VENEZUELA PAGÓ PARTE DEL FIDEICOMISO Y DIO CIERTO RESPIRO A FIRMAS LÁCTEAS

0
637
cuotitas

Depositó US$ 50 millones en Bandes Uruguay, pero resta definir cómo será la distribución entre los exportadores.

-Más vale tarde que nunca. Esa parece ser la lógica de los negocios con el mercado venezolano, luego que se confirmara el depósito de una primera partida de US$ 50 millones del fideicomiso de unos US$ 300 millones anunciado en julio por los gobiernos de ambos países en el marco de un acuerdo que preveía el intercambio de petróleo por alimentos. El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, confirmó ayer a la prensa luego de comparecer ante la comisión de Hacienda del Senado que quedaron depositados los primeros US$ 50 millones del fideicomiso en la sucursal de Bandes Uruguay, según consignó Presidencia. – El jerarca recordó que el negocio entre los gobiernos de Uruguay y Venezuela incluyó la exportación de 235 mil toneladas de productos alimenticios por una cifra “algo superior” a US$ 300 millones, que incluía el pago de unos US$ 38 millones que adeudaba el país caribeño por importaciones impagas que están concentradas básicamente en dos proveedores: Conaprole (US$ 27 millones) y la avícola Tres Arroyos (US$ 7,3 millones), según lo dispuesto en el acuerdo de cooperación económica y técnica celebrado el pasado 6 y 7 de julio en Montevideo.

Ese convenio fue ratificado el 17 de ese mismo mes por los presidentes Tabaré Vázquez y Nicolás Maduro, en oportunidad de encontrarse en Brasilia para la cumbre semestral del Mercosur. El pacto comercial también incluía el pago anticipado de una deuda que ANCAP mantenía con Pdvsa por la compra de crudo por US$ 262 millones –luego de una quita del 38%– que fue saldada por la petrolera estatal uruguaya a mediados de setiembre. – Sin embargo, el gobierno venezolano demoró más de la cuenta en cumplir con el depósito del dinero en el fideicomiso y comenzó a generar preocupación en los exportadores uruguayos, sobre todo en el sector lácteo, que atraviesa una coyuntura adversa para la colocación de sus productos en el exterior. A eso se le suma que justamente Venezuela –su principal destino y que paga por encima de otros destinos– prácticamente paralizó sus importaciones de lácteos a Uruguay en 2015, hecho que agravó aún más la coyuntura de esa cadena. En las últimos días el tema pasó a estar bajo la órbita directa del presidente Vázquez ante la demora en el cumplimiento del pacto, según informó el lunes el ministro de Economía, Danilo Astori, tras arribar de su gira por Francia y Japón. En principio, estaba previsto que se exportaran durante el segundo semestre de este año 44 mil toneladas de leche en polvo a cargo de Conaprole y 12 mil toneladas de quesos que se repartirán en tercios las firmas Claldy, Calcar y Pili. Conaprole –que ya tenía firmado los contratos de venta con la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Coprovex) – había iniciado su cronograma de embarques de 4 mil toneladas de leche en polvo. Según informó ayer a El Observador su vicepresidente, Wilson Cabrera, en total salieron cuatro embarques (16 mil toneladas), el primero de los cuales estaría arribando esta semana a Caracas. Solamente ese volumen de leche en polvo implica unos US$ 60 millones. A eso hay que sumarle los US$ 27 millones que Venezuela le debe a la principal industria láctea del país. -“Aún no sabemos cómo se van a adjudicar esos US$ 50 millones. Conaprole ya envió mercadería por un valor superior a esa cifra”, explicó Cabrera.-Según pudo saber El Observador, en las próximas horas el gobierno venezolano definirá cómo se distribuirá esa primera partida del fideicomiso entre  los exportadores uruguayos. En un principio, la idea era que se fueran depositando partidas de US$ 50 millones mensuales para ir cumpliendo con los cronograma de colocación de las 235 mil toneladas de alimentos, incluyendo las 56 mil toneladas de leche en polvo y quesos. Si se cumpliera con ese pacto en su totalidad, las empresas lácteas colocarían productos por unos US$ 230 millones.-“Estamos pasando una situación de precios internacionales muy deprimidos, con dificultades de colocación de productos lácteos, y solo los productores lecheros saben a ciencia cierta cuál es la importancia de contar con una inserción como la lograda”, resaltó Aguerre.- (El Observador)

 

DEJA UNA RESPUESTA