Uno de los mejores atletas en long casting del mundo es uruguayo; ¿de qué se trata?

0
84

Rafael Sanzo fue el primero en romper la barrera de los 280 metros y forma parte de la Selección Uruguaya de Long Casting que participa este mes en un mundial.

Mientras se discute la cantidad de estrellas bordadas en la camiseta de fútbol de Uruguay, hay otro récord deportivo que merece ser conocido. Un uruguayo fue el primero en quebrar la barrera de los 280 metros en long casting. “Eso no nos lo saca nadie”, dijo quien lo consiguió. En su última competencia internacional, Rafael Sanzo lanzó la plomada a 280,65 metros. “Las cuadras uruguayas son de 80 metros, así que son tres cuadras y media”, bromeó. Sin embargo, un italiano tiró un poquito más lejos y el peso cayó a los 281,16 metros, suficientes para darle a su país la medalla de oro y la de plata en el Mundial disputado en Sudáfrica. Sanzo y sus tres compañeros de la Selección Uruguaya de Long Casting –José Luis Mengen, Elio Da Silva y Federico García– tienen este mes otra oportunidad en Italia: establecer otro récord y traer el oro. “Vamos a hacer toda la fuerza para traer todo lo que se pueda”, contó con entusiasmo.

La técnica.

 ¿Pero qué es el long casting? Sanzo no sabía de qué se trataba; solo iba a pescar como un pasatiempo. Sabiendo que los peces están más allá del banco de arena, trataba de que el plomo llegara más lejos. Alguien vio que tenía la potencia y los movimientos naturales necesarios para ejecutar mejores lanzamientos y lo invitaron a entrenarse. Contrario a lo que se imaginó, no era sobre el agua, sino en un campo. Pensemos en un terreno similar al del lanzamiento de bala. Pero en vez de esta, el atleta tiene en sus manos una caña, un reel y una plomada (la que puede ser de 100, 125, 150 o 175 gramos). Se para de espaldas, “revolea” la caña (la que va de 4 a 4,50 metros) y con fuerza lanza el peso. Donde cae la plomada se pone un objeto para medir la distancia exacta. “Gana el que tira más lejos”, resumió Sanzo. No obstante, todo tiene su técnica. Y cuerpo y equipo deben complementarse.

Hace cuatro meses que Sanzo intensificó el entrenamiento con pesas y subió las horas de práctica en el campo (ubicado en Ruta 102 antes de llegar al estadio Campeón del Siglo, abierto todos los fines de semanas para los interesados). Y, además, prepara los insumos. “Los reels son como piezas de relojería armadas por nosotros”, ilustró. Los rulemanes son cerámicos y los trae de Japón o de Italia. Para una competencia lleva cinco reels y dos cañas. Cada reel tiene un valor aproximado de 800 euros; las cañas valen US$ 1 mil cada una. Y añadió: “Con simplemente un manijazo, el tambor del reel gira cinco minutos sin parar. Imaginate el punto de perfección al que tiene que estar; todo tiene que estar milimétricamente ajustado para que logre eso”. Sanzo se anotó en el primer campeonato de pesca a instancias de su exesposa. Pero su primera participación en un Mundial de long casting vino tiempo después, en 2016. Convenció a un amigo para irse a competir a Francia. “Nos decían que íbamos a pasar vergüenza. Llegamos y no entendían ni lo que era Uruguay. Yo empecé a tirar y salí campeón del mundo en 100 gramos. Le gané a un belga que había ganado durante casi 20 años”, relató. Después siguieron otros torneos. En Italia fue el vencedor en la categoría de 125 gramos; pero también se trajo dos medallas de plata (por 100 y 150 gramos) y una de bronce en 175 gramos; además de una de plata por equipos. En Sudáfrica rompió la barrera de los 280 metros y consiguió dos medallas de plata y tres de bronce entre participaciones individuales y en grupo. Sanzo cree que este año, de nuevo en Italia, podrá conquistar el oro.

“A nivel mundial hay tres personas que, por ahora, son los que están por encima de todos los demás: el argentino Salvador Bustos, el italiano Filipo Montepagano y yo. Somos los que les sacamos entre 15 y 20 metros a los demás. Entre nosotros las distintas son muy ínfimas”, relató. Tan ínfimas que la diferencia entre Montepagano y Sanzo fue de 51 centímetros en el pasado torneo mundial. Por otra parte, el atleta recomienda esta disciplina para los que quieren hacer ejercicio pero necesitan la motivación de otras personas. En la cuenta de Facebook Long Casting Uruguay está toda la información de lugares y horarios para acercarse a practicar. No es necesario contar con caña propia. Sanzo apuntó: “Tirando 200 metros, cada vez que vas a buscar el plomo estás caminando 400 metros. Si hiciste 20 tiros, caminaste ocho kilómetros. Es bueno también para la salud”, dijo. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA