Argentina Puerto de San Pedro adjudica de manera extraordinaria una polémica licitación por el dragado

0
603

Por Emiliano Galli – Editor de Trade News 

Un puerto históricamente complicado en cuestión de su acceso náutico y de recursos para afrontar los dragados necesarios para mantener un mínimo de operatividad es el puerto bonaerense de San Pedro. Este consorcio tiene una particularidad: su presidente, Eliseo Almada, fue ratificado en el cargo por el gobernador Axel Kicillof. Almada, de origen sindical, había sido nombrado frente al Consorcio durante la gestión de María Eugenia Vidal. El puerto tiene, además, otra constante: sus dragados suelen realizarse en situación de emergencia por las conocidas restricciones que acarrea para planificar obras de mantenimiento a largo plazo. 

Recursos 

Luego de varias campañas de dragados prácticamente fondeadas por usuarios y permisionarios, el consorcio portuario logró cierto ordenamiento, sin necesidad de recurrir a otras arcas públicas, para solventar las obras de dragado. Fue así que, hace poco más de 1 año, el puerto protagonizó la primera importación en 20 años en sus muelles, con un buque frigorífico de 152 metros de eslora y 23 de manga que descargó 4300 pallets de bananas, complementando así una operatoria que se venía dando con granos orgánicos de exportación entre otros productos. El propio Eliseo Almada reconoció en más de una oportunidad que el regreso de los buques mercantes a los muelles sanpedrinos, con cierta regularidad, fueron obra y gracia de las acciones de dragado y mantenimiento de las profundidades en el canal de acceso, que pudieron licitarse con fondos propios tras diez años de dependencia del gobierno provincial. 

Cambios 

Pero esta regularidad que se venía dando con las campañas de dragado se interrumpió sorpresivamente en la última licitación convocada por la terminal: los pliegos técnicos introdujeron un cambio respecto a los anteriores que, a priori, limitaba la participación de los actores que tradicionalmente garantizaron la operatoria portuaria, como DASA o Jan De Nul. La licitación obligó a los oferentes a presentar equipos que no excedieran en 800 metros cúbicos la capacidad de cántara. Este requisito excluyó de hecho a los dragadores de mayor tamaño, y dejó prácticamente como único oferente en condiciones de adjudicarse a la empresa Romaport SA. Fuentes periodísticas especializadas vinculan a la firma con el empresario Guillermo Pagliettini. Trade News intentó confirmar esta versión con el empresario pero no obtuvo respuesta. 

Obra 

El consorcio busca dragar a 9,80 metros desde el kilómetro 0 del canal de acceso hasta el empalme con la vía navegable troncal, así como también el frente del muelle cabecera, el sector de maniobras y la dársena de ultramar, garantizando una solera de 60 metros en el canal. En total, la remoción incluye 130.000 m2, 60 días corridos de obras y un presupuesto original de 175 millones de pesos. En el apartado técnico del pliego, especifica que el material a remover consiste en “las típicas composiciones del lugar, de aporte sedimentológico aluvional de limos livianos, arcillosos, arenosos de arenas de granulometrías variables”, y agrega que “el oferente deberá realizar los estudios que juzgue apropiados a efectos de precisar su conocimiento de las características de los suelos a extraer”. 

Sin fundamento 

La novedad surge en el artículo 7 de este pliego: “Debido a los dragados que se deben realizar en sectores puntuales del vaso portuario, manteniendo la pendiente natural de los taludes en 1.3, la draga a utilizar deberá tener las siguientes características: Draga de succión por arrastre; capacidad de cántara: menor a 800 m3; potencia total hasta: 3000 HP; calado máximo de operación: 6,0 m; profundidad de dragado máxima: 15 m, y diámetro caño de succión: 508 mm”. El punto llamó la atención de los dragadores más tradicionales, que remitieron pedidos de revisión del mismo aduciendo, por ejemplo, que el mismo trabajo fue realizado en el pasado con dragas que superaban en hasta 3 veces la capacidad de cántara exigida en la actualidad, criticando la falta de fundamentos de la nueva exigencias y advirtiendo sobre una exclusión deliberada en la compulsa. El Consorcio de Gestión del Puerto San Pedro debía sesionar el miércoles pasado para tratar este tema. No obstante, hay puestos vacantes en el directorio debido a las renuncias de los representantes de la Sociedad Rural y la Cámara de Productores y Empacadores de San Pedro. Debido a esta imposibilidad de sesionar, Almada optó por la vía “extraordinaria” y firmó una resolución directa que adjudica a Romaport SA.  https://tradenews.com.ar/ 

DEJA UNA RESPUESTA