Proyecto Arazatí puede producir impactos ambientales significativos, según informe encargado por OSE

0
403

El subsecretario de Ambiente dijo que se tomarán medidas para minimizar los impactos de la obra e incluso puede haber un cambio de localización de la planta. El proyecto Arazatí puede producir impactos ambientales significativos, según el Informe de Viabilidad Ambiental de Localización que OSE presentó ante el Ministerio de Ambiente, elaborado por la consultora CSI Ingenieros, del que dio cuenta La Diaria este martes. El informe analiza las consecuencias de Arazatí, el proyecto del gobierno para otorgar a un privado la construcción de una planta potabilizadora que tomará agua del Río de la Plata, tendrá una laguna artificial como reserva de agua dulce, y llevará a través de nuevas cañerías el agua a la zona metropolitana. Lo que identifica son 93 tipos de impactos, de los cuales 27 tienen “potencial negativo significativo que necesitan una evaluación específica”, según el documento. Por eso propone que se realice “un estudio de impacto ambiental completo”. El informe advierte que la reserva artificial podría modificar “escorrentías superficiales y régimen hidráulico de cursos de agua”, generando “erosiones”, y una “mala gestión” podría “contaminar las aguas subterráneas”. La existencia de ese lago permanente no solo puede alterar el ecosistema, sino también ser un foco de eutrofización de los cursos de agua, un proceso de contaminación por el exceso de nutrientes que genera, entre otras consecuencias, la floración de cianobacterias.

El documento alerta también sobre la “pérdida de vegetación debido al despeje y tala” en zonas protegidas, que tiene flora y fauna nativas, y los cambios en el hábitat que pueden ahuyentar a los peces y afectar su actividad reproductiva. Esto tendría impacto para la población local, principalmente para dos puertos de pesca artesanal cercanos al lugar previsto para la planta. El estudio detalla que la obra va a requerir expropiar más de 250 hectáreas, y las tuberías pasarán por 114 padrones. En una zona productiva de actividades agrícolas y forestales, hay que tener en cuenta el “impacto socioeconómico sobre la población, (…) en función de potenciales pérdidas de infraestructura y renta de los propietarios”. Ante esto, el subsecretario de Ambiente, Gerardo Amarilla, dijo este martes que cualquier obra “genera impacto”. Sin embargo, señaló que en el caso de Arazatí se está en una “etapa previa” y que se realizará un estudio para determinar medidas que reduzcan o minimicen ese impacto. Incluso, apuntó que puede generar un cambio en la localización de la planta. “Lo que amerita este estudio es la ubicación de los lodos, que son lo que surge como residuo después del proceso de potabilización del agua”, dijo Amarilla a Telemundo. En ese sentido, sostuvo que el ministerio está analizando la ubicación de ese depósito de lodo “para que no genere un impacto ambiental negativo”. Amarilla agregó que cuando termine el proceso esperan que la OSE termine el proceso licitatorio y se presente “formalmente” el estudio de impacto ambiental a la cartera “para desarrollar lo que es la etapa posterior que es la evaluación del proyecto en sí”. https://www.teledoce.com/

DEJA UNA RESPUESTA