Tras las denuncias de irregularidades, los astilleros de la Armada Uruguaya quedan bajo la órbita del Comandante en Jefe

0
126

Mientras el Director General de Material Naval, el Contralmirante Otto Gossweiller, continúa cumpliendo arresto en La Paloma, a 200 kilómetros de Montevideo, tras denunciar sobresueldos antirreglamentarios a efectivos militares, se ha decidido, sorpresivamente, que el Servicio de Construcción, Reparaciones y Armamento (SCRA), del que dependen los astilleros de la Armada Uruguaya, sea puesto bajo la órbita del máximo jerarca naval, el Almirante Jorge Wilson, asesorado por el Estado Mayor de la Armada (ESMAY), que debería crear una comisión para asesorar al respecto. La Dirección de Material, a su vez, debe entregar toda la documentación del SCRA de acuerdo a directivas. El Comando de la Armada, precisamente involucrado entre los órganos que han facilitado el estado de situación denunciado días atrás, justifica su decisión en la posibilidad de solucionar estos “aspectos administrativos”, lo cual, en el ambiente naval es puesto en duda. En todas estas consideraciones se alude al sindicato de trabajadores civiles (ATCDE), el cual estaría plenamente satisfecho con esta inesperada decisión, sobre la que existe la impresión generalizada de que ralentiza las investigaciones, además de vaciar de uno de sus cometidos a la Dirección General de Material Naval. Se sabe que los dirigentes gremiales han mantenido diversas e intensas reuniones, tanto con jerarcas gubernamentales (ministeriales incluidos) como con las máximas autoridades de la Armada, de cuyo resultado, que se desconoce, han salido satisfechos, lo cual sugiere que no se avance demasiado en las averiguaciones acerca de los reseñados beneficios ahora  objetados. Cabe agregar que, desde mediados de la década de 1990, y a pesar de-hasta el momento- tratarse de la única organización con diques secos en Uruguay, la actividad de los astilleros de la Armada ha sido muy poco relevante, a excepción de la construcción de algunas barcazas y un controvertido remolcador, con fallas varias, para la estatal de hidrocarburos Ancap, durante la polémica gestión del ex vice presidente Raúl Sendic, un balizador, cuyo proyecto hubo que cancelar pues se hundía, además de procesos de mantenimiento mayor de flota de la Armada, últimamente, no exentos de graves errores. (Javier Bonilla)  https://www.defensa.com/

DEJA UNA RESPUESTA