NAVEGISTIC 2017 – PARAGUAY

0
72

En el marco de la Feria NAVEGISTIC 2017 – International Trade Show, se generó una instancia de diálogo en la que participó el Gerente General de la Administración Nacional de Puertos, Economista Alejandro Antonelli. La primera mesa del evento, integrada de profesionales y representantes de diferentes organismos de Paraguay, Argentina y Uruguay, trató la temática “Intereses y soluciones de los puertos y sus cargas”. Guillermo Brasesco, Representante Feeder de Transporte Fluvial de Contenedores, expuso sobre la ‘Problemática de transbordos para la carga contenerizada paraguaya’. Los puertos de trasbordo son de vital importancia para la carga paraguaya, que utiliza casi exclusivamente la Hidrovía Paraguay – Paraná (HPP) como salida al mar de carga contenerizada. Diez años atrás, toda la carga de exportación paraguaya salía a través del Puerto de Buenos Aires. Los costos extra generados por la disposición aduanera de escaneo obligatorio generaron que entre 2012 y 2013 se trasladara el 90% de la carga paraguaya a Montevideo. Ante este contexto, varios armadores se vieron obligados a invertir en embarcaciones aptas para cruzar el Río de la Plata. En el período 2013-2016 la operativa eficiente satisfizo las necesidades del comercio exterior guaraní. En 2017 se dio un aumento paulatino de las demoras y la productividad ingresó en un declive, con un pico mínimo de 8 movimientos de descarga por hora por parte del operador”. Brasesco acotó que en el correr de este año recibieron la propuesta de generar una dinámica ‘half cycle’ pero la misma, por diferentes motivos, no se concretó en los hechos. Agregó que la zona de fondeo en el Dique de cintura resulta inconveniente por falta de dragado, e hizo hincapié en las demoras: 10 días promedio por embarcación (Setiembre 2017), ocasionadas, según el representante de del transporte fluvial, porque la capacidad del operador está colapsada por operar con más volúmenes de los que puede atender; priorizando, además, la actividad con buques oceánicos y “utilizando al trasbordo paraguayo como ‘variable de ajuste'”.

Ante esta situación resaltó que se dificulta el establecimiento de itinerarios y aumentaron significativamente los costos para el comercio exterior de Paraguay. El 30% de la flota se demora en Montevideo, que se ha convertido en un ‘cuello de botella’ y hace imposible generar más volúmenes. Brasesco indicó que Buenos Aires ha intentado re-captar, mediante diferentes gestiones, parte de la carga pero no se han dado resultados positivos porque no hay una reglamentación clara sobre los escaneos. “Los comunicados de AGP al respecto generan más dudas que certezas a los exportadores…”. Además, agregó que la terminal argentina no cuenta con zonas asignadas a la flota. “Paraguay necesita a ambos puertos como alternativas eficientes… deben complementarse para garantizar un manejo de volúmenes mayores, permitiendo un crecimiento sostenido”. A continuación el Gerente General de ANP, Ec. Alejandro Antonelli, tomó la palabra y comenzó su presentación describiendo el funcionamiento del Sistema Portuario de Uruguay y la relación con el movimiento de cargas paraguayas. “Los problemas expuestos por Brasesco existen y los conocemos. Las limitaciones generan algunos inconvenientes y tenemos 2 actores para intentar solucionarlos…” En Uruguay hay dos puertos dedicados a la mercadería Paraguaya: Montevideo trabaja con los contenedores y Nueva Palmira atiende las operaciones de graneles. Antonelli destacó que la ANP tiene una visión de conjunto en cuanto a los movimientos de todas las terminales. “Trabajamos con líneas estratégicas definidas. Nuestro rol es administrar, conservar y ejecutar; el de los operadores es brindar servicios integrales a la carga”. Nueva Palmira ha potenciado su operativa con soluciones eficientes para el tráfico de la carga Paraguaya, que ha aumentado significativamente. Por capacidad colmada, la ANP ofreció zonas para la instalación de estaciones de transferencia flotantes. Luego indicó que el 60% de la flota paraguaya que arriba a Montevideo son barcazas y remolcadores, y un 26% corresponde a buques de cabotaje; destacando el aumento significativo del TRB y la eslora promedio, y por ende la capacidad y los volúmenes movilizados. Entre 2012 y 2016 se cuadriplicaron las toneladas de carga paraguaya movilizadas. Atendiendo a las inquietudes de los armadores, se tomaron resoluciones para mejorar y facilitar el movimiento y la operativa de las barcazas paraguayas, con soluciones operativas y comerciales, además de condiciones -transitorias- en el reglamento de atraques. “Mantenemos diálogo con armadores y navieras, y atendemos sus reclamos para resolver dificultades que se pudieron generar. Estamos intentando mejorar y solucionar cuestiones de seguridad y mantenimiento, y realizar un dragado adicional especial.” El Gerente de la Administración Nacional de Puertos anunció que se realizará -con la flota propia de la institución- la limpieza de la zona de fondeo destinada a las barcazas. Antonelli explicó que los armadores y líneas pueden trabajar en la terminal especializada y/o en los muelles públicos.

“Nosotros sabemos que existen contratos pero no conocemos las condiciones de esos acuerdos entre las líneas y los operadores; no manejamos los volúmenes y cantidades que negocian, que también generan determinadas dificultades en los tiempos y costos”. La ANP procuró acordar de manera concreta con los operadores a fin de bonificar el costo de transferencia entre terminales pero la incidencia de la reducción impuesta debe ser complementada por los privados para tener incidencia en la operativa. Asimismo, resaltó la existencia de un espacio exclusivo sin costo para la carga contenerizada paraguaya (Deposito Franco Paraguayo) que ofrece una solución para el almacenaje. Finalmente, el Gerente de ANP, mencionó el comienzo de las operaciones en la terminal especializada de graneles y destacó la obra de extensión del Muelle C que se está ampliando en 180m adicionales. Una vez finalizada la exposición de Antonelli, Ricardo Ferreyra, Gerente de Operaciones del Puerto de Buenos Aires, realizó una presentación titulada ‘Conflictos e intereses de los puertos y sus cargas’. Inicialmente, considerando las palabras de Brasesco, indicó que “AGP quiere recuperar la carga paraguaya.”

“Como la mayoría de los puertos, aspiramos a ser HUB y, más allá que la geografía nos afecta, la infraestructura, los volúmenes, la calidad de servicios y los costos nos hacen competitivos”.

Agregó que a Buenos Aires le interesa que Montevideo sea eficiente y barato, y complementarse más allá de la competencia en algunos rubros. Asimismo, expresó que entre armadores de carga y cruceros también se deben complementar en cuestiones operativas y de costos; sabiendo que la convivencia es difícil pero la carga es necesaria para viabilizar la actividad. Continuó con la comparación de los intereses de la actividad de carga y cruceros, mostrando las diversas coincidencias y algunos ítems característicos necesarios o deseados por los armadores, exportadores e importadores para cada operativa. Y finalizó destacando los Ejes de Gestión de AGP: modernidad, competitividad, sustentabilidad, seguridad, eficiencia, funcionalidad, inversión / proyectos, seguimiento y retroalimentación mediante la interacción con los actores de la comunidad portuaria. El siguiente profesional en exponer fue Gustavo Deleersnyder, representante de la Subsecretaria de Puertos y Vías Navegables. La presentación del ejecutivo argentino comenzó con un análisis respecto a la problemática común de Paraguay y Argentina (producción lejana a los puertos de ultramar), situación que -dijo- deben atender en conjunto.

Indicó que “con Uruguay ‘competimos’ pero debemos tener una visión de ser complementarios… Nos dirigimos a 150 millones de toneladas de producción. Vamos a necesitar a Nueva Palmira y Montevideo para movilizar esos volúmenes”. Deleersnyder continuó su alocución afirmando que “Argentina hizo casi todas las cosas muy mal en los últimos años. Echamos a la carga de nuestras terminales y por algún lugar esa mercadería tiene que salir”. Expresó que las embarcaciones son capital en movimiento y los puertos alternativas que deben ser eficientes para que los buques decidan incluirlos en su recorrido. Resaltó que casi el 100% de la operativa de Corrientes tiene como destino Montevideo, indicando que la limitación de banderas entre puertos del mismo país promueve esta situación. “Entendemos el reclamo de Guillermo (Brasesco) e intentamos corregir las dificultades que generaron las reglamentaciones aduaneras”. Finalizó diciendo: “Tenemos que trabajar sobre los costos, la seguridad, los servicios y la transparencia… en conjunto con una visión regional que incremente la actividad de todos”. Para finalizar la primera mesa de diálogo de Navegistic 2017 tomó la palabra el Sr. Juan Carlos Muñoz, Presidente Centro de Armadores Fluviales y Marítimos. Muñoz comenzó su presentación afirmando que tras la caída de los movimientos en Montevideo a raíz del decreto 1108 en 2013, la carga paraguaya ‘salvó al Puerto’. En los primeros meses de 2014 los precios se quintuplicaron. En 2017, dado el contexto que describió Brasesco, “nos reunimos con el Ministro de Transporte pero en 4 meses no surgieron soluciones. En Argentina también mantuvimos varias instancias de diálogo para solucionar los problemas pero tampoco es clara la situación.” El representante de los armadores paraguayos fue enfático en que se debe empezar a trabajar y buscar complementariedad en un ámbito de confianza. “Tenemos una vía navegable maravillosa y la clara oportunidad de mejorar los costos logísticos. Hay que construir hacia el futuro; unirnos para tener una oferta fuerte”. “Dejemos la competencia para el fútbol y en el Comercio Exterior trabajemos juntos.”  PUERTONLINE

DEJA UNA RESPUESTA