Operadores quieren tipo de cambio especial para los argentinos y el gobierno apuesta a las tarjetas

0
114

Ayer hubo una nueva reunión entre el Ministerio de Turismo y la gremial del sector para analizar posibles medidas de cara a la próxima temporada. Con la mira en la próxima temporada, ayer se realizó una nueva reunión entre el Ministerio de Turismo y los operadores del sector, donde se analizaron posibles medidas para mitigar el impacto que generan los vaivenes financieros en Argentina. Entre otras cosas, la Cámara de Turismo planteó tener un tipo de cambio “más accesible” para los argentinos, una propuesta no aceptada por el Ministerio, que prefiere estudiar algún tipo de beneficio extra a través de las tarjetas de crédito. Otros temas analizados fueron brindar “alguna atención” a los veraneantes uruguayos, lo que será planteado próximamente al Ministerio de Economía, y acudir a la Feria Internacional de Turismo en octubre en Buenos Aires con ofertas con los precios reales (ya aplicados los distintos descuentos) para mostrar a Uruguay como un destino competitivo. El presidente de la Cámara de Turismo, Juan Martínez, dijo a El País que durante unas dos horas “estuvimos conversando sobre qué medidas promocionales” se pueden implementar, en el entendido que los beneficios actuales “como dijo la ministra (en referencia a Liliam Kechichian, que se ausentó del encuentro por estar de viaje) son insuficientes dada la nueva realidad de Argentina”. Allí surgió el tema de “cómo acercarnos en el tipo de cambio”, comentó. Es que Argentina devaluó su moneda 48,5% respecto al dólar este año y en Uruguay la divisa aumentó 13%, haciendo que el país quede más caro para los visitantes que cruzan el Río de la Plata.

La propuesta de la gremial fue que el Banco República (BROU) “considere el peso argentino a un valor razonable”, un cambio “intermedio” entre el precio actual de compra y venta. Según la cotización de ayer en las pizarras del BROU, a un argentino le dan $ 0,4 por cada peso argentino que traiga, mientras que a la venta el valor es de paridad (uno a uno). Martínez aclaró que no se trataría “de un tipo de cambio paralelo, sino de una operativa directa” a través del BROU y que se podría controlar exigiendo al turista argentino “una reserva o factura de alojamiento en Uruguay”, para evitar que haya especulación. “Si es posible hacerlo, no ayudaría mucho”, manifestó.

Consultado al respecto el subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff, expresó a El País que “se les explicó (a los operadores) que Uruguay tiene un tipo de cambio flexible y esa es la realidad de la economía”. Señaló que “las posibilidades” de adicionar algún descuento puede venir por el lado de las tarjetas de crédito, pero habrá que “conversarlo” con las firmas emisoras.Acerca de la propuesta de brindar beneficios a los veraneantes uruguayos, Liberoff recordó que ya rige un descuento del 9% del IVA en gastronomía y otros servicios turísticos, y sostuvo que aún no puede brindar una respuesta sobre si se ampliará la exoneración del IVA en hoteles y hospedajes (rige hasta el 30 de noviembre).

Incertidumbre.

“Hasta ahora no hay negocios ni reservas. Argentina es un tembladeral y hay que esperar. Estimo que se va a empezar a mover después de la elección” en el vecino país, que al igual que en Uruguay será el 27 de octubre, señaló Martínez. Por su parte, Liberoff expresó que “la realidad argentina es altamente inestable y es difícil saber” qué ocurrirá con los turistas de ese país. Igualmente, se mostró confiado que si se presentan buenas ofertas en las próximas semanas haya negocios que se concreten “ahora para asegurar” el precio. En ese sentido, el presidente de la Cámara de Turismo destacó que el sector privado “viene haciendo promociones y descuentos” que llegan “hasta un 30%” del valor original. Con esos beneficios más los promovidos por el gobierno -como la devolución de 22 puntos de IVA en servicios turísticos y el IVA cero en hoteles-, la diferencia de precios con la Costa Atlántica argentina “no es abismal”. Respecto a las tarifas de alojamiento y otros precios asociados, el presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes, Francisco Rodríguez, dijo a El País que “al turista extranjero con las exoneraciones que tiene y los descuentos le sale igual que ir a Argentina”. Además, informó que se busca “negociar” un descuento en los servicios de luz y agua “para acercarse” aún más a un precio competitivo.

Incentivo a la llegada de más cruceros

En la Comisión de Comercio, Turismo y Servicios del Senado se aprobó por unanimidad un proyecto de ley remitido por el Poder Ejecutivo en 2017 que habilita a operar a los casinos de las compañías de cruceros que estén navegando o atracadas en aguas territoriales uruguayas. El objetivo del cambio normativo es que los cruceros pasen más días en Uruguay, en el entendido que alargando la estadía los visitantes incrementarán el dinero gastado. En una carta enviada a la Comisión, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) manifestó que de aprobarse la iniciativa “se lograría una mayor permanencia de los cruceros, que redundaría en un potencial mayor flujo de turistas por más tiempo en nuestro país”, lo que traerá “múltiples beneficios”. A su vez, al acudir la semana pasada al Parlamento el subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff, señaló que “la operación de cruceros es estratégica, tal vez no tanto por los ingresos económicos que representa, que alcanza una suma de US$ 10 millones, sino por los consumos de los propios turistas”. “Tenemos que lograr un atractivo para que los barcos permanezcan más tiempo en Uruguay. Pensamos que una solución para esto -tanto en Montevideo como para los fondeados en Punta del Este- es permitir que los casinos estén abiertos, obviamente solo para los turistas que son pasajeros, no para el público en general. Hoy eso nos daría una igualdad con lo que aprobó Chile y una diferencia con puertos argentinos”, expresó por su parte en la Comisión el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz. El vicepresidente Juan José Domínguez destacó que hay cruceros que llegan hasta con 1.000 tripulantes, que también bajan en el destino y gastan dinero. https://negocios.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA