Puerto de Chancay en Perú: el impacto de una obra que aspira a conformar un hub regional

0
63

Por su magnitud, también marca un hito en la influencia China en América Latina. La empresa estatal china Cosco Shipping Ports, construye a 80 kilómetros al norte de Lima el Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, una gran infraestructura que supondrá un nuevo hito de la presencia e influencia chinas en Perú y América Latina. El puerto será uno de los puntos preferentes para el embarque de las commodities que Perú exporta a China, como cobre y otros minerales. Además, por su tamaño y volumen de operaciones está llamado a convertirse en un centro neurálgico del comercio internacional, detalla un reporte de BBC Mundo.

“Las dimensiones son tan notables que todo indica que Chancay se va a convertir en un punto crítico para los envíos a China y a toda Asia”, indica Margaret Myers, experta en Asia y América Latina del centro de análisis The Dialogue. La inversión es de unos US$3.600 millones según las proyecciones oficiales, y contempla una compleja obra de ingeniería ya en curso con la que el gobierno peruano espera atraer alrededor de un 50% de los cerca de US$580.000 millones que mueve cada año el comercio entre China y América del Sur. Aun así, existen detractores alertan de su impacto en el medio ambiente.

Macroproyecto

El puerto de Chancay contará con capacidad para que atraquen buques de más de 18.000 TEUs. En un principio contará con cuatro puntos de amarre, pero más tarde podrían llegar a ser quince, y ya son visibles los espigones kilométricos en los que atracarán las naves. Para construir el puerto se demolió uno de los cerros del acantilado y para conectarlo con la cercana Carretera Panamericana se excava bajo el núcleo poblado de Chancay un túnel de 1,8 kilómetros que tendrá tres carriles para circulación de vehículos, dos cintas para el transporte de carga de graneles y tuberías para la carga líquida. Habrá también grandes áreas de almacenaje de contenedores, estacionamiento de vehículos pesados, oficinas y aduanas. La vasta obra ha sido inscrita en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, un plan de inversiones masivas para construir grandes proyectos de infraestructura en todo el mundo lanzado por el presidente chino Xi Jinping en 2013. Myers detalla que “China lleva años en una estrategia de proyección al exterior que impulsa a sus compañías a salir a buscar recursos naturales y mercados para la exportación de sus productos, y Perú ha sido importante porque es un proveedor crítico de minerales, sobre todo cobre, del que hay mucha demanda en China”. De hecho, el país asiático se ha convertido en el principal socio comercial del Perú, por delante de EE.UU. De acuerdo con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones peruano, Chancay se convertirá en un hub regional que enlazará con Chile, Ecuador y Colombia. Juan Barranzuela, hasta hace pocas semanas ministro de Transportes de Perú, dijo a BBC Mundo que el proyecto sitúa a Perú en un “posicionamiento estratégico internacional que aventaja incluso a países como Chile, que tenía la preeminencia en el intercambio comercial con el Asia-Pacífico”. De acuerdo con las estimaciones de la embajada china en Perú, la construcción del puerto genera 1.300 puestos de trabajo directos, a los que se sumarían otros 5.000 entre directos e indirectos cuando entre en operaciones.

Detractores

En 2018, un grupo de organizaciones civiles presentó un recurso contra el Estudio de Impacto Ambiental realizado por la empresa Cosco Shipping. Contrataron al biólogo marino alemán Stefan Austermühle, quien elaboró un informe en el que denunciaba que la construcción del puerto causaría daños irreparables al humedal de Santa Rosa, un paraje de 77 hectáreas contiguo a los terrenos donde se construye el puerto en el que tienen su santuario cerca de un centenar de especies de aves, ahora afectadas por las voladuras y el paso de camiones y maquinaria pesada.

El informe de Austermühle señaló otros efectos que la compañía no había reportado en su estudio inicial, como la erosión de las costas a causa de los inmensos corrimientos de tierras y el impacto en la fauna marina del intenso tráfico de buques de gran calado que traerá consigo el puerto. Tras recibir el informe de Austermühle, el Servicio Nacional para la Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace) de Perú solicitó a la compañía que hiciera modificaciones a su Estudio de Impacto Ambiental y acabaron cambiando algunos aspectos del proyecto. La embajada de China en Perú respondió por escrito a una solicitud de comentarios de BBC Mundo y señaló que “el proceso de evaluación del estudio de impacto ambiental ha cumplido con todas las leyes y reglamentos peruanos” y que “las opiniones de Austermühle fueron recibidas y respondidas técnicamente” y finalmente “desestimadas por el Senace”. También alega que el Estudio de Impacto Ambiental finalmente aprobado incluye al humedal de Santa Rosa en el Área de Influencia Indirecta del proyecto, por lo que se establecen acciones específicas para protegerlo. https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA