Hidrovía: en marzo recibió 234 barcos y desafía la bajante del río Paraná

0
69

Más del 90% fue para la carga de granos, subproductos y aceites, el valor más alto en los últimos 20 años, según la Bolsa de Comercio de Rosario. Los buques salen de los puertos con 20 mil toneladas menos. No se espera una mejora en las condiciones para los próximos tres meses. En medio de esta situación extraordinaria que impacta sobre toda la cuenca del Plata, la Hidrovía y su sistema navegable troncal han podido sortear en 2021 una exigente prueba en su competitividad exportadora. En estos días, la altura del río en Rosario se sitúa en 57 centímetros, lo que marca la bajante (a partir de unos 3,5 metros promedio) que se vino encadenando en los últimos dos años. “Estamos perdiendo de cargar 20.000 toneladas en un barco tipo Panamax, lo que implica mayores costos logísticos y, por lo tanto, una afectación en la competitividad”. Los barcos siguen entrando a la zona de Rosario donde hay unos 70 kilómetros bajo mantenimiento del canal, particularmente en los “pasos críticos” en los cuales se forman ondulaciones o médanos en el lecho del río. Los buques transoceánicos deben completar carga en Bahía Blanca, si se trata de granos, o en Montevideo o el sur de Brasil, si son otros productos. De acuerdo con los informes del Instituto Nacional del Agua, la perspectiva de corto plazo anticipa que no habrá una mejora sustancial en los próximos dos a tres meses, cuando se produce el ingreso de la nueva cosecha. Algunas lluvias sobre el río Paraguay y en el área de la represa de Itaipú permitirían recomponer los caudales, pero no de forma significativa. La navegación de barcazas en la zona norte también está severamente complicada. La Bolsa rosarina y otras entidades (la Cámara Argentina del Acero, la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas, la Cámara de Puertos Privados Comerciales) destinaron casi dos millones de dólares en una consultoría para una propuesta de largo plazo sobre la Hidrovía. En sus conclusiones, el trabajo propone mejoras, avanzar en la profundización, sumar tecnología en señalización y balizamiento, lo que llevaría a un ahorro de costos entre el 15 y 20 por ciento, según el tipo de buque. También propone aumentar la capacidad de los accesos terrestres. Estas obras permitirían bajar costos por el tiempo de traslado de la producción. https://www.nuestromar.org/

DEJA UNA RESPUESTA