Tiene fecha el comienzo de obras para la hidrovía entre Uruguay y Brasil

0
507

El subsecretario del MTOP adelantó que se fijó el calendario para las tareas de dragado. Se trata de una obra clave para el comercio bilateral. En primavera comenzará el dragado del canal San Gonzalo para la construcción de la Hidrovía de Laguna Merín, un proyecto que forma parte de los acuerdos entre los países alcanzados en el mes de enero y que presenta un gran potencial para transformarse en un polo de desarrollo económico de toda la región este del país, principalmente en los departamentos de Cerro Largo, Rocha y Treinta y Tres. El subsecretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Olaizola, adelantó que el dragado del canal comenzará en primavera de este año. “Esto nos parece importante porque ratifica lo hablado en Brasilia y va en línea con la determinación del llamado a licitación de un nuevo puente sobre el río Yaguarón y la designación de internacional del aeropuerto de Rivera”, expresó Olaizola en relación a la visita oficial del 7 de marzo donde participaron los ministros de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo; de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche; de Transporte y Obras Públicas, José Luis Falero y el propio Olaizola. Este proyecto pertenece a los acuerdos entre el presidente Luis Lacalle Pou y el presidente brasileño Lula Da Silva, concretados en su visita a la capital uruguaya en enero de este año y facilitaría la interconexión de los cursos de agua desde Rio Grande do Sul, en Brasil, y de los mencionados departamentos uruguayos, junto a Maldonado y Lavalleja, según indicó un informe del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) publicado en 2019.

Una oportunidad de desarrollo económico

El desarrollo integral de una zona de influencia terrestre alrededor de la Laguna Merín impactaría directamente en la actividad y producción industrial de la región comprendida entre ambos países. La cuenca de la laguna, junto a sus afluentes, representan aproximadamente una sexta parte del país, con 33.000 kilómetros cuadrados, y cubren una superficie de 62.250 kilómetros cuadrados en el total binacional. Además, si se suma a la brasileña Lagoa dos Patos, el ecosistema lacustre asciende a los 143.000 kilómetros cuadrados, en un territorio habitado por unas 4,5 millones de personas. Entre los beneficios de la concreción de esta hidrovía, destacan el aumento en la competitividad por el acceso a nuevos mercados y un posible abaratamiento de los costos de transporte a raíz de una nueva mejora logística que favorezca la descentralización nacional. Las principales vías de salida fluvial para los bienes nacionales se encontrarían al sur y el oeste de la cuenca, e impactaría entre otros a la producción arrocera de la zona, que actualmente se encuentra obligado a movilizar la producción por carretera hasta el puerto de Montevideo, algo que impacta negativamente en el precio final de venta y la competitividad del sector. A su vez, podría existir un aumento del empleo y de la producción en una de las regiones con mayores carencias socioeconómicas del país. Al mismo tiempo, una mejora en el impacto ambiental a causa de la reducción del uso de combustibles fósiles. https://www.nuestromar.org/

DEJA UNA RESPUESTA