El Puerto de Salto con su edificio de resguardo

0
87

El Puerto de Salto está ubicado en el extremo oeste de la ciudad. En él se encuentra dos lugares emblemáticos como son el edificio de Resguardo, que recibe a los personas al bajar de los barcos, que ha pasado mucho tiempo inundado por las crecidas, y el muelle negro, que hoy es un paseo peatonal. El puerto de Salto está ubicado en el extremo oeste de la ciudad, con acceso por costanera Norte y Brasil. Está delimitado al norte por la calle 19 de abril y su prolongación hasta el muelle del Ferrocarril, al oeste por el Río Uruguay, al sur por la dársena sur y al este por la calle Chiazzaro. La actividad portuaria en la ciudad de Salto comienza en la década de 1830, con la creación de una receptoría y posteriormente una Aduana, que alcanzó a partir de la década de 1850 un auge inigualado en el litoral uruguayo. Los primeros muelles y embarcaderos, fueron construidos en madera y sustituidos paulatinamente a partir de las primeras décadas del siglo XX por las construcciones de hormigón aún existentes. El puerto de Salto cuenta con un muelle a cota 4.50 y 10.50 y su cabecera tiene 140 metros de largo. Dentro de la superficie delimitada quedan incluidos los muelles principales de hormigón, las grúas ubicadas en dichos muelles, muelle de alta creciente, muelle metálico del ferrocarril que tiene un diseño atemporal y estructura indestructibles, el edificio de resguardo y el de la aduana.

EL EDIFICIO DE RESGUARDO

Este edificio es el primero que acoge al viajero al descender en los muelles de Salto. Se trata de una construcción muy sencilla compuesta de una planta de tres rectángulos en forma casi simétrica hacia los cuatro costados. Una cubierta liviana de chapa sobre cerchas de madera a cuatro aguas cubre la misma. Ha tenido funciones de resguardo, por eso lleva ese nombre, y a veces de aduana, y ha pasado mucho tiempo bajo agua, debido a las crecidas del río ya que cuando se superan los 10 metros la invaden.

La planta alta presenta un balcón con barandas de hierro forjado, así como la escalera de acceso original. Debajo de ese balcón que recorre todo el perímetro hay una galería para protegerse del sol y la lluvia. Las fachadas que son todas simétricas, manifiestan sus diferencias acordes a la orientación y funciones. Los vanos, con dinteles escarzanos se ubican en un adecuado ritmo, llenos y vacíos. La simetría se jerarquiza con un pórtico de falsas columnas que rematan en la cornisa perimetral, destacándose con molduras a modo de simples capiteles. Su máximo valor consiste en la pertenencia al conjunto del área portuaria. Debe señalarse que en la actualidad en la planta superior funciona el Museo del Río, que es administrado por una Comisión de amigos de la navegación y el curso fluvial.

EL MUELLE METÁLICO O NEGRO

Este muelle metálico o también conocido como muelle negro, es el que está ubicado más al norte del área portuaria, y fue construido para las operaciones del Ferrocarril Noroeste, cuya estación se encuentra a unos 500 metros hacia el este. Donde está ubicado nace en un amplio paredón de piedra. En aquellas épocas, había una tradición y Salto era conocida como la ciudad de la piedra. Se extiende hacia el río entre árboles y arbustos. El muelle fue instalado en 1870 por la compañía inglesa The Midland Uruguay Railway Co. Ltd, puerto local de embarque y desembarque para transporte de pasajeros y carga de mercaderías nacionales y brasileñas hasta los puertos de Montevideo y Buenos Aires, que hoy casi no existe. Luego de un período de inactividad, se logró recuperar ese espacio público y en la actualidad un paseo turístico de mucha concurrencia.  https://www.republica.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA