Paradojalmente propietarios de carga europeos recurren a naviera iraní para movilizar su carga a través del Mar Rojo

0
206

Los importadores y exportadores de la Unión Europea están utilizando una compañía naviera iraní para movilizar carga a través del Mar Rojo, “irónicamente un paso seguro para el transporte marítimo iraní en una región donde los misiles y drones suministrados por Irán están impidiendo el paso de las líneas naviera globales”, destaca el analista de la industria marítima Lars Jensen, al referirse a la paradoja a la que ha llevado la necesidad imperiosa de los propietarios de carga europeos de movilizar su carga, beneficiando a los mismos actores que han ayudado a sofocar el transporte marítimo internacional en el Mar Rojo. Según Jensen, HDASCO, la línea naviera de contenedores perteneciente al grupo IRISL, opera un servicio entre Irán y Europa “no solo proporcionando opciones de navegación directa, sino también utilizando el transbordo”. De hecho, tres de sus naves: “Kashan”, “Daisy” y “Shiba” se encuentran. Sin embargo, las cosas se tornan un poco más complejas al recordar que Estados Unidos mantiene sanciones en pie contra IRISL y HDASCO. Ambas, actualmente figuran en la lista de sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés) entidad responsable de administrar y hacer cumplir las sanciones económicas y comerciales impuestas por el gobierno estadounidense. Por su parte la UE eliminó las sanciones en 2016 como parte del acuerdo en relación con el programa nuclear de Irán. Estados Unidos también lo hizo inicialmente en 2016, pero en 2018 las reestableció, acción que la UE no ha replicado. Esta divergencia política coloca a las empresas de la UE que trabajan con HDASCO en una posición difícil, ya que, si bien no están infringiendo ninguna sanción de la UE, corren el riesgo de ser sancionadas por parte de Estados Unidos, que usualmente castiga a las entidades y empresas no estadounidenses que concreten negocios con las empresas que figuren en la “lista negra” de la OFAC. En este caso, por ejemplo, podría darse la prohibición a las empresas de la UE que mantienen tratos con las empresas iraníes sancionadas de hacer negocios con cualquier entidad basada en Estados Unidos o, incluso, incautar sus activos en Estados Unidos en caso de tenerlos. Pero no todo queda ahí, Lars Jensen recuerda que la UE tiene un reglamento conocido como el Estatuto de Bloqueo, el cual señala como ilegal que las entidades de la UE cumplan con sanciones extraterritoriales, como, por ejemplo, las impuestas por los Estados Unidos. Así, para una empresa basada en la UE, esto significa en la práctica, que está atrapada entre la espada y la pared, puesto que “no pueden cumplir al mismo tiempo con las sanciones de los Estados Unidos y con el estatuto de bloqueo de la UE. Hay muy pocos casos legales que establezcan un precedente, y por ahora parece que el estatuto de bloqueo de la UE es bastante ineficaz”, indica Jensen. En este punto, el analista cita del bufete de abogados Norton Rose Fulbright que indica que “el estatuto de bloqueo de la UE parece haber fracasado en la medida en que no se ha logrado su objetivo explícito: la protección de los operadores económicos de la UE frente a sanciones extraterritoriales. En su lugar, parece permitir posibles reclamaciones por daños y perjuicios contra los operadores económicos de la UE”. Es más, expone el bufete “el alcance imprevisible del artículo 6 profundiza el dilema ya existente para las empresas de cumplir con las sanciones de Estados Unidos, ya que esto al mismo tiempo conduce a sanciones en virtud del Estatuto de Bloqueo de la UE”. Para colmo de males, abunda Jensen, señala que entre los importadores de la UE ha trascendido que “las tarifas ofrecidas por la línea iraní desde, por ejemplo, la India hasta el Mar Negro son la mitad de las tarifas ofrecidas por otras líneas”. Esto, de acuerdo con el analista, deja a las empresas de la UE en una situación muy incierta y, además, lleva a que el transporte marítimo iraní pueda rebajar las tarifas de las navieras europeas, “a pesar de que son las armas iraníes las que impiden que las líneas europeas utilicen el Mar Rojo”, expone finalmente.  https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA