La gestión de la capacidad será clave en el transporte marítimo de mercancías

0
193

El director comercial y de Marketing de ONE, Stanley Smulders, ha participado en una sesión de preguntas y respuestas con Patrik Berglund, consejero delegado de Xeneta, durante la cumbre que ha celebrado la consultora en Ámsterdam para debatir los principales retos a los que se enfrenta el sector.

Aunque se avecinan tormentas y el mercado actual es muy volátil, Smulders mantiene que hay esperanzas de crecimiento en el horizonte. Considera también que la gestión de la oferta y la demanda es una prioridad clave, sobre todo con una flota en crecimiento.

Hace un par de años, el sector encargó muchos buques, que llegarán entre 2023 y 2025. «La gente dirá que nos hemos excedido, y posiblemente sea cierto», explica Smulders, que cree que hay varias formas de afrontarlo: «Desguazaremos algunos buques, reasignaremos otros y reduciremos la velocidad para controlar la capacidad«.

«¿Para qué utilizar más barcos si no hay carga?«, se pregunta el directivo de ONE, que en lo que respecta a las tarifas, cree que las rutas comerciales seguirán siendo volátiles, sobre todo a corto plazo.

«El mercado ‘spot’ es sencillo, pues las tarifas pueden ser altas o bajas, pero hay que aceptarlas como vienen«, indica. El problema llega cuando deben firmarse contratos anuales y las navieras saben que van a perder dinero durante los próximos 12 meses, pues muchas no estarán dispuestas a hacerlo.

Esta va a ser, según Smulders, la verdadera prueba en los próximos meses, sobre todo en el tráfico entre Asia y Europa. En este contexto, Berglund le planteó si un sistema de precios basado en la indexación podría resolver algunos de los retos a los que se enfrenta el sector.

Smulders respondió: «En principio estamos abiertos a ello porque nos ahorra a nosotros y al cliente mucho tiempo de regateo sobre las tarifas de flete«. El único problema, según él, es que los contratos indexados funcionan mientras las tarifas bajan, pero en cuanto suben, dejan de funcionar.

Smulders se mostró de acuerdo en que un límite superior e inferior podría proporcionar la seguridad necesaria tanto para el cargador como para el operador: «Un ‘win-win’ es bueno en la vida en general. Ya se trate de un acuerdo privado o empresarial, si hay un ganador y un perdedor el acuerdo no dura mucho«.

Ese fue el caso entre 2020 y 2022, explica el director, que admite que nunca había visto esas tarifas de flete y es poco probable que volvamos a verlas, aunque seguirán fluctuando.

Http://cadenadesuministro.es/

DEJA UNA RESPUESTA