Especial patrulleros Oceánicos en Latinoamérica

2
101

Por Gabriel Porfilio

La compra de OPV para la Armada de Uruguay, una transparencia hermética. La Armada Nacional de Uruguay está en crisis. Eso no es noticia. Es cierto que ha estado en crisis buena parte de su existencia, pero lo cierto es que ahora está al borde de la desaparición. Carece totalmente de capacidad bélica, la mayoría de sus buques están fuera de servicio u operando en forma limitada y, al no navegar, se fueron perdiendo tripulantes que a su vez pasaban el conocimiento a las nuevas generaciones por lo que hoy en día es hasta difícil completar las dotaciones de los pocos buques que están disponibles. La crisis entonces no solo es material, sino también humana. Generaciones de oficiales y personal subalterno se están formando sin medios que operar y por lo tanto no obtienen la experiencia necesaria para ser buenos marinos militares. A su vez, el efecto desmoralizador de no tener buques ni capacidades limita el interés para ingresar a la Fuerza Naval por lo que el ciclo vicioso parece no terminar. El poder político, históricamente, ha declarado que es importante mantener una fuerza naval capaz de cumplir con el mandato constitucional de defender la soberanía marítima del país, pero en muy pocas ocasiones ha hecho algo para lograrlo. La política de los gobernantes uruguayos, de todos los partidos, ha sido siempre mantener lo que se tiene, adquirir poco y de ocasión o donado, esgrimiendo siempre la excusa de que el país no tiene las capacidades económicas para equipar decentemente a sus Fuerzas Armadas aunque, por otro lado, se despilfarran los dineros públicos en otras actividades que generan más votos y menos controversias. Pero esa es otra discusión. A buena parte de la población uruguaya, aunque tiene una buena percepción de sus Fuerzas Armadas, le es difícil digerir cualquier tipo de gasto en defensa, por considerarlo innecesario. El político sabe esto y aunque es su deber proveer a las fuerzas con el material necesario para cumplir con su función, la percepción del votante sobre cómo se invierten los dineros públicos casi siempre está por encima del mandato constitucional.

Proyecto de adquisición de nuevos OPV y Covid-19

 A mediados de la década pasada, el consenso político, por primera vez en mucho tiempo sin quejas de ningún sector, era que tanto la Armada como la Fuerza Aérea Uruguaya debían recibir los medios necesarios para su reequipamiento y que el Gobierno los iba a proveer, aunque no se estableció cómo.  La Armada fue encargada de realizar no uno sino dos profundos informes técnicos ponderando las distintas opciones presentadas por múltiples astilleros de gran renombre internacional y en ambas ocasiones se llegó a la conclusión técnica de que el elegido sería el buque presentado por el astillero alemán Lurssen, empresa que a su vez aceptó proveer la financiación propuesta en su momento por el Gobierno, que incluyó una opción de lease con términos muy favorables para Uruguay. Desde entonces, en 2016, hasta ahora nada más se supo. Se congelaron las negociaciones, no hubo más comunicaciones. Nada. Con la asunción del nuevo Gobierno en 2020, el entonces senador Javier García, que ocupaba la presidencia de la Comisión de Defensa de la Cámara de Senadores y que fue uno de los principales impulsores de la aceptación a nivel parlamentario del recambio de material en las Fuerzas Armadas, asumió la comandancia del Ministerio de Defensa y con eso la expectativa de que se avanzase rápidamente en la adquisición de material militar, fundamentalmente para la Armada y Fuerza Aérea, creció sustancialmente. Desde su nombramiento el novel ministro declaró públicamente que su intención era reemplazar el material obsoleto de la Armada y…

Gabriel Porfilio para https://www.infodefensa.com/

2 COMENTARIOS

  1. La pandemia se llevó todos los premios, el resto ni se habla, menos se va hablar de gastos en FFAA. Antes de gastar convendrá analizar que es lo que se entiende por misión a cumplir. Traer chatarra usada ya fue. Barcos que no duraron y no sirvieron más que para gastar en reparar lo irreparable. Los únicos útiles fueron los Guarda Costas hechos nuevos, como lo fue el Crucero Uruguay. Como lanchas , las PS construidas acá. Si se trata de patrulleros, tener en cuenta la industria nacional, será suficiente , nuevos sin uso. Que permitan a los oficiales conocer nuestras aguas, oceano y rios, para actuar eficientemente en tiempos de calamidades.

  2. Las Lánchas Rápidas Clase “Vigilant” de fabricación francesa fueron muy buenas también, pero al diseñarse sobre la base de las Clase “La Combattante” de unos 6 mts más de eslora, se perdió la cualidad de diseño que se había calculado para la “longitud de onda” de nuestras aguas oceánicas jurisdiccionales de 200 millas y su extensión que ya se sabía iba a ocurrir.
    También se les recortaron los Sistemas de Armas asociados a Sensores. Yo participé en los cálculos de esas características Navales.
    Así y todo, alcanzaban los 26 nds de velocidad máxima, con “mar 1”.
    Si hubiesen venido con la eslora, manga y calado correctos, si hubieran sido equipadas con los Sistemas de Armas correctos que se había planificado originalmente y se les hubiera prestado los Recursos Financieros suficientes para TODOS LOS MANTENIMIENTOS PLANIFICADOS y reparaciones standard, esos buques estarían en Servicio todavía.
    No es posible hoy construir buques como los obsoletos Guarda Costas italianos ni como las PS de construcción nacional. LA TECNOLOGÍA AVANZA y lo necesario no se puede construir aquí.
    Esas Clase “Vigilant” no podían ser mantenidas aquí porque no tenemos la “tecnología de soldadura” requerida si se necesitaba cambiar una “traca” por ejemplo, ni Personal capaz de operar el mismo Sistema de Soldadura.
    El Sistema de Armas que trajo solo era empleable en horas diurnas, porque el Director de Tiro Optrónico no fue equipado con el correspondiente “Visor Nocturno” por ahorrar unos vintenes míseros. Los MM-38 Exocet tampoco fueron instalados con su Radar, Computador para transmisión de datos al Sistema Inercial de Guía y tampoco se les instalaron los “Señuelos” anti radar y anti calóricos correspondientes. También por ahorrar unos pocos dólares miserables que se gastaban a raudales manteniendo DE del año 1943 y 1944 en la década de los 90 y que ya eran no solo obsoletos, sino casi rayano en la negligencia criminal, “ordenar que salieran a navegar” arriesgando la vida de toda la Tripulación.
    Las tecnologías han avanzado a niveles no concebibles para un Marino formado en las décadas de los 40 y 50 del Siglo XX
    Hasta los Sistemas anti galbánicos son diferentes, así como las fases de la electricidad de empleo standard abordo de los buques modernos (no se usa más la corriente trifásica, sino la tetra fásica). Por esta razón si compramos tecnología anticuada, debemos “mantener los generadores permanentemente prendidos” (como ocurriera con aquellos viejos DE que permanecieron décadas con sus generadores prendidos, porque el muelle no podía ofrecerles corriente trifásica).
    Sería largo analizar lo que se puede adquirir, pero que nadie dude SI ESTE PAÍS “BANCÓ” EL LATROCINIO DESCARADO DE MAS DE U$ DOS MIL QUINIENTOS MILLONES, DURANTE EL GANGSTERIL GOBIERNO FRENTE AMPLISTA POR 15 AÑOS, Y ACÁ NO HA PASADO NADA. CON UN TERCIO DE ESO EQUIPAMOS UNA PEQUEÑA ARMADA CON PROPULSIÓN COMBINADA (DIESEL Y GAS), SISTEMAS DE ARMAS MODERNAS CIWS, ARTILLERO Y MISILÍSTICO S/S; S/A, A/S, ANTI SUBMARINO Y DE GUERRA ELECTRÓNICA. Se podría equipar a la FAU con las aeronaves requeridas y al Ejército con Misiles anti aéreos y anti carro pesados, Sistemas de los que carece. Yo mismo he realizado en el año 2002 un Curso sobre cómo equipar, adiestrar y mantener una Armada de un País del 3er Mundo.
    Hay formas de adquirir material de guerra a costos razonables, así como 2da y 3ra Línea de Munición, Cursos para los futuros Operadores y líneas de repuestos de 1er y 2do Escalón de Mantenimientos Standard, (los Mantenimientos Programados se pueden incluir en los Sistemas de Pago). Nadie regala nada, pero todos los proveedores de Sistemas de Armas, Sensores y los correspondientes “Vectores” o “Plataformas” no desean “perder clientes” sin importar su nivel adquisitivo.
    Es necesaria la voluntad política de elaborar una Estrategia de Defensa de la Soberanía, capacidad de hacer respetar nuestra presencia en el Marco Jurídico del Derecho Internacional y Cuidar todos los Recursos Naturales que posee nuestra jurisdicción terrestre, fluvial, isleña y marítima para que nadie los substraiga indebidamente, sin recibir el castigo ejemplar correspondiente.
    El Poder Político es quien tiene la última palabra así como la disposición de asignar los Recursos Financieros pertinentes.
    Pero primero debe elaborar una Ley de Defensa Nacional, en la que SE ESTABLEZCAN “LAS MISIONES PRIMARIAS Y SECUNDARIAS” DE LAS FFAA.
    Y por favor, que aquellos Sres Oficiales Superiores, responsables de Asesorar al Sector Político que NO OLVIDEN CÓMO SE EXPRESA UNA MISIÓN.
    MISIÓN = TAREA + PROPÓSITO
    Una misión expresada de otra forma es ininteligible para un Soldado Profesional.
    También debe respetarse el principio de:
    “EXPRESAR LA MISIÓN EN FORMA CONCISA Y CONCRETA”.
    De otra manera se incursiona en “vaguedades” e interpretaciones voluntaristas que llevan a confusión y descontrol.

DEJA UNA RESPUESTA