Empiezan a operar la draga cortadora más grande y la de succión más ecológica del mundo en el Puerto Quequén

0
123

El presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Arturo Rojas, participó en la presentación técnica de la puesta en marcha de la obra de profundización a 50 pies de la terminal, tras la llegada días atrás de la draga cortadora IBN Battuta de Jan de Nul, procedente del puerto de Guayaquil, Ecuador, donde realizó el dragado de apertura del canal. “Con mucha responsabilidad y austeridad en la administración de los recursos, sumados al esfuerzo y el compromiso de todos, estamos concretando la obra más importante desde la creación del Consorcio y nos reunimos en un evento de inauguración del proceso de ejecución de la obra que nos convertirá en el puerto más profundo de la Argentina”, indicó Rojas. La draga Ibn Battuta, una de las cortadoras más potentes del mundo, “desarrollará la tarea de corte del material duro del fondo del canal e interior portuario, llevando la profundidad del mismo a 50 pies tal como exige el pliego licitatorio y el contrato instrumental”, señaló el funcionario provincial.   Luego de su alistamiento, comenzará a trabajar en conjunto con la draga de succión Afonso de Albuquerque, la draga más amigable con el medio ambiente del mundo, y la draga de inyección DN28.

Financiamiento e inversiones

El dragado será financiado con fondos propios del consorcio, a partir de los aportes del sector privado a un fideicomiso creado para tal fin, y con la garantía de los bancos Macro y BICE. De esta manera, Puerto Quequén logrará mayores estándares de competitividad, al estar operativo “prácticamente los 365 días del año”, lo que garantizará, según sus autoridades, un atractivo para la radicación de más inversiones.

Desarrollo del puerto y la región

En el marco de la puesta en marcha del dragado que convertirá a Quequén en el puerto más profundo de Argentina, el Dr. Rojas aseguró “hoy estamos ante un hecho histórico, ante una obra con visión de futuro. Es de las que no se ven, pero que son realmente importantes para el progreso de una región, que traen trabajo, inversiones, producción y crecimiento, para mejorar la calidad de vida de todos los vecinos”. Luego de visualizar un video institucional sobre el arribo de los equipos a la estación marítima, sus tareas y precisiones técnicas, Arturo Rojas afirmó que “falta mucho por hacer, pero estoy convencido de que si lo hacemos en conjunto lo podemos lograr. Sigamos avanzando para sentir el orgullo de que nuestro puerto es uno de los principales de la Argentina”. El titular del Consorcio de Gestión identificó como grandes pasos en el camino hacia la concreción de la obra más importante desde la creación del Consorcio, “volver a planificar con la actualización del Plan Director hasta 2026; lograr la transparencia a través de licitaciones públicas online con acceso público a la información y la documentación; no sin antes ordenar las cuentas, empleando austeridad; y el trabajo en equipo de todos los integrantes de la cadena exportadora de Puerto Quequén”.

Reuniones operativas con los actores portuarios y Jan de Nul

on miras a optimizar la logística portuaria ante la obra pública más importante desde la creación del Consorcio, el gerente general Oscar Morán y el coordinador técnico del Ente portuario, Pedro Ganga, acompañados por Marcelo Persichini, autoridad de la empresa belga Jan de Nul, realizaron una reunión con los miembros de la comunidad portuaria, agentes marítimos, permisionarios y concesionarios, organismos de control, gremios, cámaras portuarias, prestadores de servicios, personal del faro.

Considerando que la draga opera durante las 24 horas, Persichini manifestó “la necesidad de contar con un marco de respeto y colaboración para el ordenamiento de los procedimientos logísticos”.

Con la draga cortador más potente del mundo Ibn Battuta y la draga de succión más amigable con el medio ambiente a nivel mundial Afonso de Albuquerque en la estación marítima, el gerente de Jan de Nul para Argentina, Bob Michta, remarcó que “esta obra es muy importante para nuestra empresa”. Entablando un paralelismo histórico, reconociendo haber buscado información en Google, Michta relató que “en 1882 el puerto movió 3980 toneladas en 71 barcos con una carga promedio de 55 toneladas. En esa época había un calado de 16 pies. Hoy el puerto mueve más de seis millones de toneladas en más de 250 barcos y ahora vamos a llegar a un calado de 50 pies”. (NUESTROMAR)

DEJA UNA RESPUESTA