso conocido como amplificación del Ártico. También llamada amplificación polar, se trata de un fenómeno mediante el cual un aumento de las temperaturas a causa de la contaminación medioambiental produce un cambio mayor en la temperatura cerca de los polos en comparación al promedio planetario. Este año, las temperaturas en la región polar han sido altamente elevadas. El hielo marino polar registró su nivel más bajo de extensión para julio en 40 años. El calor récord y los incendios forestales han quemado la Siberia rusa. Este año en particular el verano en el Ártico canadiense ha registrado 5 grados centígrados por encima de la temperatura promedio de los últimos 30 años, dijo el glaciólogo. Estas altas temperaturas son una amenaza para los casquetes polares más pequeños, que pueden derretirse rápidamente porque no tienen el volumen que tienen los glaciares más grandes para mantenerse fríos. A medida que un glaciar desaparece, más lecho de roca queda expuesto que luego se calienta y acelera a su turno el proceso de derretimiento. El colapso de la plataforma de hielo en la Isla Ellesmere también significó la pérdida del último lago en el mundo al interior de una plataforma de hielo conocido del hemisferio norte, un rasgo geográfico en el que una masa de agua dulce es represada por la plataforma de hielo y flota sobre el agua del océano. El derrumbe de la plataforma también significó la pérdida de un campamento de investigación, que incluía instrumentos para medir el flujo de agua a través de la plataforma de hielo. «Es una suerte que no estuviéramos en la plataforma de hielo cuando esto sucedió», escribió el investigador Derek Mueller de la Universidad de Carleton en Ottawa, en una publicación en su bitácora electrónica el 2 de agosto.

Ellesmere también perdió sus dos capas de hielo de la Bahía de San Patricio este verano. “Los vimos irse, como se mira a alguien con cáncer terminal. Era sólo cuestión de tiempo”, dijo Mark Serreze, director del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo (NSIDC) en Boulder, Colorado. Serreze y otros científicos del NSIDC publicaron en 2017 un estudio que predecía que los casquetes polares probablemente desaparecerían en cinco años. Se estima que esos casquetes polares se formaron hace varios siglos. Su desaparición fue confirmada el mes pasado, cuando las imágenes de los satélites de la NASA en la región revelaron una completa ausencia de nieve y hielo, dijo Serreze, quien estudió los casquetes como estudiante de posgrado en su primer viaje al Ártico hace años. En ese momento, dijo, los casquetes parecían partes inamovibles de la geografía. “Cuando estuve allí en los años 80 conocí cada centímetro cuadrado de esos casquetes polares. Uno guarda esos recuerdos. Es como acordarte de tu primera novia”, consideró. Mientras tanto, otros dos casquetes polares en Ellesmere, llamados Murray y Simmons, también están disminuyendo y es probable que desaparezcan completamente dentro de 10 años, dijo Serreze. https://www.montevideo.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA