Punta Carretas se sumará a la oferta de puertos deportivos en Uruguay, desde Bella Unión hasta Punta del Este.

1
271

A partir de 2022, las vistas y la actividad en torno al faro de Punta Carretas serán completamente diferentes, pues allí se está construyendo un puerto deportivo. Las obras se iniciaron el martes 24 y tendrán una inversión total de 17 millones de dólares. Ubicado muy cerca del faro, dispondrá de una marina de 82 metros capaz de albergar 36 embarcaciones. Para un futuro se estima la construcción de otras dos con 76 naves de capacidad. La escollera existente será reacondicionada y prolongada 60 metros. La empresa que obtuvo la licitación, Saceem, se encargará del dragado y de la construcción de la infraestructura necesaria. Será la tercera terminal de este tipo en Montevideo y la decimocuarta en el país bajo la órbita de la Dirección Nacional de Hidrografía (DNH) del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP). Según Andrés Nieto, titular de la DNH, se busca que esto sea un “complemento” de la oferta de puntos de atraque o recalada para barcos deportivos en Montevideo -donde ya funcionan los de Santiago Vázquez y el Buceo-. La oferta actual le significó al Estado en 2018 ingresos por 208.435.979 pesos por todo concepto (amarre, servicios, guardería), lo que a su vez implicó un incremento de 14,6% respecto al año anterior. Mientras el punto más austral de Montevideo espera un cambio significativo, las principales terminales portuarias deportivas del Uruguay mantienen activo el circuito náutico de un país rodeado de agua.

Punta del Este. También llamado puerto Nuestra Señora de la Candelaria, el de Punta del Este es el mayor puerto deportivo de Hidrografía y el que más recauda. En 2018, 65% del total percibido por el Estado por estas terminales entró por estas amarras. Solo en el mes que más trabajaron en ese año cerrado, enero, se obtuvo más que en todo 2018 en el resto de las terminales similares. Tiene una escollera, cinco marinas, cinco muelles de atraque y una capacidad de 541 embarcaciones. La explanada (guardería) puede albergar unas 300 naves de hasta nueve metros de eslora (longitud de proa a popa) fuera del agua. En temporada alta, por día puede haber unos 50.000 visitantes y casi mil embarcaciones involucradas, según dijo a galería el jefe del puerto de Punta del Este, Carlos Ferreira.

En este puerto se mezclan el lujo y la subsistencia. En el mismo lugar pueden coexistir lanchas de 30.000 dólares con veleros de hasta 70 metros de banda de 65 millones de dólares, pasando por yates (de hasta 33 metros de eslora) de entre 3 y 4 millones de dólares. Mientras tanto, durante todo el año unas 30 embarcaciones se dedican a la pesca artesanal, a las que se suman unas 15 o 20 en épocas de zafra. También hay otros 30 lugares destinados al tráfico comercial: paseos a la isla Gorriti, por la bahía de Maldonado y conexiones a los cruceros que fondean en las cercanías. Es que se trata del icono de la ciudad. “El 99% de los turistas de Punta del Este vienen al puerto”, asegura Ferreira. También es el puerto más caro de todos: según la tarifa actual, el amarre en marina o escollera en baja temporada cuesta 97,47 pesos por día y por metro de eslora; en alta temporada (entre el 16 de diciembre hasta el último día de febrero) eso aumentará hasta 358,86 pesos, según indica la web del MTOP. Ese precio hace que, si bien es el puerto deportivo que vendió más ocupación de amarras por día en 2018 (86.247), su proporción en este indicador es menor a la de la recaudación: 41% en un total de 210.179 amarras en todo el país.

Buceo. Gustavo Coll, comodoro del Yacht Club Uruguayo (YCU), tiene la camiseta bien puesta. Resalta que la institución tiene más títulos mundiales “que Peñarol y Nacional juntos”, y que el puerto del Buceo, en Montevideo (uno de los dos que administra el YCU) es “el principal puerto deportivo de Uruguay” según sus propias palabras. El otro puerto bajo su órbita es la dársena de Santiago Vázquez, también en Montevideo. A medio camino entre uno y otro estará el nuevo enclave en Punta Carretas. Este puerto privado (aunque con algunas amarras a cargo de Hidrografía) tiene lugar para casi 300 barcos. A diferencia de las terminales de la DNH, resalta Coll, este no cumple un horario. “Estamos a disposición los 400 días del año, los nueve días de la semana y las 36 horas del día”, se ríe. Si bien estaban al tanto de la posibilidad de que se iniciara la construcción de una terminal en Punta Carretas, distante unas tres millas, le llamó la atención que no se priorizara el inicio de los trabajos para un puerto en Atlántida, Canelones. Esta era otra de las posibilidades manejadas. “Es bueno tener un puerto cada veinte millas”, indica, tomando como ejemplo el mar Mediterráneo. “Pero no lo veo mal, si no se hacía, esa zona podía terminar de deteriorarse”. Coll no ve Punta Carretas como una futura competencia. Nuevamente se pone la camiseta: “Nosotros somos un producto totalmente distinto. Este es un puerto con un club, con una movida deportiva náutica, damos embarque, además de los servicios que da Hidrografía (luz, agua potable, baños), solo que estamos abiertos las 24 horas. Podrá haber competencia por los amarres, sí, pero en cuanto a lo otro, como dice todo el mundo: ‘como el Buceo no hay’. Es otra calidez”. En este puerto, mientras el YCU gestiona las amarras deportivas, la DNH destina las suyas a tráfico, pesca artesanal y salvamento, según la web oficial. Solo 4,46% de los amarres vendidos el año pasado fueron registrados ahí, según el MTOP.

Piriápolis. En 2018, el puerto deportivo de Piriápolis aportó 18% de las amarras vendidas y 9,5% de lo que recaudó la DNH por las terminales deportivas. Reinaugurado en 1997, tiene una capacidad de amarre de 171 embarcaciones. Las reformas permitieron que en un muelle multipropósito se puedan albergar barcos de hasta 8.000 toneladas de desplazamiento (peso) y cien metros de eslora. Inaugurado en 1916, el de Piriápolis es el segundo puerto deportivo con más actividad del país dentro de la órbita de Hidrografía. Las reformas terminadas a fines del año pasado, con un costo estimado de 20 millones de dólares, permitieron incrementar su operativa en un 30%.

Colonia del Sacramento. Puerta de ingreso a una de las ciudades más hermosas del país, el puerto Yates de Colonia del Sacramento tiene una capacidad para 134 embarcaciones. Es la terminal de su tipo de más actividad en un departamento que cuenta con cinco (Carmelo, Juan Lacaze, Nueva Palmira y el embarcadero Riachuelo, en el arroyo del mismo nombre). En 2018, la recaudación de este puerto fue de $ 9.740.517 (4,7% del total) y ahí se registró el 8,7% de la ocupación de amarras.

Carmelo. El puerto de Punta del Este está en el límite entre el Río de la Plata y el océano Atlántico. Piriápolis y Colonia del Sacramento son bañados por el Plata. El atracadero Carmelo está a la orilla del Arroyo de las Vacas. Al igual que el de la capital departamental, cuenta con 134 lugares de amarre, siempre a la mediterránea (o sea, a muro). Hay unos 30 lugares más en un muelle contiguo, según indica a galería el jefe de puerto, Marcelo Susena. En esta ciudad también hay puertos deportivos privados más pequeños, como los de los clubes locales Yacht y Rowing.

“Siempre fue un lugar de mucho movimiento”, afirma Susena, asegurando que era un punto atractivo para barcos deportivos mucho antes del reciente boom turístico de Carmelo. “El 100% del público es argentino”, añade, proveniente de lugares tan distantes como el Tigre, San Fernando, San Isidro o Rosario, Santa Fe.Carmelo aportó a la DNH el 2,17% de lo recaudado por el uso de puertos deportivos en 2018; el 2,6% de las ocupaciones se registró ahí. El suceso de fines de 2018, cuando tres barcos soltaron sus amarras arroyo arriba y embistieron el histórico puente giratorio, no afectó su operativa.

La Paloma. El único puerto deportivo de la DNH sobre el Atlántico, a un kilómetro del principal balneario rochense, tiene una capacidad de amarre para 65 embarcaciones, en un muelle de madera modernizado desde unas reformas realizadas en 2010. El aporte del puerto de La Paloma es de 1,4%. La ocupación, proporcionalmente, es mucho mayor: 8,5% del total. Como buen puerto primordialmente pesquero, enero no es el mes en el que más trabaja. Este fue otro de los puertos en los cuales el MTOP intervino en estos años. Entre 2008 y 2019, a través de la empresa Saceem (la misma que también actuó en Punta del Este, Piriápolis, Carmelo y ahora en Punta Carretas), se construyó un nuevo espigón y una nueva terminal para pesca artesanal.

Bella Unión. El más pequeño de los puertos deportivos de la DNH está en el extremo norte del país, en Bella Unión, bañado por las costas del río Uruguay. Su responsable, Silvana França, dijo a galería que la capacidad está limitada por la altura del agua. “Cuando hay bajante, hay poco amarre”.

Actualmente, la capacidad de esta terminal varía entre tres y seis embarcaciones. Según França, hace falta un dragado. Es una realidad que puede cambiar. De acuerdo con la funcionaria, para el 16 de octubre está prevista la inauguración de una estación fluvial proyectada por el Ministerio de Turismo. Esto es fruto de una inversión de 13,5 millones de pesos, para incluir a esta ciudad artiguense en el corredor del río Uruguay.

LOS OTROS PUERTOS DEPORTIVOS ESTATALES

Además de los casos ya mencionados, Hidrografía gestiona los puertos deportivos de la dársena Higueritas (Nueva Palmira, 127 amarras, sobre el río Uruguay), José Carbajal (Juan Lacaze, 62 amarras, Río de la Plata), embarcadero Riachuelo (150 amarras, arroyo Riachuelo), Mercedes (25 amarras, río Negro), Villa Soriano (45 amarras, río Negro) y puerto La Charqueada (Gral. Enrique Martínez, Treinta y Tres, río Cebollatí).

OCHO DE CADA DIEZ SON ARGENTINOS

El mayor estudio realizado hasta la fecha de usuarios de puertos deportivos fue en 2011 por la consultora española GMM a pedido del Ministerio de Turismo, bajo el nombre Plan director de turismo náutico-fluvial del Uruguay. Los resultados reflejaron que en Uruguay, 64,6% de los usuarios de los puertos deportivos optaba por terminales marítimas (incluyéndose en este concepto las ubicadas sobre el Río de la Plata) y 35,4% en las fluviales, 64,2% utilizaba embarcaciones a vela y el 35,8% a motor. Por otro lado, se concluyó que es una actividad predominantemente masculina: 88% de los patrones de barco son hombres; 37,7% tienen entre 41 y 50 años, 27,8% entre 51 y 60, y 20,9% entre 31 y 40. Además, se trata de un grupo selecto: 60% tiene estudios universitarios, 36% son empresarios y 30% profesionales o técnicos especializados. Navegan solo por ocio en el 71,5% de los casos. A Uruguay, la inmensa mayoría llegan de Argentina. De los patrones de barcos deportivos, 81,8% son argentinos, mientras que los uruguayos representan el 14,9%; el resto de las nacionalidades conforman 3,3%.

CASO TRÍSTEMENTE CÉLEBRE

La función de la Dirección Nacional de Hidrografía es “brindar infraestructura” (energía eléctrica, agua potable, telefonía, duchas y vigilancia, según el puerto) a las embarcaciones que amarren, subraya a galería el director de esta dependencia, Andrés Nieto. Esto significa que las cuestiones migratorias corresponden al Ministerio del Interior y la vigilancia al contrabando a la Dirección Nacional de Aduanas. Puerto Camacho es un puerto deportivo privado ubicado en Carmelo, lindero a un barrio privado conocido como El Faro. Este enclave fue objeto de polémica el año pasado, ya que por allí ingresaba al país dinero desde Argentina fruto presuntamente de la “corrupción K”, por lo que sería un punto clave de la llamada “ruta del dinero K”. El entonces director de Aduanas, Enrique Canon, admitió en agosto de 2018 que se trata de un lugar muy vulnerable, donde se podían ingresar armas, drogas e incluso tráfico de personas. También admitió que por falta de personal no se hacía ninguna revisación de equipaje a menos que lo solicitara el involucrado. Las oficinas de Aduanas en Carmelo se encuentran a 11 kilómetros. https://galeria.montevideo.com.uy

1 COMENTARIO

  1. Lo que no me gusta es su costo, me parece un disparaate y sobre todo que la empresa es la misma que viene haciendo obras para el Estado desde hace rato Ademas es solo usable por embarcaciones de menor calado Sería bueno que conjuntamente con la obra el Estado se haga cargo de no ocupar los alrededores con autorizaciones edilicias,

DEJA UNA RESPUESTA