DATOS DEL CALOR DEL OCÉANO AYUDAN A DESCUBRIR SECRETOS DE PECES MIGRATORIOS

0
565
814

Un equipo de científicos de la Universidad de Miami desarrolló un nuevo método para analizar los secretos de las migraciones de los peces utilizando imágenes del contenido de calor del océano, una información que es de uso común para predecir la intensidad de los huracanes.- El estudio, titulado Ocean Heat Content Reveals Secrets of Fish Migration (El contenido de calor del océano revela los secretos de la migración de los peces), fue realizado por investigadores de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami (RSMAS). El grupo empleó al sábalo real o tarpón como mensajero para mostrar cuantitativamente que los grandes peces migratorios, como el atún de aleta amarilla y aleta azul, el marlin azul y blanco, y el pez vela, tienen afinidades por los frentes oceánicos y los remolinos.- “Los datos del  contenido de calor del océano revelaron movimientos detallados de los peces que no eran evidentes a partir de los datos de la temperatura de la superficie”, explica Jerald S. Ault, profesor de la RSMAS. “Esto ofrece un poderoso nuevo enfoque para estudiar cómo interactúan los peces con  características dinámicas del agua relativamente comunes en el océano.” El contenido de calor del océano (OHC) en relación con la isoterma de 26OC, una medida del calor almacenado en las capas superficiales superiores del océano, es utilizado desde hace más de cuatro décadas por los científicos para ayudar a predecir la intensidad de los huracanes. En las últimas dos décadas, el OHC ha sido objeto de seguimiento diario utilizando campos de satélite y datos in situ que proporcionan la variabilidad a escala de las cuencas para ambos estudios meteorológicos y climáticos. Además de proporcionar el OHC para las previsiones, estos estudios anteriores mostraban imágenes OHC que revelan características oceánicas dinámicas -como frentes y remolinos- en el océano de una forma mejor que cuando se utilizan técnicas estándar (por ejemplo, la temperatura superficial del mar), en especial durante los meses de verano.- Los investigadores compararon los datos sobre los movimientos de los peces obtenidos de etiquetas satelitales adosadas a peces altamente migratorios junto mapas del calor almacenado en el océano.–“Mediante el uso de un algoritmo de optimización avanzada y mapas OHC, pudimos desarrollar un método para mejorar en gran medida la precisión de geolocalización y refinar las pistas del movimiento de los peces obtenidas de etiquetas satelitales”, explica Jiangang Luo, autor principal del estudio y científico del Centro de Investigación del Tarpón y Bonefish de la UM. El análisis reveló que los peces nadan habitualmente a lo largo de los límites de aguas con ciertas características del océano -por ej., los frentes-, como la Corriente y el Lazo de Florida y sus complejos remolinos. “La utilización del enfoque OHC de una nueva manera ofrece una visión sin precedentes acerca de la manera en que estos animales se mueven con las corrientes y los remolinos en el océano”, señala Nick Shay, profesor de la RSMAS. “Nuestro estudio proporciona una imagen más detallada del ecosistema marino como una entidad.” En un análisis de 109 días, los investigadores documentaron el movimiento de un atún aleta amarilla a lo largo de un frente débil al lado del río Mississippi antes de llegar a un remolino centrado en el golfo de México. En un análisis separado, un atún aleta amarilla nadó alrededor de la periferia del mismo remolino muchas veces durante 20 días, y rara vez pasó sobre él.–Los remolinos son masas de aguas revueltas que se han desprendido de fuertes frentes de corrientes oceánicas, y bombean agua rica en nutrientes a la superficie. Los frentes son un tipo de corriente creada en un límite entre dos masas de agua con diferentes propiedades físicas, tales como diferentes temperaturas o salinidad. En el golfo de México, los remolinos cálidos suelen moverse desde la Corriente del Lazo en los meses de verano, causando una rápida intensificación de los huracanes (por ejemplo, el Katrina) a medida que pasan por encima. “Nuestro nuevo método muestra que los huracanes y los peces altamente migratorios comparten al menos un interés oceanográfico común: los cálidos remolinos del océano”. El estudio fue publicado en revista PLoS One.- ( www.fis.com)

 

DEJA UNA RESPUESTA