El agujero de ozono en la Antártida se hace inmenso y ya es de los mayores registrados

0
360

El paso de las estaciones provoca su fluctuación, haciendo que su tamaño aumente a partir del mes de agosto. El agujero en la capa de ozono sobre la Antártida ha aumentado este año y es uno de los mayores jamás registrados, según mediciones del satélite Sentinel 5P del sistema europeo Copérnico. El agujero en la capa de ozono sobre la Antártida ha aumentado este año y es uno de los mayores jamás registrados, según mediciones del satélite Sentinel 5P del sistema europeo Copérnico. El tamaño del agujero de la capa de ozono fluctúa periódicamente. De agosto a octubre, el agujero de ozono aumenta de tamaño, alcanzando un máximo entre mediados de septiembre y mediados de octubre. Cuando las temperaturas en lo alto de la estratosfera comienzan a aumentar en el hemisferio sur, el agotamiento del ozono se desacelera, el vórtice polar se debilita y finalmente se descompone, y hacia fines de diciembre. Posible influencia del Volcán de Tonga. 

La variabilidad del tamaño del agujero de ozono está determinada en gran medida por la fuerza de una fuerte banda de viento que fluye alrededor de la zona antártica. Esta fuerte banda de viento es una consecuencia directa de la rotación de la Tierra y de las fuertes diferencias de temperatura entre las latitudes polares y moderadas. Si la banda de viento es fuerte, actúa como una barrera: las masas de aire entre latitudes polares y templadas ya no pueden intercambiarse. Las masas de aire quedan entonces aisladas en las latitudes polares y se enfrían durante el invierno. Aunque puede ser demasiado pronto para discutir las razones detrás de las concentraciones actuales de ozono, algunos investigadores especulan que los patrones inusuales de ozono de este año podrían estar asociados con la erupción del Hunga Tonga-Hunga Ha’apai en enero de 2022, según la ESA. Antje Inness, científica senior de Copérnico, explica: “La erupción del volcán inyectó una gran cantidad de vapor de agua en la estratosfera, que solo llegó a las regiones del polo sur después del final del agujero de ozono de 2022. “El vapor de agua podría haber provocado una mayor formación de nubes estratosféricas polares, donde los clorofluorocarbonos (CFC) pueden reaccionar y acelerar el agotamiento de la capa de ozono”. Según Inness, la presencia de vapor de agua también puede contribuir “al enfriamiento de la estratosfera antártica, mejorando aún más la formación de estos terrones estratosféricos polares y dando como resultado un vórtice polar más robusto”. Sin embargo, es importante señalar que el impacto exacto de la erupción de Hunga Tonga en el agujero de ozono del hemisferio sur todavía es un tema de investigación en curso. En las décadas de 1970 y 1980, el uso generalizado de clorofluorocarbonos dañinos en productos como refrigeradores y latas de aerosol dañó el ozono en lo alto de nuestra atmósfera, lo que provocó un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida. En respuesta a esto, en 1987 se creó el Protocolo de Montreal para proteger la capa de ozono eliminando progresivamente la producción y el consumo de estas sustancias nocivas, lo que ha dado lugar a una recuperación de la capa de ozono.  https://www.publico.es/

DEJA UNA RESPUESTA