DOLORES MOREIRA, DE RIO A LA NAVIDAD EN EL AIRE RUMBO A MALASIA

0
650
A Malasia

Terminó 16ª en la Copa Brasil, la que encaró como entrenamiento después de dos meses alejada del agua, sumergida en la rehabilitación para superar la lesión que la aquejó en la espalda. Integró una flota con lo más selecto del Laser Radial mundial, dado que debió medirse ante cinco medallistas olímpicas, las 10 primeras rankeadas del mundo y unas siete campeonas mundiales.

 

Pero la velerista sanducera Dolores Moreira se dio el gusto de superar esta primera prueba con nota. No solo porque ocupó ese 16º puesto sino que se quedó con el primer escalón en la categoría Juvenil.
“Estuvo buenísimo, no sentí nada en la espalda y lo disfruté muchísimo”, confesó. Para “Lola” fue tocar el cielo con las manos. Por todo; por el resultado, por medirse con quienes considera sus ídolas pero, sobre todo, por haberse sacado las ganas de haber vuelto a navegar y nada menos que en las mismas canchas de Rio de Janeiro en las que en agosto próximo vivirá su primera experiencia en unos Juegos Olímpicos.-“Esta Copa Brasil fue prácticamente un preolímpico. El nivel fue espectacular, y pude mezclarme ahí, así que estoy muy feliz. Me sentí bien, de la lesión no sentí nada aunque tengo que seguir trabajando. Pero correr con esa gente fue impresionante; fue como el Mundial de Santander, porque son mis ídolas. La que quedó 15ª es la que fue cuarta en los Juegos Olímpicos; son todas mucho más grandes que yo, en físico y en edad, así que estoy más que conforme”, relató. La sanducera volvió con el objetivo de entrenar fuerte y de conocer las condiciones de Rio de Janeiro. En desventaja, porque todas las veleristas que también estarán en los Juegos ya están instaladas en Rio desde hace meses. “Ya viven ahí, entrenan ahí y salen afuera a competir en el Circuito Mundial, pero luego retornan a Rio”, contó como para dejar en claro la situación. “En el diario O’Globo pusieron una foto en la que estaba el plano de Rio, con los diferentes clubes náuticos, y en cada club pusieron las banderas de las diferentes federaciones de distintas partes del mundo que ya están instaladas en Brasil. Es impresionante”, agregó.                                               
APUNTES Y CONCLUSIONES.-Rio estará complicado. No solo por el nivel, porque “Lola” es juvenil y se medirá ante lo más selecto de la clase, sino porque las condiciones son difíciles. “La cancha es brava, muy complicada. La mirás, la probás, y en la mitad de la regata la corriente comienza a tirar hacia otro lado y el viento cambia totalmente, puede pasar de todo. Es difícil pero la llevé bien”, dijo.
Y tiró: “Supuestamente esta época del año es la de viento; sopló todos los días
porque es un viento que se llama térmico. En la zona que corrimos, dentro de la bahía de Rio, hay cuatro canchas, y afuera hay una. El día que corrimos afuera no hubo viento. ¿En la época de los Juegos? Dicen que hay poco viento. Por eso pensamos volver en junio y esperamos estar al menos un mes”.
NAVIDAD EN EL AVIÓN.- Deporte y sacrificio van de la mano. Y esta vez tocará una experiencia nueva más allá del esfuerzo de los entrenamientos, de dejar de lado situaciones propias de la edad: Moreira pasará la Navidad en un avión dado que mañana volará rumbo a Malasia para afrontar el Mundial Juvenil.¨Ni desarmé la valija; lavé las cosas y las volví a guardar. Van a ser dos días de viaje, así que pasaré la Navidad en el avión”, dijo ya resignada, por lo que intentaba aprovechar a pleno los pocos días que le quedaban con la familia.
El Mundial comenzará el 28, así que el comienzo del nuevo año la encontrará del otro lado del mundo, adaptándose a la situación, al horario y concentrada en la competencia. En la cita mundialista, Moreira se enfrentará a veleristas de su edad, y más allá de estos dos meses fuera del agua, y de la vuelta en Rio que permite soñar, es importante señalar que se enfrentará a deportistas de su edad, lo que no es poca cosa; al contrario. Hasta la Federación Internacional la tiene como candidata al podio, plasmando su nombre y destacando que si bien el sueño de todo velerista es estar en unos Juegos Olímpicos, son muy pocos los juveniles que lo han logrado. Como es el caso de “Lola”.
– (El Telégrafo)

DEJA UNA RESPUESTA