Futuro complejo para el comercio marítimo internacional

0
108

Siete meses después del ataque de Hamás del 7 de octubre del año pasado, Israel continúa infligiendo dolor a los palestinos ignorando la proporcionalidad, un principio fundamental de las Leyes Internacionales de Conflictos Armados. Nada parece detenerlos. Siguen adelante sin importar una resolución de la ONU para detener la ofensiva, las demandas internas desde Israel, la creciente angustia del mundo, los casos en la CIJ y la CPI, o la creciente amenaza de sanciones. Asimismo, nada parece disuadir a los hutíes de continuar su destrucción indiscriminada en el Mar Rojo en respuesta a la ofensiva israelí contra los palestinos. Incluso la Operación Guardián de la Prosperidad liderada por la Armada de los EE.UU., que involucra a varias otras armadas modernas, no ha dado frutos. El transporte marítimo internacional está teniendo tiempos difíciles en los próximos años debido al cambio de la geopolítica. La noticia de que Estados Unidos ha apelado a Irán para que controle a los hutíes fue un mal indicador de la impotencia del mundo. Los informes posteriores sobre la oferta de Estados Unidos de retirar a los hutíes de una lista de terroristas a cambio de la paz en el Mar Rojo demuestran la impotencia del mundo para disuadir a los adversarios comprometidos que están dispuestos a morir para lograr sus objetivos. Tim Lenderking, el enviado especial del presidente Joe Biden para Yemen, eliminó cualquier esperanza restante cuando admitió el 3 de abril que Estados Unidos favorece una solución diplomática y que «saben que no hay solución militar». Según informes de los medios, el portaviones Dwight D. Eisenhower desplegado con gran fanfarria en el Mar Rojo ha abandonado la zona y varias armadas, incluida la Armada de EE.UU., ahora solo escoltan barcos de alto valor a través del área. Esta es una realidad importante para el comercio internacional. La marina mercante no tiene más opción que coexistir con conflictos perennes en el futuro previsible. A partir de ahora, no hay luz al final del túnel. Y esto es por qué. Varios otros factores se combinan con conflictos perennes para formar una nueva normalidad incómoda para los barcos en el mar. El primero de ellos es la inevitable dependencia de puntos de estrangulamiento donde los barcos se convierten en blancos fáciles debido a las restricciones que los espacios constreñidos y la densidad del tráfico imponen a sus movimientos en estos puntos. El segundo es la facilidad de apuntar, ya que las identidades de los barcos, sus posiciones y los detalles de su travesía no pueden ocultarse cerca de los puntos de estrangulamiento, y las actualizaciones en vivo sobre ellos pueden transmitirse fácilmente a los adversarios.

Tercero, es la fácil disponibilidad de tecnologías y materiales de bajo costo, de venta libre o indígenas que excluyen por completo cualquier posibilidad de que el mundo pueda evitar la proliferación no deseada de armas no tradicionales modernas y plataformas de entrega de municiones. Cuarto, es el inminente cambio de las ofensivas contra los barcos al ámbito submarino, impulsado por el éxito de los drones de superficie y submarinos de Ucrania que expulsaron a la poderosa Armada rusa de las partes operacionalmente importantes del Mar Negro. Quinto, es la multitud de conflictos y potenciales conflictos que abundan en todo el mundo, en su mayoría rescoldos de la era del colonialismo europeo que pueden atizarse a voluntad hasta convertirse en incendios. Que los actores no estatales dominen varios de estos conflictos aumenta aún más el grado de dificultad para que los estados u organizaciones globales como la ONU los resuelvan. Todo esto se combina bien para formar una mezcla altamente incendiaria en un mundo cada vez más de derechas que tiene la intención de cuestionar la historia y deshacer los «agravios» del pasado. Sin límites a la distancia para viajar al pasado y desenterrar nuevos agravios, seguramente surgirán nuevos focos de problemas.

¿Qué significa esto para la marina mercante? Después de todo, no hay soluciones militares. Un enfoque masivo de todo el mundo que combine medidas diplomáticas, tecnológicas, económicas, sociales y militares, que se nutran profundamente de la historia, tiene las mejores posibilidades de éxito. Aunque la guerra submarina contra el comercio comenzó a principios de la Primera Guerra Mundial, se manifestó en su forma más destructiva solo en la Segunda Guerra Mundial. Es inquietante recordar que la campaña más larga que duró toda la Segunda Guerra Mundial fue la Batalla del Atlántico, donde los U-Boats alemanes hundieron barcos aliados. Comenzó al principio de la guerra y terminó solo cuando Alemania se rindió.

¿Cómo es esto relevante hoy en día? Primero, mientras que fue Alemania, un estado formal, el que infligió pérdidas a los aliados con la destrucción indiscriminada utilizando submarinos durante la Segunda Guerra Mundial, hoy son los hutíes, un actor no estatal, difícil de responsabilizar. Segundo, los submarinos eran grandes embarcaciones tripuladas cuyo despliegue y acciones inevitablemente estaban influenciados por la necesidad de proporcionar una posibilidad razonable de supervivencia a la tripulación durante la acción. Ninguna carga así restringe a los drones antibuque de superficie o submarinos. Tercero, los submarinos eran embarcaciones lo suficientemente grandes como para dar alguna posibilidad a sus adversarios de detectarlos y evitarlos o destruirlos. Los pequeños drones de superficie o submarinos tienen mucha menos vulnerabilidad. Algunas de estas lecciones deben incorporarse desde la etapa de diseño de los buques mercantes. Tercero, es necesario desarrollar operaciones multimodales para reducir la dependencia de los puntos de estrangulamiento volátiles en la medida de lo posible. Cuarto, los gobiernos del mundo deben asumir la responsabilidad directa y ordenar los pasos anteriores, ya que estos pasos cuestan dinero y, si se dejan al mundo corporativo, no actuarán de manera óptima por consideraciones de rentabilidad. Por último, pero no menos importante, las armadas de combate deben hacer ajustes serios en la estructuración de fuerzas, las operaciones y el entrenamiento para hacer frente a la nueva amenaza.  https://reporteasia.com/

DEJA UNA RESPUESTA