No se necesita autorización

1
601
20210427/ Daniel Rodriguez - adhocFOTOS/ URUGUAY/ MONTEVIDEO/ PUERTO/ Terminal Cuenca del Plata de la empresa Katoen Natie, puerto de Montevideo. En la foto: Terminal Cuenca del Plata de la empresa Katoen Natie, puerto de Montevideo. Foto: Daniel Rodriguez /adhocFOTOS

Los noticieros de TV , Radio y prensa escrita, anuncian que Argentina autorizó a Uruguay, el dragado del canal de acceso al Puerto de Montevideo.

Mal todo.

El Canal de acceso al Puerto, de acuerdo al Tratado del Rio de la Plata, está dentro de la franja de jurisdicción exclusiva, es decir dentro de la jurisdicción del país de ese puerto. Es más, si la longitud de ese canal de acceso a puerto, es mayor que el ancho de la franja costera, esta hará la inflexión necesaria para contenerlo. O sea, los canales de acceso a puerto, son soberanía del estado, por lo que sus variaciones no necesitan autorización alguna de la otra parte. En aguas de uso común, a que proyecte alguna variación sobre el Canal de Navegación existente, si requiere la conformidad de los dos firmantes.

En este caso, Uruguay, al extender su canal de acceso a Montevideo, por unos pocos kilómetros más, está penetrando en las aguas de uso común. O sea, no pide autorización para dragar el Canal de acceso a puerto, sino SOLO para profundizar fondos del sector de aguas comunes, en una mínima distancia, que no interfiere al Canal Principal de Navegación del Rio De La Plata. Como la gestión, que no debió ser más que un aviso, se llevó a cabo fuera de criterio, dio pie para que voces argentinas de puntos de vista retrógrados, aprovecharan la oportunidad para presentar observaciones poco acertadas, lo que la Delegación Uruguaya en CARP, nunca supo cómo reaccionar. Esto es parte de haber politizado las delegaciones de CARP. CARU y CTM, para convertirlas en recintos de políticos designados por favores partidarios. Así deformaron los verdaderos cometidos de las Comisiones, dificultando los verdaderos intereses del País. Esto solución alcanzada, no es un logro, es una salida a una serie de desconocimientos y gestiones mal encaradas, producto de la incompetencia de los participantes en la delegación uruguaya. Es de destacar, que cuando Argentina presentó el Proyecto del Canal Magdalena, que alteraba el sector de aguas comunes en una longitud de más de 200 K que el tramo que lo hacía Uruguay en ir a los 14 mts, la Delegación uruguaya en oportunidad, le dio el visto bueno en una misma reunión.

Perdonamos, no saben lo que hacen.

Sin olvidar los costos fuera de realidad que estas Delegaciones Uruguayas, por alterar sus verdaderos cometidos, en contrataciones, gastos inútiles, por asumir competencias que no corresponden y la generosidad de sus salarios indecentes en relación con lo nacional, es el resultado de esa politización en procura de más puestos para ocupar, solo por compromisos partidarios, manejando dineros que no debieran,. Un combo que ahora quieren arreglar, con la venia del legislativo para las designaciones. Esa no es ninguna solución para tal despropósito. Lo único que corresponde, conocer cuáles son los reales cometidos que deben cumplirse, y no utilizar este rebuscado recinto de acomodos políticos. Finalmente. No ha sido un logro, sólo el desenredar unas gestiones erróneamente creadas, por desconocimiento de los intervinientes, y en cada oportunidad, por incapacidad de las autoridades que debieron controlar el funcionamiento de estos grupos de representantes políticos sin rumbo.

Yamandú Flangini. : Propulsor, negociador y redactor Tratado del Río de la Plata y Estatuto Río Uruguay/ Demarcador de límites Rio Uruguay y obras, ídem Rio de la Plata y su Frente Marítimo.

UVM

1 COMENTARIO

  1. Milei no lo hubiera dicho mejor, Capitán Flangini. Muy anticasta su discurso.

    Pero seguro no escapa a su comprensión, supongo, ya que lidia con los hermanos argentinos hace años, su carácter puramente emocional e irracional en el manejo de los asuntos politicos. Y no tienen limite.

    Si necesitamos o no su permiso, es totalmente irrelevante en la práctica, aunque sea cierto en la teoría. Porque si lo hacemos “de pesados” nos la van a cobrar, más tarde o más temprano, en otras áreas donde sí se requiera su beneplacito. Por ejemplo, si deciden hacer el Magdalena, en definir el futuro del Canal del Indio, tema no menor para nosotros. Asi que, mejor no calentar el agua si no vamos a tomar mate.

    Me molesta tanto como a usted que Uruguay tenga que hacer concesiones que, en teoría no debería. Pero insisto, una cosa es la teoría y otra es la realidad. Esto es: Argentina sigue siendo un país grande y poderoso, que nos puede complicar la vida (y vaya que lo hace) cuando quiera.

    Tener una buena relación con ellos, es vital, SIEMPRE. Y eso implica, muchas veces, situaciones como esta.

    Es un defecto de nacimiento, Capitán. Somos un pequeño país, debil, metido entre dos gigantes. En todo caso, el reclamo debería ir hacia Lord Ponsomby, que nos parió así.

DEJA UNA RESPUESTA