EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA DE “PINGÜINOS DE ADELAIDA” POR EL DESHIELO ANTÁRTICO

0
808
2522

Deshielo en la Antártida multiplica 135 veces población de “pingüinos de Adelaida” que invaden más áreas.-La gran preocupación por la suerte de muchas especies polares, generada por los deshielos que causa el calentamiento global, aparecen beneficiando concretamente a otras variedades animales, donde el caso extremo parece ser el del “pingüino de Adelaida” que ha logrado una explosión demográfica sin parangón.- Los pingüinos “Pygoscelis adeliae”, según su nombre científico, anidan mayormente en las islas subantárticas y el continente antártico, pero alcanzan a llegar al extremo sur de Sudamérica y a las islas de Nueva Zelanda. Foto: Wikimedia Commons.- Investigadores de la Universidad de Tasmania, en Australia, confirmaron que la variedad del pingüino de Adelaida  (Pygoscelis adeliae), es un fenómeno excepcional en materia de aprovechamiento de nuevos recursos derivados de la evolución del habitat. Las aves se han venido reproduciendo hasta 135 veces más que la población original, en los últimos 14.000 años, lo que las ha empujado a buscar nuevos hábitats para alimentarse, lo que han conseguido en función de las variables climáticas que han dejado más glaciares al descubierto. Los animales permiten así traspolar algunos datos sobre lo ocurriod con especies que “son sensibles a los cambios en la extensión del hielo del mar, en el ritmo de la retirada de ese hielo y en la expansión de la glaciación”, dicen los investigadores según lo publicado en “Evolutionary Biology”.

 

EL DESHIELO GLACIAR NO ES SOLO MODERNO.- “El deshielo de los glaciares al este de la Antártida parece haber sido la clave del cambio en la población de estos pingüinos en los últimos milenios”, afirma Jane Younger, investigadora principal del trabajo.- La Antártida oriental alberga la tercera parte de la población de estas aves, unos 1,1 millones de parejas reproductoras, que se han beneficiado con el deshielo cuando éste ocurre, no se sabe si periódica o aleatoriamente. El descenso del hielo marino beneficia a las aves en tanto los adultos logran obtener comida en las aguas más fácilmente y pueden volver al nido más rápido y alimentar a las crías con mayor frecuencia.- “Los resultados muestran que la población de pingüinos Adelaida en esta parte de la Antártida comenzó a expandirse hace entre 19.000 y 11.000 años, coincidiendo con un cambio global en el régimen del clima que provocó la retirada de los glaciares”, señala el informe publicado.- (Ecoticias)

DEJA UNA RESPUESTA