El camino de la pulpa de celulosa: desde Paso de los Toros, pasando por el tren, al puerto de Montevideo

0
312

Desde 2023 funciona la segunda planta de UPM en Uruguay, instalada en Paso de los Toros. En el proceso, la madera llega a la planta, se corta en pequeños trozos que se acopian para luego ingresar al proceso de cocción y así obtener la celulosa contenida en la madera. Tras este proceso, puede ser exportada. Para trasladar la pulpa de celulosa hacia el puerto, se puso en marcha gradualmente el servicio de tren. Cada locomotora transporta más de 2.200 toneladas a lo largo de 260 km de vías. Comenzó el 2 de abril y el primer viaje fue conducido por Silvana Olivera. “Yo soy de la ciudad de Tacuarembó, me crié en el barrio Ferrocarril. Siempre este sector me generó mucha curiosidad, porque aprendí a convivir con él viviendo tan cerca en la ciudad de Tacuarembó. Desde chica me apasionó mucho lo que es la electromecánica, mecánica en sí, así que estudié en la UTU electromecánica”, contó. Se presentó a un llamado y fue seleccionada. Es una de los 26 maquinistas preparados para operar estas locomotoras. “Fue un proceso de un año de aprendizaje, tanto teórico como práctico, para poder llegar al día de hoy estar manejando trenes”, agregó. El trayecto dura unas 5 horas, a una velocidad máxima de 80 km/h, que disminuye en distintos tramos. “Un recuerdo muy lindo, positivo, la gente salía a las inmediaciones a saludar, a festejar. Me quedó guardado un señor que se subió a un muro con una bandera de Uruguay a festejar y a saludarnos y a pedir que tocáramos bocina, y fue muy lindo ver que la gente estaba expectante y esperando ese tren cargado”, compartió. Jose Melo es otro de los maquinistas a cargo del tren, reside en Paso de los Toros y para capacitarse viajó por primera vez al exterior. “Siempre estuve enrolado con el tema de los ferrocarriles, me gustaba de chico. Vivía cerca de las vías y cada vez que escuchaba el tren salí corriendo a verlo. Más de grande fui militar y particularmente era del arma de ingenieros de Paso de los Toros, que antes se llamaba batallón de ferrocarrileros. Entonces siempre estaba con eso de los trenes y las vías y las vaporeras. Igual nunca pensé que iba a conducir una locomotora de esta magnitud”, afirmó. La cabina de la locomotora es pequeña y cada una transporta la carga correspondiente a 55 camiones.

“Son trenes muy modernos. Yo creo que hoy podemos decir que a nivel ferroviario estamos a niveles de países europeos. Porque tiene mucha tecnología y lo más importante es que son muy seguros. Hay que respetar las señales, se va a bajar la barrera, va a sonar la alarma sonora y nosotros vamos a avisar con la bocina. Es algo normal como en la ruta, un semáforo normal”, explicó. Unas 3.4 millones de toneladas de celulosa por año son exportadas desde Uruguay a destinos como Europa y China, entre las dos plantas de UPM. En la empresa trabajan directamente 7 mil personas y con el comienzo de la operativa en Paso de los Toros se debió incorporar más personal. Con 26 años, Belén fue una de las primeras técnicas logísticas que ingresó a trabajar en la base de control que se instaló en el puerto y egresó de la UTU de Fray Bentos. “Recibimos la pulpa, que produce Paso de los Toros, la almacenamos hasta que tenemos un buque y la mandamos al destino asignado. Tenemos sistemas automatizados y estamos en continuo control, ya que también tenemos almacenamiento de químicos, para luego enviarlo como la materia prima que se va a utilizar en Paso de los Toros”, contó Belén. Belén trabaja junto a Leticia, otra de las jóvenes que forma el equipo logístico. Leticia pasó por enfermería hasta que decidió cambiar y pasar a controlar camiones y trenes. Desde la base puede hacer el seguimiento de cada uno. “Hemos tenido que aprender desde cero lo que es la dinámica del tren”, afirmó Leticia. “Hoy en día somos capaces de recibir el tren y de recibirlo con toda la seguridad”, remarcó.

En esta recorrida, el equipo de Subrayado llegó hasta el lugar donde se almacena la pasta de celulosa hasta que es cargada en los buques que la transportan al exterior. La pulpa de celulosa es utilizada para productos de la vida diaria como servilletas, insumos médicos, bolsas, telas y otros elementos farmacéuticos. Al llegar al puerto es almacenada en enormes galpones por operadores que la dejan pronta para exportar. Jhonatan trabajaba como taxista y Joana era recepcionista en una fábrica de pastas, ambos se decidieron cambiar y concursar para estos puestos. “Nunca me había visto a mí en una máquina así, grande, de altura, pesada, montar carga, elevar hasta cuatro metros de altura, pero la verdad que me creo recapaz, me regusta”, contó Joana.

 

DEJA UNA RESPUESTA