Preocupación por barcos enviados desde Fray Bentos

0
1240

Hace meses que están en aparente abandono. Los barcos coreanos que están en el río Uruguay frente al astillero junto al parque Guyunusa, el “Sunshine” y el “Adala”, estarían en condición de abandono, ya que fueron traídos a principios de este año, y luego la empresa Urbicar S.A. que arrendó la planta metalúrgica naval se habría retirado, mientras que actualmente hay una gestión de desalojo judicial por parte de los titulares del varadero por incumplimiento de contrato, según confirmó EL TELEGRAFO.  Por su parte, el vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), el sanducero Juan José Domínguez, dijo que la ANP licitó oportunamente estos barcos que estaban como chatarra en Fray Bentos, y que fueron retirados por la empresa ganadora de la licitación, y lo que pasó de ahí en más “es un negocio entre privados”. 

PREOCUPA EL ABANDONO

Si bien el problema de arrendamiento y las eventuales circunstancias económicas de la situación del astillero sanducero también es un tema entre privados, el hecho que ya pasaron más de 10 meses que los barcos están frente a Paysandú comenzó a preocupar a quienes recorren la costa, particularmente por la posibilidad de que se registre algún accidente en caso de sobrevenir una creciente de importancia. Fuentes vinculadas a la Prefectura Nacional Naval, aseguraron que los barcos están amarrados con lingas de acero, lo que hace virtualmente imposible que puedan romperse con las corrientes del río. También se supo que periódicamente van al lugar efectivos de la Prefectura del puerto de Paysandú a verificar que todo esté en orden. Sin embargo, y de acuerdo a las consultas efectuadas, aunque el trámite judicial del eventual desalojo culmine en las próximas semanas y el bien inmueble sea devuelto a sus propietarios, habría que iniciar otro juicio para poder quitar los barcos de allí, e incluso ver dónde serían llevados, lo cual podría demorar varios meses o incluso años.

YA PASÓ EN CONCEPCIÓN

La situación hizo recordar el caso del pesquero “Reyes del mar” que había sido llevado al puerto de Concepción del Uruguay teóricamente con un negocio de compra-venta, pero después fue abandonado en el muelle 7 donde finalmente en mayo pasado terminó hundiéndose en el canal del puerto ya que tenía roturas en su casco que terminaron inundándolo y provocando que se diera una vuelta en campana. Incluso hay un video del momento del hundimiento, que fue publicado en la edición web del diario, el 11 de mayo pasado. Este buque ya había sido noticia en noviembre de 2011 cuando se incendió, y demandó una intensa labor por parte de bomberos de la ciudad pero nunca se conocieron los motivos del siniestro. El pesquero había llegado a puerto en busca de un amarre más económico, pero habría sido abandonado allí, sin mantenimiento.

PAGARON 320.000 DÓLARES

Fuentes vinculadas al negocio de los barcos, coincidieron en detallar a EL TELEGRAFO que la ANP pagó 320.000 dólares a una empresa para que retirara los barcos de Fray Bentos, aunque esa empresa no tenía lugar físico para desguazar los barcos. Según se indicó, se hizo un negocio con la empresa que arrendaba el astillero local y le trajeron los barcos para que realizara el desguace en Paysandú, lo que no se cumplió. Si bien hay dudas sobre a quién le corresponde la responsabilidad de los barcos, una fuente afirmó que “los barcos tienen dueño, los que licitaron con la ANP, y ellos deberían exigir que se cumpla con la licitación y desguazarlos, porque eso es un riesgo para los vecinos, como el Club de Pescadores, los yates que están en el río y hasta el puerto”.

LA ANP NO TIENE RELACIÓN

El caso de los barcos que están en el astillero de Paysandú “depende de la Prefectura Nacional Naval (PNN), que autorizaron a trasladarlo para el desguace desde otro puerto del Interior”, dijo a EL TELEGRAFO el vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), el sanducero Juan José Domínguez. Al respecto, afirmó que fue “un negocio entre privados”, por lo que la ANP no tiene relación con esas dos embarcaciones. Específicamente respecto a los dos barcos coreanos que están desde comienzos de año en el astillero sanducero, Domínguez dijo que serían de una negociación entre la empresa que ganó esa licitación y que los pasó al astillero para su desguace, pero “nosotros no tenemos nada que ver, fue un negocio entre privados y fueron a parar ahí desde Fray Bentos” y dijo que “quien puede hacer algo al respecto es la Prefectura Nacional Naval”. http://www.inforio.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA