Antártida: el rompehielos ARA “Almirante Irízar” y una travesía que marca soberanía nacional

0
425

El buque de la Armada Argentina desplegó y repliega personal militar y científico con un impactante desempeño en Marambio y Petrel, mientras avanza con rumbo hacia la base conjunta Esperanza, con operaciones logísticas incluidas. La campaña antártica de verano 2022/23 comenzó el 15 de diciembre pasado y finalizará los primeros días de mayo. Actualmente se lleva a cabo la tercera etapa de la operación, que comenzó la última semana de marzo. Particularmente, estos últimos días y mediante las aeronaves Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, se descargaron en la base Marambio tambores de 205 litros de combustible JP1, mientras se esperaba el arribo del avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, que replegaría hacia continente a las autoridades que habían embarcado en Ushuaia, para acompañar este tramo de la travesía, que incluyó Esperanza y Petrel. El aprovechamiento de cada vuelo era dual, ya que – en cada regreso de los helicópteros al rompehielos que seguirá adentrándose en el gigante blanco- traía consigo a las familias que invernarán en la Base Antártica Conjunta Esperanza. Una vez superadas las actividades de traslados y reabastecimiento de Marambio, finalizó la Campaña Antártica de Verano 2022/23 allí. En la base Petrel, el despliegue particular fue en lanchas de desembarco de personal y material (EDPV “San Martín” y “Corbeta Uruguay”) y con botes neumáticos MK-5. Durante las tareas de reabastecimiento, que demandaron más de 14 horas ininterrumpidas, se desembarcaron 10.000 litros de gasoil antártico; unos 2.500 litros de combustible JP1 para el reabastecimiento circunstancial de los helicópteros Bell que operan desde la Base Marambio; crucetas de aleación -de 1500 kg cada una- que servirán para construir las bases de la nueva casa principal de Petrel; y bultos de carga especial con pinturas, materiales de construcción y herramientas. Con esos dos hitos cumplidos sin contratiempos, el rompehielos de la Armada puso proa nuevamente hacia la Base Antártica Conjunta Esperanza, donde seguirá contribuyendo al desarrollo científico y soberano del país, mientras el personal militar continúa entregando claros ejemplos de extrema vocación en épocas de adversidades varias. https://www.ellitoral.com/

DEJA UNA RESPUESTA