El enoturismo irrumpe con fuerza en Uruguay

0
602

Un vino tinto rústico llamado tannat y un nuevo sendero de viñedos atraen a viajeros de todo el mundo a este pequeño país sudamericano. Durante años, Argentina y Chile dominaron la escena vinícola sudamericana, tanto en las estanterías como a través del turismo de viñedos. Pero ahora, una uva de moda llamada tannat está ayudando al pequeño Uruguay a ganar relevancia en el mundo de los enófilos. Hace una década, Sophie Le Baux se trasladó de Europa a Montevideo, la capital uruguaya, para abrir Baco, una vinoteca sudamericana. Pero cuando probó el tannat, la bebida nacional uruguaya, quedó horrorizada. “Pensé: ‘Uf, esto es muy difícil de beber. ¿Cómo voy a abrir un restaurante de vinos aquí?”. No era la única persona a la que no le gustaba el vino tinto rústico. “Los lugareños no creían en la calidad”, cuenta Santiago Deicas, de la célebre bodega Familia Deicas. “Y los uruguayos bebían mucho vino, así que no había necesidad de hacerlo de gama alta [para la exportación]”. Ahora, el tannat gana premios internacionales, los bodegueros uruguayos figuran en las listas de los mejores y hay una nueva ruta turística, el Mapa del Vino, que traza el 95% de las bodegas boutique de Uruguay. Como el país es pequeño, se puede utilizar para diseñar un viaje por carretera de una semana lleno de historia, paisajes y, por supuesto, vino.

Cómo el tannat está impulsando a Uruguay

Al igual que el tannat, Uruguay ha pasado desapercibido para los viajeros. Empequeñecido por sus vecinos Brasil y Argentina, el país (aproximadamente del tamaño de Inglaterra) no ha atraído a muchos turistas. El tannat, originario del suroeste de Francia, también ha pasado desapercibido y se conoce más como uva de mezcla en los países europeos y los estados de EE UU que la cultivan. Uruguay es el primer país que ha conseguido convertirla en un vino monovarietal.  El tannat se convirtió en la uva nacional de Uruguay porque prospera en el cambiante y a menudo húmedo clima costero. “Se mantiene sana en años lluviosos y combina perfectamente con el asado”, dice Deicas. Al principio no sabía bien. Pero cantidad no es igual a calidad. La uva crece en racimos muy apiñados, propensos al moho y de maduración lenta. Los elevados niveles de taninos que dan nombre a la uva pueden hacer que el trago sea terriblemente astringente y amargo.

“Hay una razón por la que la mayoría de los países no tienen tannat [como variedad única]”, señala Mariela Zubizarreta, cuya familia lleva cuatro generaciones cultivándolo en la Bodega Zubizarreta de Carmelo. En otros lugares, el tannat se mezcla con uvas más apetecibles. En Uruguay, se cultiva solo. Los punzantes taninos uruguayos solían llamar la atención. Pero hoy, los enólogos más jóvenes los transforman de ásperos en suaves, dando lugar a tintos terrosos y afrutados. Algunos eliminan las semillas, cargadas de taninos, después de la maceración; otros dejan que las uvas maduren demasiado o poco. El auge del tannat, dice Soledad Bassini, cocreadora del Mapa del Vino, ha “puesto a Uruguay en el mapa del mundo del vino”. Bassini es propietaria de Solera, un bar de vinos de la ciudad costera de José Ignacio. “Muchos turistas me preguntaban qué bodegas visitar, y yo solía dibujar mapas en servilletas. “Me di cuenta de que necesitábamos algo oficial”.

Siga la ruta del vino a través de la historia

En un corto trayecto por carretera desde el Río de la Plata (que separa Uruguay de Argentina) hasta la frontera costera con Brasil, pasará por ciudades centenarias, la animada Montevideo y playas de ensueño en el Atlántico, con catas de vino y estancias en viñedos por el camino. La mayoría de los viñedos se encuentran en las provincias de Colonia, Canelones y Maldonado. Comienza en la ciudad de Carmelo, en Colonia, donde se asentaron inmigrantes europeos como los Zubizarreta en el siglo XIX. Después de degustar vinos durante el almuerzo en la Bodega Zubizarreta, explora la larga historia vinícola de la zona, desde una iglesia en ruinas fundada por jesuitas que plantaron viñedos en el siglo XVIII hasta el pequeño centro de Carmelo, con su centro Art Déco. La ciudad atrajo a inmigrantes italianos y vascos a principios del siglo XX, que plantaron viñas en el exterior de sus casas, como en su tierra natal. Carmelo cuenta con ocho viñedos familiares, todos abiertos para catas, la mayoría a poca distancia en bicicleta unos de otros. Es un lugar tranquilo donde el asfalto da paso a caminos de tierra roja, los agricultores pasan en carros tirados por caballos y el Plata brilla bajo feroces puestas de sol anaranjadas. Puedes dormir en las habitaciones con vistas a las uvas de la bodega El Legado, o pruebe las empanadas con sorbos de tannat o albariño en El Quincho, el viñedo más nuevo de Carmelo, con su restaurante al aire libre. “El tannat lo es todo para mí”, dice su propietario, Adrián Conde, que está experimentando con la uva, envejeciéndola en ánforas de terracota para darle un sabor terroso. “Uruguay es una nación de inmigrantes que trajeron consigo la cultura del vino. Y los uruguayos domesticaron el tannat”.

El centro histórico del vino

Una de las primeras bodegas en dominar el tannat fue Familia Deicas, en la provincia de Canelones, a 240 kilómetros al suroeste de Carmelo y a unos 40 minutos al norte de Montevideo. Canelones fue la primera región vinícola de Uruguay. Los inmigrantes europeos se dispersaron desde la capital, plantando a su paso. Hoy Montevideo está rodeada de viñedos de larga tradición. En la década de 1980, la familia Deicas se dio cuenta de que el suelo arcilloso de Canelones era similar al de algunas zonas de Burdeos, lo que significaba que podía producir vinos de gran calidad. Ahora cultivan 15 variedades, desde cabernets bordeleses hasta tannat y la nueva moda uruguaya, el albariño. Las catas tienen lugar en la sede o en un patio a la sombra de eucaliptos y, durante la vendimia de otoño, enmarcado por flores rosas de macachín. Si te alojas en Montevideo, podrás realizar fácilmente excursiones de un día a otros viñedos de Canelones. Cerca de Famila Deicas, la empresa familiar Pisano vende vinos, incluido tannat espumoso, en una boutique. Al otro lado de la ciudad, la Bodega Bouza ofrece servicios de transporte desde Montevideo hasta su viñedo, a 20 minutos al noroeste, para visitas, catas y almuerzos en su restaurante, especializado en carne de vacuno uruguaya de primera calidad. En la frontera oriental de Canelones, Bracco Bosca es un viñedo de quinta generación con dos cabañas modernistas de madera entre las viñas. Si lo deseas, su propietaria, Fabiana Bracco Bosca, puede preparar un asado tradicional uruguayo y guiarte a su cabaña a contemplar las estrellas fugaces mientras degusta su refrescante clarete.

Brillantes bodegas costeras

La elegante región costera de Maldonado es el final perfecto para un viaje por carretera por el Mapa del Vino. Además de los lujosos balnearios de Punta del Este y José Ignacio, la zona ofrece toda una gama de experiencias vinícolas. En el Alto de la Ballena, los visitantes pueden degustar vinos y picadas en un acantilado de granito. O agarrar una bicicleta eléctrica para hacer un picnic entre los viñedos de la Bodega Garzón, propiedad de Alejandro Bulgheroni, multimillonario argentino que también posee viñedos en Argentina, Toscana y California. Otros alojamientos vinícolas son el LUZ Culinary Wine Lodge, cerca de José Ignacio, y las cabañas de alto diseño entre las viñas del Sacromonte, un complejo vinícola enclavado en las rocosas colinas del norte de Maldonado.

“No solo somos nuevos en el mundo del vino, también somos pequeños”, dice Bassini, creador del mapa. “No podemos producir grandes cantidades de vino ni competir en precio con Argentina o Chile. Pero el tannat es nuestra puerta de entrada: es inusual, pero lleno de personalidad”.

¡Como el propio Uruguay!. 

(POR JULIA BUCKLEY)

 https://www.nationalgeographicla.com/

DEJA UNA RESPUESTA