El hielo de la Antártida es más vulnerable al efecto invernadero de lo que creían los científicos

0
62

Un nuevo estudio analizó la respuesta de la capa de hielo hace millones de años. Con los resultados, recalcularon el impacto del calentamiento global. Una nueva investigación dirigida por especialistas del Imperial College de Londres, examinó el estado de las capas de hielo de la Antártida hace unos 18-16 millones de años (durante el Mioceno temprano), que experimentó períodos cálidos y fríos. Durante los más cálidos, el nivel del mar subió hasta 60 metros, el equivalente a derretir todo el hielo que se encuentra actualmente en el continente antártico. Sin embargo, las contribuciones de la capa de hielo de la Antártida oriental más grande (EAIS) y la capa de hielo de la Antártida occidental más pequeña (WAIS) al aumento anterior del nivel del mar fueron inciertas. Ahora, en un artículo publicado en Nature, los científicos que trabajan como parte del Programa Internacional de Descubrimiento de los Océanos muestran que la extensión del WAIS fue mayor de lo que se pensaba durante los períodos más fríos del Mioceno. Esto significa que contribuyó mucho más a los eventos de aumento del nivel del mar hace millones de años de lo que se pensaba anteriormente. Esta información ayudará a los investigadores a predecir con mayor precisión el futuro a medida que el mundo se calienta.

El pasado informa el futuro

Con anterioridad, se pensaba que la capa de hielo de la Antártida occidental más pequeña era relativamente chica hace unos 10 millones de años, y que el aumento del nivel del mar era principalmente el resultado del derretimiento de la capa de hielo más grande de la Antártida Oriental (EAIS). Sin embargo, si bien los registros geológicos muestran grandes eventos de aumento del nivel del mar, los modelos de la capa de hielo sugieren que partes del EAIS permanecieron incluso durante los períodos más cálidos del Mioceno, hace alrededor de 23 a 5 millones de años. El autor principal Jim Marschalek, del Departamento de Ciencias e Ingeniería de la Tierra en el Imperial College de Londres, indicó que “nuestras observaciones del pasado ayudan a informar las predicciones de cómo la capa de hielo de la Antártida occidental, que se considera particularmente vulnerable a la rápida pérdida de masa de hielo en la actualidad, responderá en varios escenarios de calentamiento futuros”. El equipo de investigación perforó sedimentos en el mar de Ross, en la Antártida, para encontrar capas que correspondieran a los períodos más fríos y cálidos. Encontraron evidencia de material depositado por un WAIS mar adentro, lo que muestra que creció durante los períodos más fríos. Esto fue posible ya que una mayor parte de la superficie terrestre debajo de la Antártida estaba sobre el nivel del mar en el pasado, lo que permitió que se asentara más hielo en esta parte del continente en comparación con la actual. A pesar de estos cambios geográficos, este estudio muestra cómo el WAIS podría elevar el nivel del mar en una cantidad significativa en el futuro a medida que nuestro planeta se calienta. La Antártida se considera hoy muy vulnerable al calentamiento oceánico y atmosférico. Este nuevo estudio apoya esa idea, mostrando que se expandió y contrajo significativamente durante el Mioceno. El calentamiento climático causado por el hombre de hoy se está produciendo a un ritmo muy rápido. Ahora que la información geológica concuerda con los modelos, los científicos pueden estar más seguros de que los modelos están capturando la respuesta de la Antártida en el pasado, ayudando a predecir cómo la Antártida puede responder a los cambios tanto a corto plazo como a lo largo de varios cientos o miles de años. Los resultados también destacan que los efectos del cambio climático en las capas de hielo de la Antártida persistirán si no se toman medidas significativas ahora mismo para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. La coautora Tina van de Flierdt del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College de Londers, afirmó que “si bien la Antártida está perdiendo masa a un ritmo acelerado hoy, el aumento proyectado del nivel del mar para fines de este siglo no se acerca al niveles que sabemos que existieron en el pasado geológico cuando las temperaturas eran uno, dos o tres grados más cálidas. Por lo tanto, el pasado es una ventana importante para decirnos a qué estamos comprometiendo el planeta con ciertas cantidades de calentamiento”. “La buena noticia es que las grandes capas de hielo son relativamente lentas para responder al cambio ambiental, por lo que aún podríamos evitar una pérdida importante de hielo en muchas áreas -dijo Flierdt-. La mala noticia es que las áreas bajas de la capa de hielo tienen un ‘punto de inflexión’ y aún no comprendemos completamente dónde se encuentra este punto sin retorno. Mantener el calentamiento futuro por debajo de dos grados, e idealmente a 1,5 grados, es el objetivo a alcanzar y requiere reducciones de emisiones del 50% 2030″. La investigación también mostró que la gran capa de hielo de la Antártida era altamente erosiva, lo que significa que más superficie terrestre cayó por debajo del nivel del mar, aumentando permanentemente la sensibilidad de la capa de hielo de la Antártida occidental a las condiciones cambiantes del océano. El equipo sugiere que se necesita trabajo futuro para estudiar con más detalle las partes bajas y vulnerables tanto de la capa de hielo de la Antártida occidental más pequeña como de la capa de hielo de la Antártida oriental más grande.  https://www.infobae.com/

DEJA UNA RESPUESTA