Falla humana habría provocado el hundimiento del dique y hay tres barcos afectados

0
423

Una grúa cayó de la platea del dique y cortó la electricidad de las bombas de achique. Se planea hacer una investigación de cómo sucedió y se cree que el daño económico ha sido alto. El dique flotante de la empresa Tsakos es como una letra ‘U’. Cada lado tiene 180 metros de largo. La parte que las une tenía las compuertas abiertas en la madrugada del miércoles 7 cuando sucedió el hundimiento. Varios obreros estaban realizando tareas de mantenimiento en ese momento. El agua afectó tres barcos y dos grúas, según dijo a El País una fuente estatal. Para comprender el accidente, hay que conocer el sencillo funcionamiento de un dique flotante. Éste utiliza el agua como lastre. Las compuertas se abren, se llenan de agua y el dique se va al fondo. Los barcos que van a ser reparados se acercan a baja velocidad y se amarran a las plateas ubicadas encimas de cada uno de los lados de la U.

Cuando está todo listo, el agua del lastre es expulsada hacia el exterior mediante enormes bombas de achique y el dique comienza a flotar en forma lenta. Cuando este logra su capacidad máxima de flotación, los barcos a ser reparados quedan en seco. Es decir, el fondo de sus cascos -en la jerga marítima se le denomina “obra viva” porque es la que trabaja en el mar y queda sumergida en el agua- queda expuesto para que obreros especializados puedan trabajar en ellos. Generalmente se trata de soldadores que cambian panas de acero o pasacascos, o pintores que limpian el casco de percebes, algas y organismos marinos, y luego le aplican una pintura para evitar que estos se peguen al fondo de la embarcación enlenteciendo su navegación, entre otras tareas. En la madrugada del miércoles 7, por razones que se desconocen, el agua llegó a la platea o cubierta del dique. Ingresó a las compuertas abiertas y este comenzó a inundarse. Arriba del dique habían cinco barcos amarrados, a los que se les estaba realizando tareas de mantenimiento. Con el ingreso de agua, el dique comenzó a hundirse de proa. Dos grúas se desplazaron en sus carriles y salieron de sus topes y cayeron al agua. Una de ellas cortó los cables de suministro de energía eléctrica, según relató una fuente.

Con las bombas de achique sin poder operar, el dique se hundió hasta el fondo.

La fuente además señaló que, aunque no hay demasiada información sobre el origen del siniestro, se estima que “hay mucho de falla humana. Un descuido. Se dejaron abiertas las compuertas del dique y por ahí ingresó el agua”.

Pesqueros

El dique flotante tenía encima cinco barcos que estaban en zona de reparación. Tres de ellos y dos grúas resultaron afectados, explicó el capitán de Puerto, Ricardo Della Santa, y aseguró que no hubo personas heridas, ya que se pudo evacuar a todos los trabajadores al momento del incidente. En la mañana de ayer, efectivos de la Armada y funcionarios del puerto trabajaban para iniciar las reparaciones del sistema eléctrico para poder suministrar energía a las bombas de achique del dique. Della Santa dijo que se debe reflotar el dique e intentar recuperar los tres barcos que quedaron semihundidos, ya que al estar siendo reparados y tener parte de su casco abierto, tuvieron ingreso de agua. “Uno de ellos se tumbó”, explicó el jerarca portuario en la tarde de ayer a El País. Los otros dos barcos, que estaban siendo reparados en el dique, que no tenían el casco abierto, pudieron ser retirados del lugar, indicó el capitán de puerto, y señaló que los tres barcos afectados son coreanos, y tienen unos 60 metros de eslora (largo) cada uno y unos cuatro metros de manga (ancho). Los que no sufrieron daños, uno de ellos tiene bandera china y el otro española. Una de las grúas impactó al caer en una pequeña draga que trabajaba para mantener el calado en la zona del dique Tsakos.

Un gran golpe

Ahora, la Armada realizará el peritaje oficial de lo sucedido y se valuarán los daños, así como determinará la necesidad de obras para recuperar la infraestructura afectada, tanto del dique como de los barcos. Se espera además que cada armador y empresa aseguradora disponga de sus peritajes privados, para luego ejecutar sus seguros. Desde la empresa Tsakos, su gerente general, Germán Aguirrezabala, dijo a El País que ya comenzaron los trabajos para poder conocer las razones que originaron el hundimiento, pero que el reflote y puesta en marcha de las instalaciones “llevará un tiempo”. “Lo importante es que no se lastimó nadie. Estamos preservando los buques de nuestros clientes y la investigación va a llevar su tiempo. Se actuó de acuerdo al plan de emergencia de la empresa. Aunque, sin dudas, generará un golpe económico”, agregó Aguirrezabala. Y concluyó: “Para nosotros esto es un gran golpe”.  https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA