CMA CGM y Maersk suspenden recaladas en el puerto de Manaos, Brasil, debido a sequía en la cuenca del Amazonas

0
368

Los bajos niveles récord de agua en el río Amazonas están perturbando los flujos de carga hacia y desde el puerto de Manos, el séptimo más grande de Brasil y principal centro de transporte de la cuenca superior del Amazonas. Datos del 16 de octubre registran el nivel más bajo desde 1902 y según información del Centro Nacional de Vigilancia y Alerta de Desastres Naturales (Cemaden) la región enfrenta la peor sequía de los últimos 40 años.

El gobierno del estado de Amazonas se está preparando para lo que se cree que es la peor sequía que haya experimentado la región, exacerbado por el fenómeno de El Niño y por las aguas más cálidas del Océano Atlántico tropical, que impiden las precipitaciones. 

Se ha señalado que hasta el 90% de los buques que regularmente navegan por el río operan ahora con algún tipo de restricción en el Amazonas, y el estado ha pedido que se reduzca a la mitad la capacidad de carga. De hecho, CMA CGM y Maersk ya han advertido de la situación a sus usuarios.

CMA CGM

La línea naviera de capitales franceses advirtió que las condiciones han “alcanzado niveles alarmantes, impidiendo el acceso al puerto de los portacontenedores”. Las condiciones climáticas que generaron estas restricciones son inestables, “lo que no nos permite brindar con precisión una previsión de mejora”, añadió.

Ante esto CMA CGM se ha visto en la obligación de desviar sus naves del servicio ‘Manaus Shutlte’ a otros puertos. Es el caso de la m/v “Bomar Praia” se dirigió directamente a Pecém donde programó desembarcar toda su carga destinada a Manaos y Vila do Conde. En tanto, la m/v “Marftret guyane” se dirigió directamente al puerto de Fortaleza donde desembarcará la carga con destino a Manaos y Vila do Conde, a partir del 18 de octubre.

Maersk

La línea naviera de origen danés, por su parte, informó a sus clientes que “nuestro proveedor de feeder, Alianca, declaró fuerza mayor y la carga a bordo de los buques con destino a Manaos se desembarcará su carga en puertos alternativos”. Por ahora, Maersk ofrece una opción de transporte alternativa limitada que combina servicio de camión y barcaza entre Vila do Conde y Manaos, sin incluir cargas peligrosas y refrigeradas.

Medidas a nivel federal

El gobierno federal, por su parte, ha creado un grupo de trabajo para mitigar el impacto de la grave sequía que azota la región y trasladar suministros de emergencia de agua, alimentos y medicinas a las comunidades afectadas. También ha destinado US$8,2 millones al dragado para volver a permitir la navegación en el río.

Por otro lado, la Agencia Nacional de Transportes Hidrovías (Antaq) aprobó recientemente una orden que autoriza el fletamento de cabotaje para todos los tipos de carga en la región. Presentada por el director de Antaq, Wilson Lima, busca acelerar la liberación para fletamento de embarcaciones menores que puedan navegar en la región que se ha visto forzada a reducir los calados de navegación.

La liberación, con carácter excepcional, tiene una vigencia de 90 días y busca contribuir a paliar los devastadores efectos ambientales y económicos para todo el territorio de Brasil debido a la sequía. 

Vale recordar que en la región amazónica las principales rutas de transporte y flujo de carga se realizan mediante naves, pero, en algunos casos, ni siquiera las embarcaciones pequeñas pueden realizar servicios de transporte debido a la poca profundidad de los ríos de la región.

Según el director general de ANTAQ, Eduardo Nery, el organismo “está concentrando todos los esfuerzos dentro de su competencia para mitigar los impactos de la sequía que azota la cuenca del río Amazonas”, afirmó.

https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA