Las autoridades uruguayas aseguraron que avanzan las gestiones con Brasil por la Hidrovía

1
114

El sueño de la hidrovía del río Uruguay que permitirá la navegación del río aguas arribas desde su nacimiento en el sur de Brasil hasta la salida al mar por el Río de La Plata, fue abordado con optimismo por las autoridades presentes en el lanzamiento del Polo Educativo, Científico y Tecnológico de Salto Grande. El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, y el presidente de la delegación uruguaya de Salto Grande, Carlos Arbisu, expresaron a DIARIOJUNIO que existe una férrea voluntad de continuar con las obras de navegabilidad. Además, contaron que ya están bien iniciadas las conversaciones con representantes del gobierno brasilero –pata fundamental del proyecto por la importancia económica del gigante sudamericano- y que en breve estarán los resultados de un estudio sobre las características de las cargas que podrían transitar el río y la potencialidad futura del proyecto una vez que esté en funciones.   

Semanas atrás el jurista uruguayo, ex canciller y hombre de vasta experiencia en asuntos internacionales, Edison Gonzáles Lapeyre, puso en duda – en una nota publicada por el diario El País de Uruguay- el desarrollo del proyecto de una hidrovía en el río Uruguay, explicando que era necesario solucionar primero problemas diplomáticos, jurídicos y fácticos con la República Federativa del Brasil, lo que requeriría de un tratado internacional que excede la competencia de Comisión Técnica Mixta de Salto Grande y de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). En la misma nota, si bien reconoció estar al tanto del interés de sectores productivos del sur de Brasil por contar con una salida al mar más ágil, rápida y económica, expresó que esos deseos no serían acordes a las directrices de la geopolítica del Brasil, país al que no le interesaría que “sus cargas pudieran salir por dos cursos fluviales que son de jurisdicción exclusiva de los países platenses y transbordadas en puertos argentinos y uruguayos.”

Consultado por DIARIOJUNIO el presidente del Uruguay, Luis Lacalle Pou, expresó respecto a la hidrovía que “primero es un acuerdo entre Argentina y Uruguay, y después –juntos- con el Brasil. Obviamente que si hay una predisposición a esta obra de parte del gobierno uruguayo y de algunos gobiernos provinciales argentinos, después deberíamos hablar con el gobierno brasileño, con el gobierno federal y el estadual. El viernes 13 de marzo pasado estuvimos reunidos con un senador brasilero que está bregando para que esta hidrovía sea una realidad. Creo que es una gran oportunidad para la región, para Argentina, para Brasil y para nuestro país.”

Consultado si el proyecto es posible aún sin Brasil, Lacalle Pou dijo que “está la posibilidad de otro puerto en Tacuarí, que utilizaría la Laguna Merín y la Laguna de los Patos, cargaría eventualmente producción del este de nuestro país y terminaría saliendo al océano atlántico por puertos brasileños. Pero, ¿en quién tengo que pensar yo? Yo tengo que pensar en el que produce. Tengo que pensar en el que paga más flete del que debería pagar. En los del sector este de mi país que tienen que venir hasta Montevideo o Nueva Palmira. Lo que uno quiere de su gente es que sea más próspera y para que sea más próspera tiene que tener entre sus costos de producción un menor costo de traslado, entre otras cosas, para poder tener más ganancias y descentralizar el transporte. Es una ecuación económica. Yo creo que el proyecto fortalece igualmente todos aquellos territorios al norte de Salto, pero obviamente que la magnitud con Brasil adentro del proyecto es sensiblemente más importante.”  

Por su parte el presidente de la delegación uruguaya en CTM, Carlos Arbisu, con palpable entusiasmo, dijo a DIARIOJUNIO que “estas cosas salen porque hay sintonía y empatía entre las dos delegaciones. Estamos sacando cosas que en otros momentos estaban postergadas. Cuando se alinean los astros hay que aprovecharlos. Sobre todo como se están alineando ahora con dos delegaciones que están trabajando enfocadas netamente en el desarrollo regional. Acá tenemos varias cosas: Un gobierno nacional uruguayo que lo quiere, un gobierno provincial entrerriano que lo quiere y es un tema que está dentro de la agenda nacional de ambos países que lo quieren.” Respecto a la incógnita brasilera, Arbisu se mostró bastante optimista y relató que con Brasil tuvimos reuniones en Colonia Palma (R.O.U.), frente a Mocoretá. Ellos plantearon un problema de logística, les está quedando a contramano sacar sus cargas por el Atlántico, con hasta 80km de colas de camiones y dos semanas de tiempo perdido. Ven, en el río Uruguay, una salida operativa y logística más rápida y económica.” En la nota publicada por El País, el jurista, ex canciller y hombre de décadas trabajando para el ministerio de Relaciones Exteriores del Uruguay, Edison Gonzáles Lapeyre, había dicho sobre el delegado uruguayo en CTM, Arbisu, que al encarar un proyecto de la naturaleza de la hidrovía está “actuando fuera de los cometidos que le corresponden”.

Consultado sobre los dichos, Arbisu se dirigió a Lapeyre diciendo que “es una persona de mucho respeto y trayectoria con la que estuvimos reunidos, intercambiando ideas y cuestiones que ahora están en el escenario y antes no lo estaban. Como dijo el presidente de la República: “Acá no estamos para chocar contra una pared”, pero sí estamos viendo las posibilidades de temas concretos donde hay una voluntad política fuerte. También hay que contar que existe un cambio en la matriz productiva no solamente del norte argentino sino también del sur de Brasil y que, de alguna manera, desde el punto de vista logístico, todos quieren una salida más operativa para toda esa carga de la región.” Arbisu contó además que “en estos momentos se está llevando a cabo un estudio que seguramente se terminará en noviembre respecto de la carga al norte de la represa de Salto Grande, que corresponde al norte de Argentina, sur de Brasil y una partecita del Uruguay, pero también habrá un estudio posterior sobre la potencialidad del proyecto. Ese estudio lo van a tener en mano los presidentes argentinos y uruguayos. Y yo creo que Lacalle se lo va hacer llegar a Bolsonaro.” Respecto a un plazo de inicio potencial para las obras de la hidrovía que posibiliten la navegación aguas arribas de la represa, el delegado uruguayo de CTM dijo que “esto va a arrancar ni bien tengamos el aval para hacerlo. Ya hay muchas empresas privadas que están interesadas en ser parte del proyecto que va a tener una parte fundamental en Salto Grande. Es continuar el legado de los pioneros de esta obra. Recordemos que acá tenemos parte de la exclusa que en su momento insumió un tercio de la obra civil de Salto Grande y que alguna vez tenemos que terminar”, concluyó. https://www.diariojunio.com.ar/

1 COMENTARIO

  1. Si se consultara a quienes conocen de lo que se trata, las respuestas serían otras. Lo que expresó el Dr. González Lapeyre es lo más real frente a expresiones políticas vacías de fundamentos, de asesorías al Presidente mal realizadas y de personas que utilizan ilusorios proyectos como parte de su escenario de participación sin tener mínimas nociones de lo verdadero. A la fecha y quizás hasta en el futuro lo que se propone como Hidrovía del Río Uruguay, es solo un imposible general, y con aspectos de venta de humo’.

DEJA UNA RESPUESTA