El hielo antártico alcanza su nivel más bajo de la historia

0
276

El pasado 13 de febrero se informó de que el hielo marino antártico constaba de tan sólo 737.000 millas cuadradas (1,91 millones de kilómetros cuadrados). Estas cifras suponen un descenso significativo respecto a las 741.000 millas cuadradas (1,92 millones de kilómetros cuadrados) registradas el 25 de febrero del año pasado por el Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo (NSIDC). Para empeorar las cosas, los científicos del NSIDC subrayaron que estas mediciones eran sólo preliminares, y que aún era posible que se produjera más deshielo este verano. Los resultados definitivos se darán a conocer el mes entrante, según el NSIDC. El hielo de la Antártida se deshiela a pesar de las bajas temperaturas porque las gruesas plataformas que sostienen la capa de hielo de la Antártida están expuestas a las olas y a temperaturas más cálidas, aunque ello no tiene un impacto perceptible en el nivel del mar porque el hielo ya está en el océano, se explicó. Sin embargo, la capa de hielo, un grueso glaciar de agua dulce que cubre la Antártida, es objeto de especial atención por parte de los científicos porque contiene agua suficiente para provocar, si se derritiera, una suba catastrófica del nivel de los océanos.

“La respuesta de la Antártida al cambio climático ha sido diferente a la del Ártico”, afirma Ted Scambos, científico del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Medioambientales (CIRES), un instituto de investigación patrocinado conjuntamente por la Oficina de Investigación Oceánica y Atmosférica (OAR) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Universidad de Colorado Boulder (CU). “La tendencia a la baja del hielo marino puede ser una señal de que el calentamiento global está afectando por fin al hielo flotante que rodea la Antártida, pero tendremos que esperar varios años más para estar seguros de ello”, señaló Scambos. El ciclo antártico sufre importantes variaciones anuales y el continente no experimentó el rápido deshielo de las últimas cuatro décadas, a diferencia del Ártico, donde el ritmo de pérdida de hielo marino ha seguido una trayectoria descendente bastante constante debido al calentamiento global, un fenómeno muy influido por la fusión del hielo marino. Cuando el hielo marino blanco es sustituido por un mar oscuro y descongelado, el agua absorbe en cambio un porcentaje similar del calor del Sol. También hay indicios de que el hielo marino puede estar derritiéndose debido al calor atrapado justo debajo de la superficie del océano, dijo Scambos. “Básicamente, el calor se está agitando en la capa superior [de agua] alrededor de la Antártida”, dijo. Si esa teoría se sostiene y está relacionada con el calentamiento general de los océanos, “entonces eso tiene grandes implicaciones para la estabilidad de la capa de hielo antártica”. En este escenario, los científicos se preguntan si es “el principio del fin” después de que el hielo marino antártico haya alcanzado niveles mínimos históricos por segunda vez en dos años. Los dos últimos años marcan la única vez que los niveles de hielo marino han descendido por debajo de los 2 millones de kilómetros cuadrados desde que los satélites comenzaron a monitorearlo en 1978. No se trata simplemente de “un mínimo histórico”, insistió Scambos. “Sigue una tendencia descendente muy pronunciada”. Mientras que el Ártico está rodeado de continentes, la Antártida es un continente rodeado por el océano, lo que significa que el hielo marino puede crecer hacia fuera, sin restricciones. Y el hielo antártico tiende a ser más fino, con mayores máximos en invierno y descensos más pronunciados en verano. https://es.mercopress.com/

DEJA UNA RESPUESTA