Punta Carretas tendrá su puerto de barcos deportivos

0
402

Ya se adjudicó la obra que costará 17 millones de dólares y estará lista en 2021. Deberá dragarse espejo de agua y consolidar la escollera. Punta Carretas tendrá su puerto. Costará 17 millones de dólares y estará listo en 2021. Las obras se iniciarán este año y consisten en la construcción de una marina para embarcaciones deportivas, incluyendo tanto las instalaciones como el equipamiento. También se trabajará en la consolidación de la escollera y la explanada actuales, el dragado del espejo de agua protegida y la edificación de oficinas y locales de servicios. Entre cuatro oferentes que se presentaron a la licitación, la empresa Saceem fue la constructora seleccionada para desarrollar el proyecto, según informó Andrés Nieto, director nacional de Hidrografía, dependencia a través de la cual se realizó el llamado resuelto por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas. En el área del nuevo puerto de Punta Brava actualmente hay instalaciones ociosas que fueron ejecutadas, con carácter provisorio, durante la construcción del emisario subacuático de Montevideo en la década de 1980. Estaban integradas por un rompeolas, una explanada y muelles de atraque. En 1994, el área se habilitó como puerto deportivo y se limitó el recinto portuario. La infraestructura portuaria que se encuentra en situación de abandono será remozada y reutilizada en una zona de resguardo para 60 veleros. En cuanto al dragado, se adelanta que tendrá carácter “quirúrgico”, alcanzando los 2,5 metros desde cero, para tener en cuenta a los pequeños veleros que tocarán el muelle. “Desde el puerto de Santiago Vázquez hasta el del Buceo no hay ningún punto de atraque o recalada; entonces Punta Carretas complementará la oferta de puertos deportivos. No se pretende que este compita con ninguno, pero sí que se complemente”, sostuvo Nieto, en declaraciones que publicó la secretaría de comunicación de Presidencia de la República.

Planes frustrados

El inicio de la construcción del puerto es una novedad en sí misma pero también implica una concreción especial en un lugar en donde se han sumado proyectos nunca cumplidos. Por ejemplo uno vinculado al plan del Montevideo de 2030, que preveía hace una década el Parque Urbano Punta Brava, por entonces elaborado por la administración departamental en diálogo con los vecinos del barrio Punta Carretas. La pretensión era reactivar y optimizar el uso deportivo, cultural y de esparcimiento, y renovar la zona del Faro de Punta Brava, transformándola en un gran parque urbano que iba a incluir paseos educativos, ofertas gastronómica, una especie de bosque con flora nativa, un puerto deportivo, y un museo vinculado a la rambla, con información interactiva sobre la costa de la ciudad. Allí también habría pistas para patinetas y acrobacias con bicicletas, así como canchas multiuso y enseñanza de deportes náuticos. En el sector del muelle, que era y es propiedad de la Dirección Nacional de Hidrografía, construirían un centro de convenciones y servicios gastronómicos.

Antes aún, a comienzos de este siglo XXI, veinte hectáreas de Punta Carretasfueron adjudicadas al consorcio Navigator para la construcción de un centro de convenciones, una línea de restaurantes y la recuperación de la zona de parque de Punta Brava. Siendo intendente Mariano Arana, 21 ediles aprobaron la concesión por 25 años. La inversión sería de US$ 20 millones. Pero nada se hizo.

Hace poco más de un año, llegó también a mirarse otra vez hacia este punto de la ciudad y trascendió que la iniciativa de la terminal de pasajeros impulsada por Buquebus se trasladaría a Punta Carretas, cuando todavía no había quedado por el camino el proyecto de implantación en el Dique Mauá. La iniciativa, que justo es decirlo no fue de la Administración Nacional de Puertos aunque este organismo estatal la recibió con buenos ojos, tampoco prosperó.

Deportes y rocas

Un futuro paisaje con veleros de competencia podría darle a Punta Carretas un nuevo deporte a su historia, si bien la zona parece peligrosa para navegantes del cabotaje costero, como podría haberlo sido para Buquebus. En verdad, este barrio mantuvo en su origen una constante vinculación con el deporte. Además del histórico campo de golf, en donde hoy está el shopping y antes la cárcel estuvo a mediados del siglo XIX el Hipódromo del Este. Y, también en las inmediaciones, los equipos de fútbol recién fundados en la década de 1890 disputaban sus primeros matchs, entre ellos el club Nacional. https://www.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA