Pesquero español es detenido por pesca ilegal de especie de tiburón protegido

0
504

El 22 de diciembre pasado, la Unidad de Control Costero de Portugal detuvo, en el Puerto de Peniche, a un barco pesquero de bandera española, por no contar con los permisos legales necesarios para la captura de una especie de tiburón protegida por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Se le decomisaron 12.200 kg de tiburón mako, también llamado marrajo o de aleta corta (Isurus oxyrinchus), capturado ilegalmente en el Atlántico Sur. Si bien por guardar el secreto judicial, las autoridades de Portugal no han revelado el nombre de la embarcación, los registros de satelitales y las imágenes disponibles indican que se trataría del palangrero Playa de Ril, de 32 metros de eslora. El Playa de Ril es parte de una flota de barcos palangreros españoles que operan en el Atlántico Sur, capturando atún y especies de tiburones frente a la Zona Económica Exclusiva de Uruguay y Brasil, cuyo puerto base en el Atlántico Sur es Montevideo. Según registros oficiales, el Playa de Ril ha sido beneficiado con los subsidios a la pesca por la Unión Europea, así como gran parte de la flota española de pesca No Declarada y No Reglamentada que opera en el Atlántico Sur. En 2018 se capturó en el Atlántico Sur al arrastrero español Playa Pesmar Uno por pesca ilegal dentro de la ZEE de Argentina. Según los registros oficiales de la inspección realizada en el Puerto de Montevideo por las autoridades de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), la embarcación no declaró la carga de merluza negra que llevaba en bodega, así como tampoco contaba con el permiso de pesca para la captura de dicha especie regulada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). El Playa de Pesmar Uno ya había sido sancionado con anterioridad por falsificación de capturas.

Aleteo de tiburón

El Playa de Ril fué denunciado en 2017, tras ser filmado descargando aletas de tiburón separadas del cuerpo en el Puerto de Montevideo, en violación a las normas de la Unión Europea de obligatoriedad de descarga de aletas anexadas al cuerpo. De acuerdo a estudios que utilizan datos de inteligencia artificial, la flota pesquera española, junto a la china, son las que más operan en modo furtivo en el Atlántico Sur, apagando su Sistema de Identificación Automático (AIS), para no ser detectados. Este sistema fue creado para evitar colisiones en alta mar, sin embargo suele ser desactivado previo a realizar pesca ilegal, lo que implica un comportamiento sospechoso. www.seafood.media

DEJA UNA RESPUESTA