Del mar a al plato: la filosofía familiar de los pescadores de Punta del Diablo

0
112

Robert Acosta, lleva más de 30 años dedicándose a la pesca artesanal, reivindica el motivo por el que este balneario se transformó en un ícono del turismo uruguayo. Robert tiene 46 años. Hace 30 años que se dedica a una actividad que ha sido, y lo sigue siendo, el ADN del turismo de Punta del Diablo: la pesca. Acosta tiene una filosofía de trabajo familiar. Tras la pesca, entra en contacto directo con sus clientes. “Eso hace que nuestro producto llegue a su destino de una manera impecable. Prácticamente del mar a la mesa”, indica a Portales del Uruguay. Aprendió el oficio de su padre y está agradecido de vivir en un lugar “único” en el mundo. “Lo único que heredé de mi viejo fue la pesca artesanal”, confiesa y agradece tener una “política pesquera responsable”.

Su jornada empieza a las 4.30 de la mañana. Siempre que el tiempo lo permite, apronta todo en la barca. Se dirigen a prefectura, que autoriza o no salir a navegar. Todos los días deben hacer un “parte de pesca”. Si salen, van a testear los sitios a los que usualmente encuentran pescado. Una de las cosas que aprendió de su padre es detectar “los comedores”: los sitios a los que van los pescados a buscar su alimento. Hay veces que tienen suerte y hay veces que no. El legado de sus padres continúan aplicándose: “los viejos que antes navegaban con un rumbo nos enseñaron que en tal zona hay roca, hay piedra, hay barro o hay arena. Son pisos que el pescado en cierta época del año llega ahí a alimentarse. Uno va probando en esos pisos primero”, cuenta. Acosta instó a los turistas a valorar lo que tiene Uruguay en este rubro. “Habría que abrir los ojos y arrimarse al verdadero pescador artesanal y se van a dar cuenta todo lo que tenemos”, señaló.

Qué se pesca y qué se recomienda

Lo que está sacando en octubre es camarón rosado el cual tiene un sabor muy dulce. “Dieron las condiciones climáticas que los arrimaron a la costa”, confesó.

“Estamos todo el año sin parar”, dice.

Según Acosta, ahora se viene la época de la corvina y del tiburón cuando calienta más el agua. En Punta del Diablo, donde se viene la época de la corvina, también se consigue la pescadilla, cazón, anchoa, palometa, lenguado. Entre los alimentos más destacados del lugar están el bife de cazón con una salsa de camarón. “El turista lo prueba y se muere”, cuenta Robert entre risas. También recomienda otros platos típicos de Punta del Diablo como corvina a la parrilla con pesto y ajo y perejil y camarones al ajillo. “La idea es mantener nuestros productos que son únicos en el mundo”, concluye el pescador artesanal. https://www.portalesdeluruguay.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA