LA CARP Y LA CARU.

1
251

Comisiones Administradoras del Río de la Plata y Río Uruguay, Fueron creadas en el Tratado del Río de la Plata y Estatuto del Río Uruguay, para la administración de los asuntos que se plantearan en las relaciones de Uruguay y Argentina, en sus cursos.

Las Delegaciones uruguayas de 5 delegados, que fueron primariamente, designados entre funcionarios del Estado, que prestaban servicios en oficinas del mismo, cuyos cometidos incidían en temas relacionados con actividades en los ríos.

Estos funcionarios, no recibían ningún salario extra por estas tareas, más allá de viáticos si debían salir de su lugar habitual en cumplimiento de misiones.

Por disposiciones posteriores, los delegados fueron nombrados por designación política, dejándose de lado el principio de que debían guardar una relación de conocimiento y experiencias vinculadas a sus tareas en organismos del Estado.

Los nombramientos tuvieron origen en compensación y reconocimiento de adhesión política a quienes no lograban ubicación por carecer de votos suficientes para ello. A su vez se comenzó a darse retribuciones por servicio, en moneda dólares americanos, por ser comisiones internacionales,

Este proceso, cambió experiencia y conocimientos, por soluciones personales de políticos fracasados, u otros casos de amiguismo o compromiso político.

El avance de este sistema, fue interesante para el político de turno, como fuente de poder resaltar sus virtudes y resurgir en la arena política con posibilidades que superar magros resultados electorales anteriores.

Esta modalidad, fue haciendo necesaria la independencia mayor posible, para tener libre opción en sus aspiraciones, mediante su participación en las Comisiones. Ello provocó incluso, la eliminación de la Dirección que centralizaba las actuaciones de las Comisiones, quedando así liberadas en su funcionamiento, bajo la batuta de los propios delegados.

La llegada  del Frente Amplio al gobierno, en su apetito de participación remunerada en cargos políticamente designados, agravó este proceso.

A punto tal que la CARP por auto decisión en 2013, se declara administradora directa de las recaudaciones por peaje en el Canal de Martín García, a tiempo de que sus integrantes en la Delegación uruguaya, se perpetúan en sus cargos, o se suplantan por integrantes de esa ideología política.

Desde ese tiempo, ha sido dificultoso conocer estadísticas de paso de buques, así como montos de las recaudaciones, que si se refieren a movimientos del Gran Rosario, donde la cantidad de buques tiene relación directa, en parte, con el paso por Martin García, permite obtener cifras de recaudación muy importantes, utilizando el costo del peaje publicado en página web de la CARP. Cifras millonarias en dólares.

En tanto en la CARU con igual forma de designación de los delegados, aparece un crecimiento en asesorías y servicios de apoyo, con nombramientos de funcionarios, con vinculación frenteamplista normalmente conocida, sustituyendo tareas normales que eran proporcionadas por organismos del Estado, o sea duplicando las tareas, hasta llegar a separarse de los organismos del Estado y remplazarlos por sus propios seudo organismos creados.

Últimamente, prensa argentina reiteradamente hace fuertes cuestionamientos a sus representaciones en ambas comisiones señalando auto salarios de 8.500 dólares y 10 mil para presidentes, lo que he considerado no un abuso, sino una indecencia.

A ello se agrega faltante de pagos por dragado en cifras millonarias en dólares e intriga con manejo de fondos.

En el caso de Uruguay, esos dragados tienen cuestionamientos no divulgados, tanto en el Plata  como en el Uruguay, que será motivo de otro análisis, a lo que suma una interrogante: Quien entonces pagó los dragados?

Y como frutilla de la torta, el Presidente del Frente Amplio, reclama ofendido, que en acuerdo con el grupo formado dentro de ese partido para analizar la participación ofrecida, donde actúan Topolanski, Juan Castillo y otros, no se incluyen estas Comisiones.

El cometido de las mismas, no es justamente de contralor económico como los Entes del Estado.

Sólo se pretende mantener participación en cargos bien remunerados, y de privilegiada actividad.

A la vergüenza del reclamo, se suma una pretensión de evidente lujuria política.

YEF

Nota: * (Capitán de Navío (R) Yamandú E. Flangini, Promotor, redactor y negociador del Tratado del Río de la Plata, del Estatuto del Río Uruguay, Delegado ante NNUU en Convención del Mar, Experto en temas marítimos y, de soberanía y límites, ex titular de DINARA)

1 COMENTARIO

  1. VALIENTE ARTÍCULO DENUNCIANDO ESAS LAMENTABLES IRREGULARIDADES QUE EMPAÑAN LA IMPORTANTE FUNCIÓN DE ESOS ORGANISMOS CLAVE DE LA INTEGRACIÓN DE LOS PAÍSES.
    HE TRABAJADO EN VARIOS TEMAS DEL RÍO URUGUAY ESTANDO EN CONTACTO CON CARU, Y SER CONTRATADO POR ESTE ORGANISMO EN UNA OPORTUNIDAD.

DEJA UNA RESPUESTA