Medida impositiva de Argentina preocupa a exportadores y Cancillería evalúa alcance; “tomó por sorpresa” a las empresas

0
314

En momento de contracción de las exportaciones y de “atraso cambiario”, el comercio de Uruguay con Argentina sumó un nuevo problema con la generalización de un gravamen a las compras de dólares en su mercado, hechas para realizar importaciones tanto de mercaderías como de servicios en el exterior. A través del decreto 377, publicado el lunes 24 en el Boletín Oficial, el gobierno argentino extendió a más rubros la aplicación del denominado “Impuesto PAIS”, al adquirir divisas para la importación de una serie de mercaderías (7,5%) y servicios (en general 25%) en el exterior. Mientras en la Cancillería uruguaya están analizando el alcance de la medida, en el sector empresarial causó preocupación. El gravamen “desincentivaría aún más” la llegada de turistas argentinos al país, por lo que afectará en el nivel de actividad comercial, dijo la asesora económica de la Cámara de Comercio y Servicios, Ana Laura Fernández.

Ello, “sumado a los impactos que esto tiene también en el tipo de cambio, profundiza la relación de precios desfavorable” para Uruguay y “motiva aún más el corrimiento del consumo” hacia Argentina. En el sector financiero, que presta servicios a muchos clientes argentinos, todavía analizan los posibles efectos de la decisión. Desde la Unión de Exportadores evaluaron que una medida de este tipo “siempre es una complicación” para los negocios. “Va a impactar negativamente porque encarece y complica” las exportaciones al mercado argentino, dijo el director de Comercio Exterior de la Cámara de Industrias, César Bourdieu. Informó que algunos socios de la gremial confirmaron que a sus clientes se les había aplicado el tributo, al acceder a divisas para pagar importaciones. Explicó que si bien hay aspectos que restan reglamentarse, el Impuesto PAIS alcanza a una amplia variedad de productos. “Es una medida más de las tantas que Argentina ha aplicado en la historia, complicando o encareciendo las importaciones”, apuntó el dirigente industrial, pero reconoció que este tributo “tomó por sorpresa” a las empresas. Bourdieu recordó que Argentina ya usa un régimen de licencias de importación no automáticas ampliado recientemente, lo que impactó “fuerte en la corriente de negocios”. Además dijo, existen demoras y diferimientos en los pagos que llegan hasta los seis meses. El Impuesto PAIS “es una perla más de un collar casi infinito; siempre aparece alguna cosa nueva”, se lamentó. En el primer semestre, Argentina fue el cuarto mayor destino de las exportaciones de bienes uruguayos, aunque cayeron 58%. Es un mercado también relevante, por ejemplo, ahora en la venta del sector de tecnología de la información y la comunicación. Fuente: Búsqueda.  https://www.eltelegrafo.com/

DEJA UNA RESPUESTA