Conectar el Cerro con el Centro de Montevideo

0
1024

Un proyecto de estudiantes ganó el Premio Nacional de Urbanismo con un plan para unir ambos barrios

Considerando las eventuales complejidades del transporte público, tomando en cuenta el valor paisajístico que tiene, para la ciudad, la zona del Cerro y sacando provecho de lo local, las arquitectas Fernanda Chafes y Cecilia Giovanoni aplicaron sus conocimientos arquitectónicos, creatividad y conciencia social para formular esta idea y ganaron el Premio Nacional de Urbanismo en la categoría estudiantes.

En su trabajo final de grado, el muelle se encuentra en una terminal de pasajeros, donde las personas pueden disfrutar de una plaza elevada con un mirador al final y, a la vez, apreciar la vista panorámica de la bahía en una placentera cafetería.

Según dijo Chafes a El Observador, esta zona “hoy está bastante en desuso y con lugares abandonados”, por eso –agregó–pensaron en generar “espacio público de calidad para un lugar con mucho potencial”.

Además, se consideró integrar al lugar a los pescadores de la zona, que actualmente comercializan sus productos mediante terceros. En este sentido, los pescadores tendrían su propio mercado artesanal allí, donde pueden vender su materia prima.

Las hacedoras de esta propuesta piensan que la conexión fluvial que propusieron es algo que “existe en el imaginario colectivo” desde hace mucho. Chafes recordó el “Vaporcito del Cerro”, embarcación que funcionó a comienzos del siglo XX para, entre otras cosas, trasladar a los trabajadores de los frigoríficos.

“Si existiera esa conexión fluvial sería algo muy rico que se podría explotar desde lo turístico”, expresó, dado que trasladarse en barco desde el Centro hasta el Cerro no solo facilitaría la movilidad urbana, sino que también sería un paseo atractivo para montevideanos y turistas.

El reconocimiento a las ideas

La idea del muelle, que de ser realizada supondría una innovación arquitectónica de gran magnitud con efectos en la movilidad urbana, el turismo y la economía de Montevideo, fue “simplemente” un proyecto presentado por las estudiantes en mayo de 2017.

Tras haber aprobado ampliamente la instancia de prueba y cerrar así sus carreras, Chafes y Giovanoni se motivaron para concursar en el Premio Nacional de Urbanismo.

Este concurso, iniciativa del Ministerio De Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, tiene como objetivo destacar producciones nacionales que signifiquen un aporte al desarrollo del territorio de forma planificada, inclusiva y sostenible para así lograr un impacto positivo en la calidad de vida de los habitantes.

Los proyectos ganadores no son llevados a cabo. Quedan valorados y reciben menciones, pero no suponen su realización porque incluso algunos son proyectos que ya existen.

De las siete propuestas que ganaron en cada una de las categorías, la de Chafes y Giovanini es la única que tomó a Montevideo como escenario. Entre las otras menciones se destacan el Plan local de la ciudad de Salto y su microrregión; “Conde de Floridablanca”: Plaza pública multibarrial deportiva y recreativa; el modelo de afincamiento en la planificación rural del Uruguay de Carlos Gómez Gavazzo; “Soja+Forestación”: Una aproximación a la transformación reciente del paisaje rural en Uruguay; los artículos “El jardín de San Felipe”, “Que no viva otra generación así” y “Del latifundio al agronegocio”; y en trayectoria se premió a los arquitectos Ángela Perdomo y Carlos Musso.

EL OBSERVADOR

DEJA UNA RESPUESTA