Platos con sabor y muchas historias: así se vive una pesca de camarones en Valizas

0
88

Para comprender la magia de la gastronomía rochense, que se caracteriza por la selección productos frescos y locales, hay que comenzar por lo más importante: los relatos y el trabajo de su gente. Esta nota podría describir la colorida y sabrosa variedad de platos que se encuentra en Rocha. Podría también poner el foco en la cantidad de actividades que hay para hacer en verano o Semana de Turismo, ya sea por tierra o agua. Eso sí, no se puede dejar de mencionar, sea como sea, que en este rincón de Uruguay se ven las mejores noches estrelladas, en esos pedacitos de cielo que parecen mostrarle a uno toda la galaxia. Pero para entender la magia de este destino hay que llegar a donde comienza todo: su gente y sus historias. Relatos de naufragios, leyendas de piratas, recuerdos de amores, milagros, tragedias, tradiciones, familias, tierras cultivadas, redes y embarcaciones, entre muchas otras, conforman el espíritu de Rocha, un departamento que tiene de todo gracias a sus pobladores, los de ahora y los de antes.

La gastronomía rochense, con platos y productos locales que tanto representan al departamento y conquistan paladares, tiene su punto de partida en las manos de los productores y pescadores, que hacen un trabajo tan indispensable como sacrificado y que, muchas veces, sin embargo, pasa desapercibido en esta gran cadena que se conforma para terminar ofreciendo sabores únicos. Una de las tantas historias que ronda es la de Eduardo Veiga, apodado el Mondeja, que nos recibe en el arroyo de Valizas en una noche apenas iluminada por unos focos y millones de estrellas. Está pescando camarones, como desde hace más de 40 años, y una de las pausas que hizo en tierra firme contó detalles de su labor, que en este como en muchos otros casos pasa de generación en generación: su padre era pescador al igual que sus hijos. Sale de su casa alrededor de las 17 horas y la vuelta es recién después del amanecer: “Durante toda la noche estamos acá, controlando que no se mueva un ancla, que no se rompa una red”. El pescador de 64 años, que nació y vivió siempre en Valizas, cuenta que el camarón es un bicho noctámbulo y por eso el trabajo se hace cuando se oculta el sol: “Los camarones circulan de noche; es entonces cuando buscan la salida al mar. Nosotros usamos el método de las trampas para pescarlo, ya hace 25 años que en Uruguay se usa y es mejor que otros métodos porque es bastante selectivo. Te da la posibilidad de que si atrapa un pescado o un cangrejo sirí lo puedas soltar vivo. También si, por ejemplo, se atrapa a un camarón demasiado chico, podés soltarlo y que siga”. El producto llega fresco a tierra a primera hora del día y Eduardo detalla que, aunque las redes pescan durante toda la noche, al estar en el agua, el camarón permanece vivo todo ese tiempo: “La trampa es un tubo con unas retenciones, entonces el camarón entra pero no puede salir. Están ahí vivos y si uno las va a revisar y hay pocos, dejás que se junten más”.

Eduardo domina el bote, las redes y la pesca con la naturalidad que cuenta los detalles de esta zafra tan famosa en Rocha: “La larva del camarón entra al arroyo con la luna llena de octubre, crece y por marzo o abril busca la salida al mar”. Ahí, cuando ya está criado, es cuando lo pescan. Dice que este año trajo una buena zafra, ya que llovió bastante en verano y hay muchos camarones que, en vez de morir, como sucede otras veces, crecieron y están buscando la salida al mar y se mueven, llegando así a las redes. Es una noche calma, totalmente despejada y sin viento, por lo que llegamos hasta donde Eduardo pesca en un bote sin sobresaltos. Conocer de cerca el trabajo de los productores y pescadores es una oportunidad para que se vea y valore su rol fundamental en lo que es la gastronomía, tan ligada con todo, incluyendo el turismo: no es fácil subirse a un bote, no es para cualquiera confiar en el agua, es complicado pasar más de 12 horas con parte del cuerpo mojado. En el mejor de los casos toca una noche tranquila, pero hay madrugadas en las que el viento y el frío no perdonan.

Hay distintas propuestas para vivir la experiencia de la pesca de camarones y una de ellas es la que ofrece Botes Travel. Una de las opciones es un paseo en bote por el arroyo Valizas desde las 18.30 hasta las 20.30 horas en el que se comparte una demostración de actividades de pesca y desembarco a orillas del arroyo para degustar camarones frescos. El precio es $ 600 por persona. Otra opción es la que va de 18.30 a 22 horas e incluye el paseo en bote por el arroyo, encendido de lámparas, desembarco en la orilla para una fogata, una cena a la luz del fogón y un recorrido por las trampas de pesca. El precio es $ 1.000 por persona.

Botes Travel está en Instagram. También tienen disponibles los números 092439824 (Nacho) o 098121077 (Agustín).

Sabores de Rocha.

“Sabores de Rocha” es una alianza entre productores y gastrónomos que nació con el propósito de fomentar la riqueza de la cultura local a través de la cocina. Se trata de un proyecto que aporta valor e identidad a la propuesta turística del departamento y que parte de la autenticidad y las buenas prácticas, promueve los alimentos de temporada y el intercambio entre personas que forman parte de cada eslabón de la cadena productiva. Mariana Gentile, gerenta del complejo turístico Las Eduardas, explicó a El País que “se trata de algo inédito en Uruguay porque no hay otro departamento que tenga una marca que reúna productores y gastrónomos”. Gentile agregó que “Sabores de Rocha” comenzó hace dos años, pero se consolidó a fines del 2020: “La idea es seguir sumando más productos y más gastrónomos en todo el departamento”. También tienen el deseo de llevarlo a otros puntos del país a través de ferias gastronómicas. Productores y restaurantes del departamento proponen así elaboraciones con productos de cercanía y de estación como camarón, sirí, butiá, arazá, algas, almeja amarilla, pescados de mar y de laguna, hongos, hortalizas y carnes de calidad.

Platos con productos frescos y autóctonos.

¿Qué gusto tiene el butiá? ¿Qué trabajo conlleva la pesca del camarón para que el producto llegue fresco a nuestras mesas? ¿Cómo sabe el helado de arazá amarillo? Una cosa es escuchar o leer sobre los productos autóctonos y las preparaciones que se pueden hacer con ellos y otra muy diferente es probarlos, en su mejor época y más frescos que nunca, preparados por quienes los conocen bien. Con actividades pensadas al aire libre y teniendo en cuenta los protocolos sanitarios, hay distintas propuestas que lo permiten y muchas de ellas incluyen paseos en bote para vivir la pesca de camarón, degustación de platos con productos locales, ferias gastronómicas, paseos por los palmares, cabalgatas o caminaras, entre otras.

Butiá, arazá, guayabo: conocer lo nuestro.

Otra buena oportunidad que ofrece el departamento de Rocha para acercarse al trabajo de los productores locales y de los productos autóctonos por estas fechas es la “Semana de los Frutos Nativos” en Aguas Dulces que comienza el 28 de marzo, día en el que se realizará una feria gastronómica y artesanal, desde las 12 horas en la Feria de los Artesanos. Se podrán degustar frutos típicos como el arazá, el guayabo del país y el butiá en preparaciones o crudos y habrá venta y exposición de esos productos. Por esos días, además, restaurantes de la zona ofrecerán platos donde se destacan esos frutos y se realizarán talleres y charlas relacionadas a la temática. Habrá música en vivo, caminatas y charlas. La cocinera y productora agroecológica Laura Rosano presentará su libro Frutos nativos del Uruguay y realizará un “laboratorio de sabores”. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA