La Antártida habitualmente pierde hielo marino del tamaño de Argentina. Debería estar de vuelta para el invierno, pero creen que no

0
300

En esta época, todos los años, el hielo marino de la Antártida vuelve a acumularse. Pero este año los científicos han observado algo diferente. A la Antártida le falta una cantidad de hielo marino del tamaño de Argentina, alrededor de 1,6 millones de kilómetros cuadrados (0,6 millones de millas cuadradas), alcanzando mínimos sin precedentes para esta época del año, según un artículo reciente de CNN .

Cada año, cuando el verano antártico llega a su fin en febrero, el hielo marino que rodea el continente alcanza naturalmente su punto más bajo, solo para volver a crecer durante el invierno. Sin embargo, los investigadores han notado este año que no se ha recuperado como de costumbre. A diferencia del Ártico, donde el hielo marino ha disminuido constantemente debido a la crisis climática, el hielo marino de la Antártida ha mostrado fluctuaciones significativas en las últimas décadas, lo que dificulta a los investigadores discernir su respuesta al calentamiento global. Sin embargo, desde 2016, los científicos han sido testigos de una fuerte tendencia a la baja que culminó en el alarmante mínimo histórico de este invierno. Descrito como “fuera de los gráficos excepcionales” por algunos científicos, este evento se considera tan raro que se estima que las probabilidades de que ocurra son solo una vez en millones de años. Ted Scambos, glaciólogo de la Universidad de Colorado Boulder, enfatizó a CNN que el sistema antártico ha cambiado drásticamente, haciendo obsoletas las proyecciones anteriores.

“El juego ha cambiado”, dijo. “No tiene sentido hablar de las probabilidades de que suceda de la forma en que solía ser el sistema, claramente nos dice que el sistema ha cambiado”. Numerosos factores contribuyen a la disminución del hielo marino, incluida la fuerza de los vientos del oeste alrededor de la Antártida, que se han relacionado con una mayor contaminación que calienta el planeta. Las temperaturas oceánicas más cálidas al norte del límite del Océano Antártico también influyen en el fenómeno, mezclándose con aguas típicamente aisladas del resto de los océanos del mundo. Las consecuencias de la disminución del hielo marino son significativas y de largo alcance. Aunque el hielo marino no contribuye directamente al aumento del nivel del mar porque ya está flotando, su desaparición tiene efectos indirectos. Las capas de hielo costeras y los glaciares expuestos a las olas y las aguas cálidas del océano se vuelven más susceptibles de derretirse y romperse, lo que exacerba el aumento global del nivel del mar.

El impacto en la vida silvestre es igualmente preocupante. Especies como el krill, esencial para las ballenas de la región, dependen del hielo marino para su hábitat. Los pingüinos y las focas también dependen del hielo marino para alimentarse y descansar. Además, el hielo marino de la Antártida es vital para regular la temperatura del planeta. Su superficie reflectante hace rebotar la energía solar entrante de vuelta al espacio. Aún así, a medida que se derrite, las aguas oceánicas más oscuras debajo absorben más energía del sol, lo que lleva a un mayor calentamiento. Los investigadores ahora se apresuran a comprender las causas subyacentes de este cambio dramático en los niveles de hielo marino en la Antártida. Mientras que algunos advierten que es demasiado pronto para determinar si esta es la nueva norma, otros, como Ted Scambos, temen que el evento sin precedentes de este invierno pueda indicar una transformación a largo plazo del sistema antártico. Si esta tendencia continúa, podría tener consecuencias de gran alcance para todo el planeta, afectando los patrones climáticos y provocando un aumento del nivel del mar que amenaza a las comunidades costeras de todo el mundo. (TRADUCIDO POR NUESTROMAR DEL ORIGINAL DE SADE AGARD – INTERESTING ENGINEERING) https://www.nuestromar.org/

DEJA UNA RESPUESTA