¡¡BALLENA A LA VISTA!!

0
643
ballena

Por Daniela Bluth

Con un poco de suerte y mucha paciencia, hasta fines de octubre se puede ver a estos mamíferos gigantes en las costas de Maldonado y Rocha.

 

“Hola! Hoy vine a Punta del Este con mi amiga Vero y mi compañera bici, por tercer año consecutivo, para ver, si esta vez teníamos suerte, a esos seres maravillosos…la tuvimos, y mucha!!! Estoy feliz!!! Alguien tiene fotos de hoy? Gracias!!”, escribió Lorena Gallino en el muro de Facebook de la Red de Avistaje de Ballena Franca y Delfines en la tardecita del sábado 26 de setiembre. No fue la única que quiso compartir sus impresiones. Es que ese día estuvo particularmente movido, para el grupo —que ya tiene más de seis mil miembros— y también para el mar. Hubo preguntas, comentarios, fotos y videos.

Hubo coletazos, resoplidos, aletas y cabezas callosas. Las ballenas, en grupos de dos y tres ejemplares, se dejaron ver entre la Playa de los Ingleses y Punta de Salinas, en Punta del Este, durante varias horas. Este fenómeno de avistaje no es nuevo, pero se vive con más fuerza desde hace algunos años, con la ayuda de las redes sociales y del trabajo de conservación y difusión, que hizo que una especie en peligro de extinción esté “en proceso” de recuperación. -Ahora, incluso, esta movida tiene nombre propio, y ya (casi) nadie se asombra cuando se habla de una “temporada de ballenas”, que se extiende de julio a fines de octubre. “Lo que más cambió es la conciencia sobre la presencia de ballenas en las costas de Maldonado y Rocha”, destaca Mónica Lozano, encargada del área de Planificación Estratégica del Ministerio de Turismo (Mintur) desde 2004. “Antes hablabas de ballenas y te preguntaban qué documental estabas mirando. La gente no creía, no entendía, no sabía…”.


En este camino hacia el cambio influyeron múltiples factores, como la instalación de torres de avistaje en puntos estratégicos de la costa, la creación de la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC), el decreto 261 que regula las actividades relacionadas con la observación y el acercamiento a los ejemplares, la aprobación de una ley que crea un Santuario de Ballenas y Delfines en las aguas uruguayas y la educación, mucha educación. “Los humanos somos muy terrestres, pero en nuestras aguas hay 26 especies de cetáceos. A 50 millas (80 kilómetros) hay una diversidad marina sorprendente, pero nos falta mucho por conocer”, explica el biólogo marino Rodrigo García, director ejecutivo de la OCC, que tiene entre sus principales metas crear planes de acción y difundir estrategias para la conservación de la ballena franca austral. Uno de sus mayores logros, señala García, fue la reincorporación de Uruguay a la Comisión Ballenera Internacional, de la que estuvo ausente por 20 años.-La ballena que llega a las costas uruguayas es la franca austral, un animal que en la edad adulta mide alrededor de 18 metros y pesa unos 50 mil kilos. Por estas latitudes se dedica a la reproducción y a criar sus ballenatos, para después volver a las frías aguas del Sur. Esta misma especie es uno de los principales atractivos turísticos de Puerto Madryn, Argentina.

Así, Uruguay se suma al centenar de países que practican el turismo de avistaje de cetáceos. A nivel mundial, asegura Lozano, hay más de 13 millones de personas que salen a buscar ballenas, generando ingresos por unos 2.000 millones de dólares al año. “Acá no tenemos un registro estadístico que nos permita saber si vienen personas específicamente a ver ballenas, sobre todo porque la oferta no está comercializada al cien por ciento. Las embarcaciones, por ejemplo, no tienen salidas regulares”, señala. Lo que sí hay son consultas puntuales y un número cada vez más notorio de turistas y locatarios que, ante el aviso de su presencia, las miran desde la costa. – PACIENCIA.-La torre de observación de la Parada 42 de la Playa Mansa (Piedras del Chileno) es una de las más concurridas de Maldonado. Tres tramos de escalera —en total 33 escalones, aunque algunos faltan— separan el suelo rocoso de la cima del mirador, con banco y grafitis incluidos. La cartelería que en los comienzos colocó el gobierno hace tiempo que no está. Los días en que hay ballenas a la vista, aquello se llena de autos y gente. En Rocha, se suman otras cinco torres.-(El País y YOUTUBE)

DEJA UNA RESPUESTA