El ciego uruguayo que nos muestra paisajes y verdades de Sudamérica y la Antártida

0
102

El uruguayo Juan Pablo Culasso nació ciego pero desde niño aprendió a distinguir a las aves por sus sonidos y eso lo llevó a ganar un concurso internacional. De adulto se convirtió en un artista capaz de describir el sonido de paraísos de Uruguay, Brasil, Colombia o la Antártida mientras lanza una poderosa advertencia. En 2014, un programa televisivo llamado Supercerebros puso a competir a diferentes participantes para determinar cuál de ellos tenía un talento más sorprendente. Los participantes, que provenían de países latinoamericanos y Estados Unidos— debían cumplir retos de memoria, de resolución rápída de problemas matemáticos y otros desafíos mentales. Tras seis episodios el ganador fue el uruguayo Juan Pablo Culasso, un joven no vidente que presentó en el certamen de National Geographic su talento para identificar tipos de aves solo con escuchar su canto. Casi como en el film Slumdog Millionaire, cada reto respondido con éxito por Culasso era testimonio de la historia de su vida, que comenzó sin poder usar el sentido de la vista pero que no estuvo privada de curiosidad desde sus primeros años. Siendo niño, Culasso comenzó —por pura diversión— a ejercitarse en el arte de reconocer los sonidos de sus aves, ayudado por su padre y una famosa enciclopedia digital con la que podía reproducirlos.

Ya en su adolescencia, en los albores del siglo XXI, Culasso y su padre decidieron dejar el plano digital y escuchar a las aves en el plano real. Así fue que realizaron un memorable viaje de cuatro días en los que padre e hijo lograron escuchar más de 100 especies diferentes de aves, entre ellas los de los pájaros capuchinos, objetivo inicial de la travesía. Pero para cuando ganó el certamen televisivo, Culasso ya había hecho más que solo escuchar el sonido de las aves en la naturaleza. Había comenzado a grabarlas. “Hace más de 15 años trabajo en la grabación y divulgación de sonidos grabados en la naturaleza. Estudié junto con el curador del archivo de sonidos neotropicales, Jacques Vielliard, en la Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP) en Brasil”, se presenta Culasso en su sitio web, Sonidos Invisibles.

¿Cómo se graba un paisaje sonoro?

Sus años viviendo en Brasil le permitieron profesionalizarse en la grabación ya no solo en el registro aislado de sonidos de aves, sino en la grabación de paisajes sonoros.

“Un paisaje sonoro es nada más que un conjunto de sonidos emitidos por los seres vivos (biofonía), por los sonidos de los elementos (geofonía) y por los seres humanos (antropofonía). Adentrándome en detalles entendí que a una grabación de un paisaje sonoro la hace especial la presencia de biofonía y geofonía, evitando al máximo la antropofonía”, explica Culasso en una entrada de su blog. Así el joven uruguayo fue perfeccionando su técnica: dejó de utilizar un micrófono unidireccional para valerse de dos omnidireccionales y la técnica Stereo Ambient Sampling System (Sistema de muestreo de ambiente estéreo), que consiste en colocar los micrófonos en ángulo divergente con una barrera acústica entre ellos. También cambió el tiempo requerido para una buena grabación. Al principio solamente identificaba de dónde provenía el canto del ave, apuntaba su micrófono unidireccional y grababa durante un par de minutos. Registrar un paisaje sonoro agregaba un desafío: ahora el registro debía ser representativo del lugar, por lo que necesitaba grabar durante al menos 30 minutos sin interrupciones.

Desde entonces la carrera de Culasso se ha especializado en el registro de paisajes sonoros y su difusión en plataformas como Youtube, Apple Music o Spotify, tal como un verdadero artista musical. En 2012 lanzó Vozes das aves da Reserva Natural Vale (Voces de las aves de la Reserva Natural Vale), un álbum que compila en 50 “canciones” sonidos de aves de la Reserva Natural Vale, ubicada en el estado brasileño de Espíritu Santo (sudeste).

La obra de Culasso fue evolucionado de los sonidos de aves hacia los paisajes sonoros. A pesar de que actualmente reside en Colombia, el último de sus trabajos se lo dedicó a su propio país, Uruguay. Se trata de un Mapa Sonoro Natural de Uruguay, editado en 2021 y disponible en plataformas de streaming.

Lo que estamos perdiendo

El mapa sonoro uruguayo es tanto una recopilación de paisajes sonoros como una advertencia. “Van a conocer regiones de Uruguay que lamentablemente hoy están desapareciendo”, alerta Culasso en la introducción del álbum.

El caso de Bañado de los Indios, una zona privilegiada para el avistamiento de aves ubicada en el departamento uruguayo de Rocha (este), es uno de los casos que despiertan preocupación en Culasso. El sitio “ya no es lo que era antes”, reconoce el uruguayo en la introducción.

Entrevistado por el medio uruguayo Montevideo Portal, Culasso apuntó que la grabación del paisaje sonoro del Bañado de los Indios se hizo en 2014. Recientemente quiso volver al lugar pero solo para encontrarse con “un panorama desolador”.

“Pusieron ganadería no planificada casi que dentro del bañado, y el lugar ya no es lo que era. La Ruta 14, que era un camino de balasto muy tranquilo, se está terminado de asfaltar (…) Ese tipo de paisaje se acabó, se murió”, complementó Culasso, en diálogo con el sitio web uruguayo.

Una nueva forma de disfrutar los paisajes

Quizás esa obsesión por registrar lo que todavía no se perdió fue lo que llevó a Culasso a otras dos aventuras memorables: registrar el paisaje sonoro del Bosque Atlántico brasileño y registrar los sonidos de la Antártida. Sus grabaciones en el Bosque Atlántico quedaron registradas en el álbum Welcome to the Atlantic Forest editado en 2011, que compila nueve grabaciones diferentes y tiene más de 1 hora de duración. La incursión a la Antártida se produjo en 2016, cuando Culasso logró viajar al continente blanco junto a la delegación del Instituto Antártico Uruguayo. La travesía puede repasarse en algunos vídeos publicados en su canal de Youtube donde se aprecia a Culasso registrando el paisaje sonoro de un territorio tan particular como la Antártida.

Más allá de sus orígenes uruguayos, Culasso se ha convertido en un verdadero documentalista de paisajes sonoros de América Latina. A los de Uruguay y Brasil ha sumado los de Colombia, donde reside actualmente. En 2020, ganó financiamiento del Gobierno de Colombia para realizar una “guía sonora” inclusiva del Bosque de Niebla de San Antonio, en Cali. El nuevo proyecto de Culasso apunta a transformar el turismo de observación de aves “en una actividad incluyente” y crear así la primera ruta de aviturismo (turismo basado en el avistamiento de aves) para personas con discapacidad visual en Sudamérica, así como fomentar nuevos nichos en el mercado turístico y mejorar la capacitación de los guías turísticos de la región. A pesar de los apoyos, registrar paisajes sonoros requiere una tecnología costosa. Por ese motivo, Culasso abrió en 2020 una campaña de recaudación de fondos en la plataforma Vaki para conseguir 21.500 dólares para renovar su equipo de sonido. https://mundo.sputniknews.com/

DEJA UNA RESPUESTA