“Hay mucho por investigar en la Antártida y muchos datos que generar”

0
42

La fibra óptica podría llegar al continente más austral de la Tierra. Sí, la Antártida, actualmente poblada por bases científicas oriundas de nueve países y comunicadas exclusivamente por enlaces satelitales, podría tener una conectividad de fibra óptica dedicada si es que prospera el proyecto en el que las filiales de Argentina, Chile y Brasil de Silica Networws (Grupo Datco) tienen previsto invertir dos millones de dólares para estudiar su factibilidad. TeleSemana.com conversó con Horacio Martínez, CEO de Silica Networks, quien hace días anunció el avance de esta iniciativa que acredita dos años y que ahora reunió los fondos para estudiar su viabilidad para instalar un hub científico en el continente blanco; idea que definió como “muy desafiante” y por la que antes muchos señalaban “delirante”. “Hoy tenemos una plataforma carrier class que es escalable, flexible y robusta”, dijo Martínez para explicar que el objetivo es instalar un hub científico en la mayor de las islas Shetland del Sur, que en la Argentina se llama 25 de Mayo, y que es asiento de base de once países: Argentina, Brasil, Chile, Perú, Uruguay, China, Estados Unidos, Rusia, Corea, Polonia y República Checa, “con la idea de que quien quiera internet, se conecte”.

Este plan contempla un despliegue de fibra que unirá Ushuaia con Puerto Williams, cruzando el Canal de Beagle y que promete cerrar un anillo de conectividad regional que alcanza a Argentina y Chile, para luego conectar la península de la Isla Grande de Tierra del Fuego, a través del estrecho de Drake, con la Isla Rey Jorge, conocida en Argentina como Isla 25 de Mayo y en Rusia como isla Waterloo, e instalando allí un Hub de Conectividad que impulsará el desarrollo de la investigación científica que llevan adelante nueve países a través de bases instaladas en forma permanente en la isla.

“La idea es construir una fibra que enlace Ushuaia con Puerto Williams y Puerto Williams con la Antártida y, una vez que lleguemos a la Tierra del Fuego, tengamos dos salidas y no una sola, y estamos a 976 kilómetros de las islas Shetland, porque somos el continente más cercano a la Antártida”, cuantificó el entrevistado.

“El problema acá es la Antártida en sí porque, además, forma parte del famoso cinturón volcánico y toda esta zona ha tenido terremotos y problemas volcánicos que continúan con el cinturón del Pacífico” dijo y admitió que “no es fácil de lograrlo pero tampoco imposible”.

“Es un lugar muy lindo para llegar, muy desafiante, y estamos desarrollando la tecnología para hacerlo porque la fibra tiene un montón de desafíos que todavía no conocemos”, sostuvo Martínez quien contó que también avanzan en investigaciones sobre las condiciones físicas vinculadas al congelamiento de la bahía o la dificultad de acceso que suponen, por ejemplo, sus grandes zonas de acantilados.

Las certezas hoy son el inicio de este proceso de investigación: “no hay plazos previstos”, “estimamos que es un negocio de 40 millones de dólares más o menos, es decir, unos 30 millones de dólares de fibra y el resto en instalación de infraestructura”, y que busca reclutar interesados que se asocien y lo auspicien.

“Las bases Antártida están comunicadas vía satélite y manejan muy poco ancho de banda pero con la fibra podríamos hablar de una capacidad cien veces mayor a la que disponen hoy”, advirtió este CEO y reconoció que se trata de una cruzada muy sensible dado que “hay muchos temas geopolíticos cruzados”.

Sin embargo, Martínez cree en la iniciativa porque “hay mucho por investigar en la Antártida y muchos datos que generar”, dijo en relación a estudios sobre el calentamiento global o la vida marina. “Creemos que teniendo un mejor ancho de banda disponible se podrían desarrollar otros métodos de investigación que hoy no se pueden usar por depender del acceso satelital”, admitió.

Para Martínez, esta iniciativa sumará “importancia a la zona” y se transformará en su “puerta de acceso a la Antártida”. “Creo que el proyecto vale la pena y nos permite desarrollar el sur de nuestro país”, dijo y agregó que también prevén beneficios adicionales, como el de facilitar la instalación de datacenters o el desarrollo de software factorys.

“Mi héroe de la adolescencia era un explorador inglés llamado Shackleton, que se propuso cruzar la Antártida y lo hizo, pero su barco, el Endurance, quedó atrapado y los hielos lo destruyeron”, dijo Martínez y trajo a este siglo una de las figuras de la conocida “Edad heroica de la exploración de la Antártida”, que en los primeros años del 1900 surcaron sus inhóspitos hielos; valoró su sobrevida, su valentía y su apuesta por un territorio que, tantos años después, sigue siendo de difícil acceso. Por estos días, y mientras avanza hasta el conocimiento remoto sobre Marte, una nueva expedición propone volver al más austral de los suelos, está vez, equipada con fibra ávida de ser iluminada. https://www.telesemana.com/

DEJA UNA RESPUESTA