Exportadores criticaron los costos portuarios de Montevideo y la ANP salió al cruce

0
246

“No se puede tener una visión tan distorsionada”, cuestionó el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan Curbelo. Que Uruguay está caro en dólares, que los costos internos son elevados, que faltan acuerdos comerciales, más conectividad y flexibilidad en los contratos laborales. Esas fueron algunas de las principales —y recurrentes— inquietudes planteadas por el presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), Facundo Márquez, el pasado jueves en el marco del Encuentro de Protagonistas, un evento organizado por Todo Logística. Sin embargo, hubo una crítica hecha por los exportadores que cayó mal en la Administración Nacional de Puertos (ANP): los costos portuarios. Según el máximo representante de los exportadores, los costos de las terminales portuarias uruguayas “están tres veces y media o cuatro veces más caros que puertos competitivos como los de Chile o Río Grande en Brasil”, un hecho que el presidente de la ANP, Juan Curbelo desmintió públicamente horas después en el mismo evento. Márquez manifestó públicamente que la UEU ha elaborado estudios relacionados con los aspectos tarifarios del puerto de Montevideo —y su comparativo con otros puertos de la región— que demuestran que en los últimos siete años, el costo de las terminales uruguayas “venía subiendo en el entorno del 350%”. De acuerdo con la visión de los exportadores, tras la concesión que le dio el Estado uruguayo a la Terminal Cuenca del Plata (TCP) —que tiene como accionista mayoritaria con un 80% a la empresa belga Katoen Natie y el 20% restante a la Administración Nacional de Puertos—, esos precios lograron reducirse en un 26%.

Los costos no se miden solamente en las tarifas

La rebaja tarifaria forma parte del acuerdo al que llegó la empresa belga con el Estado uruguayo en marzo de 2021, donde se estableció que la compañía haría descuentos en los costos fijos por contenedor.

“Llegada la concesion hablamos con TCP, acordamos y se consiguió una reducción en los primeros años que fue del 26%, pero todavía estamos muy lejos de a lo que queremos llegar. Entendemos las ventajas de este tipo de concesiones a largo plazo, pero como exportadores y como clientes finales, lo queremos ver reflejados en las tarifas”, afirmó Márquez. Dado que los datos de la gremial exportadora no son públicos, El País solicitó el acceso a esos estudios sobre los aspectos tarifarios del puerto de Montevideo, pero la UEU negó el acceso y argumentó que están en proceso de actualización de cifras. Según los últimos datos que la UEU había presentado ante el Parlamento, en mayo de 2021, “el costo terminal del Puerto de Montevideo es casi cinco veces más caro que el de puertos comparables de Brasil y de Chile, como ser Río Grande y San Antonio”. Los datos que la gremial exportadora exhibió en ese entonces surgieron de una consultoría solicitada a un experto internacional portuario a finales de 2020.

De acuerdo con la UEU, el acuerdo entre el Estado y Katoen Natie, estableció una reducción inicial del 12% en dos conceptos que integran la tarifa básica de TCP a la exportación (el PBIP y el logistic fee), que en una segunda etapa se acumuló a un 26%. “Sin embargo, luego de esas reducciones seguimos quedando entre tres y cuatro veces más caros que otros puertos de Chile y de Brasil”, indicó ante el Parlamento la presidenta de la UEU de ese entonces, Andrea Roth. El presidente de la ANP salió al cruce de las declaraciones de Márquez y desmintió públicamente a los exportadores. “No se puede decir y sostener una visión portuaria tan distorsionada. No se puede hablar permanentemente de que el puerto (de Montevideo) o los costos portuarios no son competitivos con los de la región porque, primero, no es verdad y segundo, hay que tener una amplitud en lo que tiene que ver con entender cuál es la realidad, la función de los puertos y cómo es que se miden los costos portuarios”, criticó Curbelo.

Luego de esas reducciones seguimos quedando entre tres y cuatro veces más caros que otros puertos de Chile y de Brasil

En este sentido, el jerarca dijo que los costos “no se miden solamente en las tarifas”, sino que también el posicionamiento de los puertos uruguayos tienen que ver “con ser eficientes, seguros y tener una buena infraestructura que haga que elijan al país. Si hablamos de costos portuarios, ineludiblemente tenemos que poner arriba de la mesa todos esos factores”, afirmó. Asimismo, en diálogo con El País, el jerarca de la ANP criticó que el estudio de los exportadores no incluya en la comparación los costos del puerto de Buenos Aires, con el cual Uruguay compite de forma directa. Este mismo cuestionamiento había sido planteado a la UEU por parte de los legisladores en el Parlamento en 2021.

PROYECTO DE LEY

Privados quieren implementar una unidad reguladora.

Otro de los temas centrales en los que trabaja la Unión de Exportadores (UEU) es en la creación de una Unidad Reguladora de Servicios Portuarios (Ursep). En agosto de 2021, el Poder Ejecutivo había presentado al Parlamento un proyecto de ley para definir su creación, pero según informó Márquez, actualmente en la Cámara de Diputados se trabaja en otra iniciativa “mejorada”, dado que el proyecto de ley inicial “no cumplía con las expectativas” de los exportadores. De acuerdo con el presidente de la UEU, que la concesión del Estado uruguayo a Terminal Cuenca del Plata (TCP) haya sido por 60 años, implica “que es un tema que involucra a este gobierno, al que viene y al que viene. Nos va a trascender a todos nosotros, entonces lo que estamos diciendo es que queremos tener un organismo independiente que regule, fiscalice y controle en cierta forma, las tarifas y los servicios portuarios”, afirmó. El representante de los exportadores dijo que la gremial viene “hace varios años” trabajando en esta iniciativa que actualmente está en la Cámara de Diputados. “Es una tarea que tiene que pasar por el Poder Legislativo”, se “está trabajando en un proyecto de ley mejorado porque había un proyecto que no cumplía con las expectativas que creíamos que tenía que tener una unidad reguladora y en eso estamos trabajando”, puntualizó. El objetivo de la gremial es que la unidad reguladora sea independiente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), dado que entienden que como el organismo forma parte de TCP, no puede ser juez y parte. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA